El patrón de una patera, arrestado por dirigir una embarcación que quedó a la deriva con doce migrantes "presos del pánico"

Los migrantes que viajaban en el interior de la lancha, entre ellos una mujer y dos menores, pidieron ayuda a Salvamento Marítimo

El hombre, de origen argelino, fue detenido el pasado 27 de septiembre por dirigir la precaria embarcación desde el norte de África

Los agentes de la Policía Nacional de Ibiza detienen al patrón de una patera

Los agentes de la Policía Nacional de Ibiza detienen al patrón de una patera / Policía Nacional de Ibiza

El patrón de una patera, un hombre de 32 años y origen argelino, fue arrestado por los agentes del Cuerpo Nacional de Policía de Eivissa el pasado sábado 27 de diciembre a las 11 horas por dirigir una embarcación precaria de Argelia hasta Eivissa que quedó a la deriva con 12 personas a bordo, entre ellas dos niños menores de edad y una mujer, todos de origen argelino. Los migrantes quedaron a la deriva «presas del pánico» por la situación límite que vivieron durante el viaje. 

Es solo una de las embarcaciones de las ocho que han arribado a las Pitiüses desde el martes, con un total de 126 migrantes a bordo, muchos de ellos menores. Los ocupantes de la patera partieron desde el norte de África hasta la isla y durante el trayecto, el oleaje provocó que la embarcación se inundara y se perdiera además la señal GPS, según informa el Cuerpo Nacional de Policía de Eivissa en una nota de prensa. 

Ante la imposibilidad de continuar el trayecto por carecer de medios para sincronizar datos de localización y destino, los migrantes llamaron «presas del pánico» a los servicios de emergencias. Los miembros de Salvamento Marítimo acudieron a rescatar la patera y trasladaron a los ocupantes al puerto de Eivissa.

La Policía Nacional detalló que la lancha carecía de medios de seguridad para realizar el trayecto marítimo, ya que no disponía ni de chalecos salvavidas ni tampoco de bengalas para señalizar su ubicación. 

Tras su llegada al puerto de Vila, los migrantes fueron atendidos por los trabajadores de Cruz Roja, que les realizaron una primera asistencia para comprobar su estado de salud, que era bueno a pesar de las malas condiciones meteorológicas que habían sufrido durante el trayecto.

Casi 4.000 euros por trayecto

Por otro lado, el grupo de Extranjería del Cuerpo Nacional de Policía se hizo cargo de todos ellos para iniciar los trámites de devolución a su país de origen. El precio por el viaje en patera, especificaba el cuerpo de seguridad en la nota, puede oscilar entre 3.500 euros y 4.000 euros y es mayor para los hombres que para las mujeres. 

Más tarde, los agentes consiguieron identificar al presunto patrón de la lancha, quien pensaba regresar a Argelia tras dejar al resto de migrantes cerca de Eivissa, y le detuvieron por la presunta comisión de un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros y de inmigración ilegal. El presunto patrón fue puesto a disposición del Juzgado de Instrucción de guardia de Eivissa, que acordó su ingreso en prisión sin fianza.

El grupo de Ucrif de la Policía Nacional continúa con la investigación para detectar e identificar a los grupos criminales que organizan viajes desde las costas de Argelia y que durante estas fechas han aumentado sus viajes a Eivissa y Formentera.

El centro de menores saturado

Desde el pasado martes Eivissa y Formentera han recibido un alto número de migrantes que ha desbordado la capacidad de los servicios de emergencias y sociales. El centro de menores de Eivissa Pare Morey de sa Coma ha tenido que habilitar 15 camas de emergencia, algunas incluso en despachos del edificio. En el caso de Formentera, como la isla no dispone de centro de menores ni de ninguna infraestructura para alojar a los niños y adolescentes tutelados por el Consell, esta institución ha llegado a un acuerdo con el Obispado, que ha cedido de forma provisional el albergue de es Cubells. El Consell se ha visto obligado a subcontratar a la entidad sin ánimo de lucro Samu cuatro educadores para que atiendan a los menores.

Se prevé que hasta el próximo 3 de enero continúen llegando a Balears embarcaciones tipo patera con más migrantes a bordo.