La falta de un trámite impide la apertura de la Escuela de Hostelería de Ibiza, inaugurada en marzo

El Consell todavía no ha firmado el documento para ceder el uso de las instalaciones a la conselleria balear de Turismo

La Escuela de Hostelería en sa Coma se inauguró el pasado 29 de marzo.

La Escuela de Hostelería en sa Coma se inauguró el pasado 29 de marzo. / Vicent Marí

Ocho meses y medio después de su inauguración, la Escuela de Hostelería de Ibiza, ubicada en sa Coma, todavía no ha entrado en funcionamiento. Un retraso que se explica porque el cambio de gobierno tras las elecciones del mes de mayo supuso una demora en las contratas para adjudicar la equipación del inmueble. Además, hay otro motivo que impide que la escuela se ponga en marcha: el Consell de Ibiza todavía no ha firmado el documento mediante el cual cede su uso a la conselleria de Turismo del Govern.

«Resulta esperpéntico que entre dos administraciones, que además son del mismo color político, sean incapaces de hacer un trámite como firmar una cesión», explica el diputado del PSIB Llorenç Pou, para quien resulta «incomprensible» que unas instalaciones como las de la Escuela de Hostelería, «que son modélicas y punteras, lleven ocho meses cerradas por este motivo».

Desde la conselleria balear de Turismo reconocen esta situación y explican que esperan que la cesión por parte del Consell, «que es un trámite burocrático», se pueda completar «lo más pronto posible».

Un portavoz del Consell de Ibiza también ha admitido el problema, pero asegura que la cesión se aprobará «en breve», aunque sin concretar plazos. «La cesión comporta muchos aspectos técnicos. Hay que decidir cuánto tiempo se ceden las instalaciones y las condiciones. Son temas muy complejos», asegura este portavoz, quien garantiza que «los técnicos del Consell están trabajando en este tema» y que pronto se verán los resultados de esta labor.

De sa Blanca Dona a sa Coma

Según Llorenç Pou, la previsión del anterior equipo de gobierno era que los cursos en la Escuela de Hostelería hubieran empezado en septiembre, lo que incluye también los cursos del SOIB de hostelería que hasta ahora se impartían en el edificio de sa Blanca Dona que ha sido desalojado por su mal estado de conservación. El diputado socialista ha salido así al paso de las duras críticas que este pasado miércoles hizo el conseller balear de Empresa, Ocupación y Energía, el popular Alejandro Sáenz de San Pedro, quien denunció el «inexistente mantenimiento» de esta infraestructura.

IBIZA. BLANCA DONA. CENTRO FORMACION SOIB.

El edificio del SOIB en Blanca Dona presenta deficiencias en su estructura. / Toni Escobar

«Nuestro objetivo era trasladar toda la actividad desde sa Blanca Dona a sa Coma. Nos parece incomprensible que unas instalaciones que se inauguraron el 29 de marzo todavía no estén abiertas», señala Pou. «Nos preocupa y nos deja perplejos, y demuestra la deficiente gestión del PP», añade.

Hay que señalar que, pese a que la Escuela de Hostelería se inauguró hace más de ocho meses, las instalaciones todavía estaban pendientes de equipar y amueblar. De hecho, el 4 de abril salieron a concurso los cuatro lotes en los que se dividía la licitación, con una oferta de 228.707 euros, y que fue adjudicada a la empresa Total Ekip. Coincidiendo con el cambio de gobierno autonómico, la adjudicación y formalización del contrato se alargó durante casi cuatro meses.

En septiembre, la conselleria de Turismo calculó que se tardarían dos meses en instalar el mobiliario y la maquinaria, que era el plazo que tenía marcado la empresa adjudicataria en el contrato público. Pasados tres meses, desde la conselleria de Turismo reconocen que «todavía quedan algunos elementos por instalar». Desde Turismo admiten no saber exactamente cuándo entrará en funcionamiento la Escuela de Hostelería: «La intención es que a lo largo de este curso ya se pueda impartir alguna cosa».

Respecto al lamentable estado en el que se encuentra el edificio del SOIB en sa Blanca Dona, Pou -quien durante la legislatura anterior era responsable de esta instalación, ya que era director general de Trabajo del Govern-, asegura que cuando se realizó el traspaso de poderes, el pasado mes de julio, ya se entregó un informe en el que se advertía acerca de la necesidad de realizar obras para asegurar la estabilidad del edificio.

«Me sorprende que el conseller se haga el sorprendido, cuando es un problema que ya hace meses que conocen», asegura Pou. El pasado miércoles, en su visita al edificio de sa Blanca Dona, el actual conseller de Empresa, Ocupación y Energía se confesó «sorprendido» por el estado del edificio: «Me llama la atención que un gobierno que hablaba tanto de la educación pública de calidad, haya abandonado así este sitio».

Suscríbete para seguir leyendo