Balizamiento a medias en ses Salines: «Hay un poco más de seguridad»

Las playas del municipio de Sant Josep están con el balizamiento a medias en pleno mes de julio, un servicio que se tendría que haber habilitado en mayo

La escuela de vela señala que con la colocación de las boyas ahora hay cierto orden

En la playa de ses Salines ya hay algo más de orden debido a que en la semana del 3 al 9 de julio se instalaron boyas para delimitar la entrada y la salida del carril habilitado para la escuela de vela de ses Salines (un boya verde y otra roja en cada caso) y el carril de motor (por el que circulan las embarcaciones auxiliares de los barcos fondeados para que sus usuarios puedan llegar a la playa y volver); así como boyas amarillas para diferenciar la zona de barcos con respecto a la de bañistas. El balizamiento está pendiente desde el 1 de mayo, por lo que ya acumula un retraso de dos meses y medio.

Los embarcaciones auxiliares también tienen canal, pero tampoco está balizado del todo. | T. ESCANDELL

La directora Laura Vide (a la izquierda) junto con los profesores Ana Guillén y Mateo Ferrer. / TONI ESCANDELL

«La semana pasada hubo una reunión y nos comentaron que primero estaban marcando los puntos con las boyas y que después ya las unirían», explica este domingo Laura Vide, directora de la escuela, desde esta playa del término municipal de Sant Josep. Vide, que lleva 11 años al frente de la concesión de la escuela, confirma que ahora hay «un poco más de seguridad», que tienen cierto apoyo por parte del Ayuntamiento y que incluso el alcalde, Vicent Roig, se comprometió a acudir a la escuela de vela para para conocerles, hablar de la labor que llevan a cabo y «poder mejorar la actividad y la playa».

Balizamiento a medias en ses Salines: «Hay un poco más de seguridad»

Los embarcaciones auxiliares también tienen canal, pero tampoco está balizado del todo. / T.ESCANDELL

En todo caso, confirma que en ocasiones hay embarcaciones ajenas y bañistas que entran en el carril de la escuela (Salinas Sailing Club) y que deben ir avisándoles para que se retiren y los alumnos puedan disfrutar con normalidad. «Está previsto que el balizamiento acabe el 30 de julio. Nos dijeron que entre el 1 y el 30 de este mes se balizarían en todo Sant Josep. Diría que fue a principios de la semana pasada [la del 3 al 9 de julio] cuando pusieron las boyas, pero faltaría lo que son todas las líneas. Unir las boyas con una línea de boyarines, con las corcheras», detalla la directora, quien destaca que se dio prioridad a dos playas y que «una de ellas es ses Salines». Preguntada por si continúan teniendo problemas con los chárteres que circulan por la zona, Vide responde que «más o menos, con las dos boyas que han puesto, ya empiezan a respetar un poco nuestro canal»: «Lo respetan dependiendo del día y de cada persona. Nosotros les informamos y les intentamos decir que entren por el otro canal», añade durante su conversación con este diario. También es habitual que bañistas entren en dicho carril, situado al principio de la playa. Por su parte, el canal de motor se encuentra en la misma zona de la playa, pero lo suficientemente alejado.

Otro problema suele ser el varado de embarcaciones en la orilla: «En nuestro carril muchas veces están en la arena. Justo en la orilla nos dejan una barca o dos delante de un catamarán y no podemos sacar el barco y realizar nuestro trabajo. Cuando les decimos algo, algunos se lo toman bien, otros mal... hay de todo», relata Laura Vide.

Está previsto que el balizamiento acabe el 30 de julio. Nos dijeron que entre el 1 y el 30 de este mes se balizarían en todo Sant Josep

Laura Vide

— Directora de la escuela de vela de ses Salines

En el carril de la escuela sí puede entrar, en cambio, una barca de salvamento por si ocurriera algún incidente o se necesitase apoyo.

La directora recuerda que el balizamiento es crucial para garantizar la seguridad de los 20 niños inscritos en la escuela de vela: «Nosotros tenemos 20 niños aquí de lunes a viernes. Vienen a aprender y hay muchos que no se han subido nunca a un barco y que, de repente, cuando lo hacen en ses Salines, se encuentran con una zódiac por aquí, otra por ahí...».

De hecho, hasta hace unas dos semanas, cuando se colocaron las boyas, lo único delimitado en esta playa era el carril del Salinas Sailing Club, por lo que la mezcla de embarcaciones y bañistas en el mar era más habitual que ahora: «Y todos con prisa... porque van un poco acelerados». Una trabajadora de la playa confirma que ya no hay tantos problemas en este sentido, aunque tampoco han desaparecido, tal y como puedo comprobar ayer in situ este diario. Para lograrlo será clave terminar cuanto antes el balizamiento.

Contactos con el Ayuntamiento

Laura Vide explica que hace poco hubo una reunión en Sant Jordi con el alcalde, Vicent Roig, y, anteriormente (hace unas tres semanas), con el concejal de Deportes, Juventud y Transparencia, Xicu Ribas: «Nuestra reunión con Ribas era, principalmente, para pedir ampliar nuestras plazas, porque con sólo veinte muchos niños se quedan en lista de espera. Al parecer hay una propuesta en este sentido para el año que viene. En todo caso, en esa reunión aproveché para comentarle el problema que tenemos [por la falta de balizamiento]». A la siguiente semana, cuenta, ya se colocaron algunas boyas.

La falta de delimitación de las zonas de baño en la costa de Sant Josep ha ocasionado protestas de varios usuarios, que han denunciado el peligro que han llegado a causar las embarcaciones y, sobre todo, las motos de agua al circular a escasos metros de la orilla.

Suscríbete para seguir leyendo