Sant Josep sube un 6,8% la tasa de basura y parte del IBI para recaudar más para inversiones

Santa Eulària también modifica al alza diversas tasas para incrementar sus ingresos un 20%

El PSOE de Sant Josep recuerda que antes de las elecciones el PP defendía que había que "bajar impuestos y ayudar a las familias"

Basura en una zona de contenedores de Sant Josep, en una imagen de archivo. | D. I,

Basura en una zona de contenedores de Sant Josep, en una imagen de archivo. | D. I, / eugenio rodríguez. eivissa

El equipo de gobierno de Sant Josep, del PP, eleva hoy al pleno la aprobación de una subida general del 6,8% de la tasa de basura (se incrementa un 20% la parte del recibo que afecta al tratamiento de los residuos en el vertedero de Ca na Putxa, pero no se toca la de recogida) y parte del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) sobre comercios, industrias y establecimientos de ocio y hoteleros. Un vecino que ahora paga 101 euros, deberá abonar, con la subida, 108 euros. Con esta subida, prevé aumentar las inversiones municipales del próximo año sin la obligación de recurrir al remanente, según el alcalde, Vicent Roig.

En concreto, se sube el tipo de gravamen del IBI del 0,4 al 0,55% al 10% de los bienes inmuebles con mayor valor catastral más alto, con lo que se prevé aumentar los ingresos en casi 900.000 euros. En el caso de los de uso de ocio y hostelería, aquellos que superen un valor de 90.725 euros, 162.375 euros en los comerciales y 232.570 euros en los industriales.

El PP gobierna en minoría, por lo que necesita el apoyo en el pleno de las dos concejalas de Vox, socio natural de los populares, o de algún grupo de la izquierda para sacar adelante esta subida.

El alcalde, Vicent Roig, destaca que desde 2013 no se ha modificado la tasa de basura cuando se ha producido un encarecimiento del servicio, que no cubre su coste, tras la puesta en marcha de la planta de triaje de Ca na Putxa y «el impuestazo» del Govern balear aprobado en la pasada legislatura, en referencia al canon que penaliza a los ayuntamientos que no cumplen la ley de residuos y no cobran a los ciudadanos en función de la basura que generan (si reciclan o no).

Subida de tasas insuficiente

De todos modos, la subida de tasas tampoco es suficiente. El coste real del servicio de tratamiento de residuos de este año asciende a 3,4 millones y los ingresos previstos se sitúan en 1,9 millones (el 57%). El alcalde apunta, no obstante, que el déficit es «asumible para las cuentas municipales». «Debería cubrirse el cien por cien, pero vamos a hacer una revisión gradual. Como tenemos remanente para equilibrar las cuentas, no queremos pasar al ciudadano todo el coste», justifica.

El alcalde de Sant Josep, Vicent Roig, en el centro, durante un pleno municipal.

El alcalde de Sant Josep, Vicent Roig, en el centro, durante un pleno municipal. / D. I.

El aumento lineal del 20% de la parte del recibo que cubre el tratamiento de residuos supone un incremento en la recaudación de 248.000 euros, a lo que se agregan 61.250 euros de la subida que se aprobará también a las viviendas turísticas. Hasta ahora, se les aplicaba la misma tasa que a cualquier domicilio, pero pasarán a pagar como un establecimiento hotelero en función de su número de plazas (30 euros por cada una de ellas). Pagarán entre un mínimo de seis y un máximo de 10 plazas.

Roig indica que en las cuentas que ha hecho el Consistorio no se ha tenido en cuenta que el Consell subvenciona el incremento del coste de la planta de triaje de Ca na Putxa porque, pese al compromiso del gobierno insular del PP, «aún no se ha aprobado el presupuesto ni se ha firmado el convenio». «Como [la subida] se aplicará en 2024, si se da esta subvención como se ha hecho en los últimos años, se recortará», indica.

Ni Sant Josep ni ningún otro Ayuntamiento de la isla cumplen la Ley balear de Residuos que obliga a cobrar por la generación de basura; es decir, en función de si recicla o no. En este sentido, el alcalde señala que su objetivo es que de cara a 2025 se pueda aplicar una bonificación de la tasa de residuos a aquellos residentes que utilicen las deixalleries, donde se registra su uso con el DNI.

Roig justifica la subida

Roig justifica la subida parcial del IBI por la necesidad de «equilibrar las cuentas en previsión de que vuelvan [por parte del Estado] las reglas de estabilización de gasto» y se limite el uso del remanente. «Intentamos incrementar el presupuesto para dedicar una cantidad más elevada a inversiones directas» sin recurrir al remanente como se ha hecho en los últimos años, indica el alcalde, que también señala que los valores del catastro, que no se han revisado desde 2003, son «muy bajos». «La incidencia [de la subida del IBI] es mínima pero suficientemente importante como para disponer de cantidades significativas para inversión», señala.

Críticas del grupo socialista

Por su parte, el grupo municipal del PSOE recuerda que, antes de las elecciones, el PP defendía que «como todos los precios subían por la guerra en Ucrania, había que bajar impuestos y ayudar a las familias». «Ahora que gobiernan hacen lo contrario», señalan los socialistas, que recuerdan que los ingresos anuales del Ayuntamiento superan los 47 millones, sus cuentas están saneadas y su deuda es «inexistente», por lo que «no se entiende esta subida que afectará a todos los ciudadanos».

Subida también en Santa Eulària

Por su parte, el pleno de Santa Eulària también aprobará hoy una subida de diversas ordenanzas fiscales para aumentar un 20% su recaudación y pasar de 12,6 millones este año a 15,2 millones en 2024, según denunció ayer el PSOE. Los ingresos por la tasa de residuos aumentarán un 17%. También se prevé ingresar un 37% más en licencias urbanísticas.

También sube el abono anual de uso de la piscina, que pasa de 150 a 195 euros, y la ocupación de la vía pública de terrazas. El PSOE acusa a la alcaldesa, Carmen Ferrer, de «engañar» a los ciudadanos al «ocultar», en la subida del presupuesto de 2024, «un aumento descomunal de las tasas».

Imagen de archivo de un pleno de Santa Eulària.

Imagen de archivo de un pleno de Santa Eulària. / D. I.

El equipo de gobierno de Santa Eulària envió ayer un comunicado en el que justificaba que la subida en las tasas obedece a «la inflación desbocada» y a que algunas ordenanzas fiscales «no se habían tocado desde hacía una década». Es el caso de los precios de las actividades deportivas (uso de la piscina), que se revisaron por última vez en 2011, cuando desde entonces el IPC ha aumentado un 25%.

La nota del Ayuntamiento destaca que «el impacto en los bolsillos de los vecinos y empresas del municipio ha sido estudiado para que sea lo más asumible posible» y recuerda que las personas más vulnerables disponen de «bonificaciones sociales del 50 o el 100%».

Sobre la subida de la tasa de basura, el equipo de gobierno apunta que el propietario de una casa de hasta 150 metros cuadrados pasará a pagar 125 euros, «menos de dos euros más al mes». «Y eso si no se aplica el descuento de 30 euros por el uso de las deixalleries o el 20% por compostaje», agrega.

El PSOE sostiene, en cambio, que los ciudadanos sólo notarán el incremento del presupuesto de 2024 «en sus bolsillos», ya que «tendrán que pagar más tasas sin recibir a cambio unos mejores servicios».

Suscríbete para seguir leyendo