Una testigo del atropello mortal de Ibiza: "Estuvieron 45 minutos tratando de salvarla"

La Policía detuvo a la conductora en su domicilio de Vila momentos después de arrollar a la víctima, de 73 años, y huir en su coche, que luego abandonó en la avenida de Pere Matutes Noguera

El punto de la calle del Port de la Savina, en es Viver, donde fue atropellada mortalmente la víctima

El punto de la calle del Port de la Savina, en es Viver, donde fue atropellada mortalmente la víctima / Vicent Marí

Una mujer de nacionalidad española y 43 años de edad fue detenida el lunes por la tarde por el Cuerpo Nacional de Policía de Ibiza como presunta autora de un homicidio imprudente y dos delitos contra la seguridad vial. La arrestada está acusada de atropellar mortalmente a una mujer de 73 años que cruzaba correctamente por un paso de cebra en la zona de es Viver, entre la avenida de Sant Jordi y la calle del Port de la Savina. La detenida dio positivo en las pruebas de alcoholemia y estupefacientes.

Los agentes detuvieron a la conductora en su domicilio de Vila después de que esta se diera a la fuga con su coche tras arrollar a la víctima.

«Se ve que iba a una velocidad que con el golpe que le pegó la hizo volar», relataba ayer Belén, una vecina del bloque ubicado en el número seis de la misma calle del atropello.

La tarde anterior esta vecina bajó al portal del edificio al escuchar las sirenas de las ambulancias y policía, y permaneció en la acera mientras los sanitarios del 061 y de la Policlínica intentaban reanimar a la víctima.

«Estuvieron 45 minutos largos tratando de salvarla, pero al parecer ya había fallecido», recalcó apenada. Los corrillos de gente se fueron formando a lo largo de la mañana alrededor del escenario del accidente.

La fallecida vivía en la zona de ses Figueretes y fue arrollada mientras paseaba a su perro, sobre las siete y cuarto de la tarde, cuando la conductora giró hacia la izquierda, en dirección a la calle del Port de la Savina, desde la avenida de Sant Jordi (de doble sentido) y al parecer, no vio a la mujer en el paso de peatones, situado justo en el cruce entre las dos vías.

Tres pasos de cebra «mortales»

La peligrosidad de este paso de cebra es vox populi entre los vecinos del barrio. El vehículo, que al parecer iba a gran velocidad, impactó con fuerza contra la víctima, cuyo cuerpo se desplazó unos cinco metros calle abajo arrastrado por el coche, según se podía apreciar ayer por las señales marcadas con tiza por los agentes de policía en el suelo y que esquematizaban el accidente.

Varios vecinos explicaban a otros cómo había sido el atropello, señalando los números dibujados junto a tres de las motos estacionadas en una zona para aparcar ciclomotores habilitada en el lateral izquierdo de la calle.

En el trayecto que recorrió el coche tras el golpe, las tres motos fueron derribadas por el impacto. Carmen, propietaria de una tienda de palés situada al otro lado de la calzada, aparca a diario en esta esquina de la calle del Port de la Savina y cruza por lo menos cuatro veces al día el mismo paso de cebra donde hacía apenas horas había tenido lugar el atropello.

«La seguridad al cruzar ya de por sí es nula, yo me aseguro de que los coches estén parados antes de pasar pero cogen velocidad con facilidad cuando aprovechan que no viene ningún vehículo desde el sentido contrario», criticó.

«Estos tres pasos de cebra son mortales», indicaba Jose María, otro de los vecinos, refiriéndose a uno de los cruces para peatones de la avenida de Sant Jordi junto al parque infantil y a los dos situados entre esta avenida y la calle del atropello.

Su hija, relató el hombre, vio todo al jaleo frente a su edificio y entró a casa pensando que se había «salvado de milagro», ya que cruzó apenas minutos después de que la conductora se llevara por delante a la víctima.

«A mi hija se la llevó hace cuatro años un coche cuando iba con la moto y a mi marido dos semanas después igual, también le dieron un golpe», contestaba por su parte Trini durante el paseo a su perro a las once y media de la mañana del día siguente.

