Alerta por la recesión de las praderas de ‘Posidonia oceanica’ en Ibiza

Las playas calificadas como excelentes por sus aguas se reducen a casi la mitad en doce años

Estudio del GEN en la pradera de Talamanca. | Soledad Torres

Estudio del GEN en la pradera de Talamanca. | Soledad Torres / j.a.c. eivissa

El estado del medio marino también empeoró en 2022 con respecto a los años anteriores, según alerta el Informe de Sostenibilidad de IbizaPreservation. Así, en el capítulo dedicado al ecosistema marino, se indica que los muestreos de playas revelaron que las calificadas como excelentes se han reducido en un 48% en doce años.

En 2010, todas las zonas analizadas, un total de 41, fueron puntuadas con un excelente por la calidad de sus aguas. En cambio, en 2022, las playas con la máxima puntuación se redujeron a 21. Otras 15 se calificaron como «buenas» y otras cinco se quedaron con un «suficiente».

El informe de IbizaPreservation también recopila los trabajos de seguimiento de las praderas de posidonia que lleva a cabo el Grup d’Estudis de la Naturalesa (GEN-GOB Eivissa), concretamente en la bahía de Talamanca, Cala Vedella, sa Conillera, Cala Llentrisca, Porroig, Cala d’Hort y la Xanga.

El seguimiento del GOB revela que estas praderas se encuentran «en un estado de degradación ambiental provocado por actividades antrópicas». Lamentablemente, destaca especialmente el caso de la bahía de Porroig, donde cada verano se fondean de manera incontrolada hasta más de un centenar de embarcaciones al día, y se encontró con una media del 52% de la pradera muerta. Solamente en sa Conillera y Cala d’Hort «la situación se mantiene estable» respecto a 2021.

Suscríbete para seguir leyendo