El Govern retrasa hasta el lunes el decreto para abaratar la vivienda

Los socialistas critican el «desgobierno» existente

El Govern pretende impulsar medidas para abaratar la vivienda

El Govern pretende impulsar medidas para abaratar la vivienda / MANU MIELNIEZUK

F. Guijarro

El Govern balear decidió ayer aplazar hasta el lunes la aprobación del decreto ley con el que pretende que salgan al mercado viviendas a precio más asequible, con el fin de incorporar en el texto definitivo la posibilidad de precintar inmuebles que se destinen ilegalmente al alquiler turístico. Aunque el portavoz del Ejecutivo autonómico, Antoni Costa, no quiso especificar las causas de esta demora, limitándose a señalar que es para incorporar propuestas vinculadas a la vivienda de otras Conselleries, sí señaló que la presidenta Marga Prohens «no dice mentiras», y que si se comprometió a adoptar ese tipo de iniciativa para combatir el alquiler vacacional al margen de la legalidad, «se hará».

Costa hizo hincapié en que el texto del decreto está listo y que el objetivo era aprobarlo ayer. Pero añadió que durante el debate de la medida que se ha tenido en el seno del Govern, desde otros departamentos se apuntaron iniciativas relacionadas con la vivienda, por lo que se ha considerado oportuno incorporarlas.

Para ello, anunció que durante este fin de semana, técnicos y juristas de la conselleria de Territorio y de las que han solicitado esa ampliación van a trabajar para poder llevar a cabo la aprobación del documento definitivo en un Consell de Govern extraordinario que se celebrará el lunes.

Medidas previstas

Como se recordará, el plan diseñado por Territorio contempla la posibilidad de levantar nuevos edificios de pisos con mayores alturas y con residencias más pequeñas de lo inicialmente fijado por el planeamiento municipal, o de incorporar nuevas plantas en construcciones ya existentes, con un precio limitado para que sea hasta un 30% superior al de la vivienda protegida.

También se contempla la opción de dividir pisos ya existentes para hacerlos más pequeños, o de transformar locales comerciales e instalaciones turísticas obsoletas para uso residencial, en este caso con un precio que no puede superar en un 10% el de la VPO.

Costa defendió que con estas medidas se quiere facilitar el acceso a una vivienda a las clases medias y bajas, al considerar que las políticas del anterior Ejecutivo de Francina Armengol resultaron un fracaso.

Reacción socialista

Por su parte, desde el PSIB-PSOE se criticó la demora en la aprobación del decreto ley de vivienda, y se exigió a la presidenta Prohens que coordine el «desgobierno», al tiempo que se preguntaron si la consellera de Territorio, Marta Vidal, «ha intentado introducir cambios que el resto de consellers no conocían y han quitado».

El portavoz socialista, Iago Negueruela, acusó a Vidal de pactar el decreto ley «sólo con los promotores, sin hablarlo con los sindicatos». En este sentido, afirmó que «no escucha a nadie, ni siquiera a los consellers del Govern, sólo consensúa con los suyos».

Negueruela recordó que Prohens aseguró pactar el decreto ley «con todo el mundo, pero no se conoce nada», por lo que se emplaza a una «valoración posterior».

Suscríbete para seguir leyendo