Diario de Ibiza

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El sector del lujo también se expande en el mercado de coches usados en Ibiza

La Feria del Vehículo de Ocasión de Ibiza reúne este fin de semana a cinco empresas y más de 130 coches de segunda mano

La demanda de automóviles eléctricos de segunda mano ha caído en picado en la isla, mientras los de alta gama siguen al alza

37

Todas las imágenes de la jornada del salón Automóvil de Ocasión Toni Escobar

La inauguración de la XXI Feria del Vehículo de Ocasión de Ibiza reflejó de nuevo que la alta gama cada vez abarca más mercado en la isla. Por contra, la demanda de vehículos eléctricos de segunda mano, que el año pasado empezó a despegar, se ha quedado en una mera anécdota esta temporada.

Desde ayer y hasta mañana, el Recinto Ferial se convierte en el gran reclamo para los interesados en adquirir un coche de ocasión, con más de 130 en exposición y cinco empresas participantes. Tras dos años experimentando un encarecimiento por la falta de oferta, ahora se recupera la normalidad y «los precios se están estabilizando», indicó Miquel Àngel Escandell, presidente de la Asociació de Tallers Lliures de la Petita i Mitjana Empresa d'Eivissa i Formentera (Pimeef).

«Se creó una burbuja porque se fabricaba menos y había menos coches de primera mano en el mercado. Esto siempre acaba afectando al vehículo de ocasión, porque la gente venderá el coche usado más caro para comprar uno nuevo», recordó Escandell. Ahora, en 2023, un año de «transición hacia la estabilidad», están notando un ligero aumento en las ventas respecto al año pasado, «tal vez un 10 o un 15%».

En auge

Para Miquel Agulló, el gerente de Luxury Cars Ibiza, el repunte en las ventas se debe a que la falta de chips para la fabricación de coches «ha alargado muchísimo los plazos de entrega, por lo que el cliente que no puede esperar opta por el mercado de ocasión». Esta empresa constata la pujanza de la automoción de alta gama en la isla y en su expositor destacan modelos como un Porsche 992/911 de 385 cv por 115.000 euros.

«Tiene tres años y lo compramos nuevo por 136.000 euros, pero ahora cuesta unos 200.000», precisó Agulló. Su empresa revende estos vehículos cuando los retiran de su catálogo de alquiler, que también incluye Ferrari o Lamborgini. El Porsche se arrenda por 700 euros al día, con una fianza de 3.000 euros y con un límite de 150 kilómetros recorrido. Al contrario que otras compañías, no los alquilan por horas. «Existe más riesgo de accidente», precisaba Agulló.

Javier Arroyo, director de flota de Class Rent a Car y Avantcar en Ibiza, también confirmaba que la demanda de la automoción de lujo «va como un tiro». «Si le quitas el techo a un coche, va a facturar más y tendrá más demanda. No falla», subrayó. El modelo más costoso de esta compañía en la feria es un Mercedes-AMG E 53 Cabrio de dos años por 69.000 euros («nuevo cuesta más de 100.000»). Pero en su flota destaca un Mercedes Clase G 4x4, a la venta por medio millón de euros.

En cambio, han renunciado a traer modelos eléctricos al Recinto Ferial para no ocupar un espacio en vano, ya que esta demanda ahora es anecdótica. «Quizá hace ocho meses que no vendo ninguno. El año pasado hubo un repunte en las ventas y una tendencia al alza en el alquiler, pero ahora nadie los quiere», apuntó Arroyo.

Además del lujo, los vehículos más convencionales y asequibles también cuentan con su espacio en la feria, donde se encuentran algunos a partir de 8.000 euros.

A buscar la ganga

«Son vehículos que pueden salir un 40 o un 50% más barato que los nuevos y todos están revisados y con un histórico de mantenimiento, además de que se entregan con dos años de garantía», destacó Antonio Santarelli, el responsable del centro Proa Premium en Ibiza.

Miquel Àngel Escandell también resaltó que la calidad de estos vehículos queda asegurada. «Estos coches no se venden porque estén en mal estado y este es un tópico que estamos superando a base de garantías. Simplemente hay una rueda en movimiento de compra y venta de los vehículos que salen al mercado», precisó.

Toni Ramón ya recurrió al mercado de segunda mano hace 16 años, cuando compró una furgoneta Volkswagen Transporter, con un año de antigüedad y 20.000 kilómetros. «Me ahorré 7.000 euros y todavía la tengo», detalló. «Es la primera vez que vengo a esta feria y me he animado porque siempre hay ofertas. Busco un coche que ya tenga la bola de remolque, aunque sé que después se puede poner, pero no he encontrado ninguno», explicó Ramón.

Juan Miguel Guasch también acudía por curiosidad, pero se quedó prendado de un Mini Cooper. «A mi mujer le encanta y solo con abrir la puerta ya se nota que es un buen coche», confesó.

Marc Costa recorría entre los vehículos expuestos a la búsqueda de «algo interesante y asequible» para sustituir su Hyundai i20 de 2018. «De momento me ha gustado mucho un Mustang, pero no puedo permitírmelo», bromeaba antes de dirigirse a observar los Mercedes MG.

Compartir el artículo

stats