Parada cardiorrespiratoria

Los servicios de emergencias acudieron el lunes por la tarde casi de inmediato para atender a la víctima, que había sufrido un golpe en la cabeza, con una ambulancia de Soporte Vital Básico (SVB) del 061 y otra de Soporte Vital Avanzado (SVA) de la Policlínica Nuestra Señora del Rosario.

Durante alrededor de una hora, los sanitarios intentaron reanimar a la mujer, que sufrió una parada cardiorrespiratoria y un posible traumatismo craneoencefálico a causa del golpe recibido, según comunicaron esa misma noche desde el 061. Entonces ya no se pudo hacer nada. «La mataron», comentó una de las vecinas de es Viver al ser preguntada por otra sobre «lo que pasó ayer [por anteayer]».

Una decena de agentes controlaron, durante el momento del accidente mortal, la afluencia de gente en las inmediaciones de la calle del Port de la Savina. Además, las patrullas de Atestados de la Policía Local de Vila y efectivos de la Policía Nacional se encargaron de controlar el tráfico en la avenida de Sant Jordi para redirigir a los conductores que circulaban en dirección a la zona de Cas Serres.

Alrededor de treinta personas se arremolinaron alrededor del lugar del siniestro hasta que varios de los policías les pidieron que abandonaran la zona momentos después de que los sanitarios confirmaran la muerte de la mujer, a las 20 de la tarde. Cuarenta minutos después, a las 20.40 horas, el cuerpo de la víctima yacía todavía en la calzada a la espera de que el forense llegara al lugar del siniestro y efectuara el levantamiento del cadáver, comunicó el Ayuntamiento de Vila.

«Muchísima policía»

Las patrullas de Policía Local y Policía Nacional se movilizaron por las calles contiguas para conseguir localizar a la conductora que había huido por la misma calle del atropello con el vehículo, según informaron a este diario testigos presenciales. Después de recorrer la calle del Port de la Savina, la presunta autora del delito giró luego hacia la avenida de Pere Matutes Noguera, donde estacionó el coche frente a una administración de loterías situada casi al final de la vía y escapó a la carrera, añadieron los mismos testigos.

«Había mucha policía, muchísima. Cuando vi el despliegue al principio pensé que me habían entrado a robar», contó ayer Susana, trabajadora de la cafetería Alhambra, situada justo enfrente del punto de venta de lotería donde la detenida aparcó el vehículo antes de huir a pie. «Venía de ses Figueretes de ver a mi padre y ya vi el cúmulo de gente más arriba [cerca de la avenida de Sant Jordi]. Cuando llegué aquí había un mogollón de policías hablando con tres chicas que señalaban la parte delantera de un coche que tenía un golpe», prosiguió la testigo.

Colaboración ciudadana, clave

Tras las declaraciones de varios ciudadanos que estaban por la zona en el mismo momento del accidente, los agentes del Cuerpo Nacional de Policía de Ibiza consiguieron identificar el vehículo con el que se había cometido el atropello en la avenida de Pere Matutes Noguera. Momentos más tarde, sobre las 21.15 de la noche, las patrullas arrestaron a la presunta responsable del delito, una mujer de nacionalidad despañola y 43 años de edad que se había escondido después de los hechos en el interior de su domicilio, situado en Vila, según informó ayer el cuerpo de seguridad en una nota de prensa.

Los agentes locales y nacionales realizaron las gestiones pertinentes para recabar todos los datos posibles y detuvieron en la vivienda a la sospechosa como presunta autora del atropello mortal.

La arrestada está ahora acusada de un delito de homicidio imprudente y además, de dos delitos más contra la seguridad vial. Uno de ellos por abandonar el lugar del accidente en el que falleció la víctima y el otro, por el resultado positivo en las pruebas de alcoholemia y de sustancias estupefacientes que le realizaron los efectivos de la Policía Local de Vila.

Por otro lado, la Policía Nacional también se incautó del vehículo del atropello, según informaron testigos presenciales a este diario el día posterior al terrible siniestro.

Suscríbete para seguir leyendo