Los barcos de alquiler volverán este año a los beneficios de 2019

El sector sube sus precios entre un 4% y un 6% para recuperar la rentabilidad de la prepandemia

El sector afronta con buenas perspectivas la temporada.  | J.A. RIERA

El sector afronta con buenas perspectivas la temporada. | J.A. RIERA / Redacción. Palma

Redacción

El sector de alquiler de embarcaciones (chárter náutico) da como seguro que este año recuperará por fin la rentabilidad que conseguía antes de la pandemia, ya que todo apunta a que su actividad será muy similar a la de 2022, pero con una subida de sus precios que se está moviendo entre el 4% y el 6%, según pone de relieve el presidente de la asociación balear que agrupa a este sector, José María Jiménez.

Este representante empresarial reconoce que las reservas que se están registrando permiten vaticinar que la temporada turística de este año va a ser muy positiva para su sector, aunque la cifra de clientes siga estando ligeramente por debajo de la de 2019. La clave, según apunta, es que el chárter náutico ha optado por elevar ligeramente sus precios entre el 4% y el 6%, con aumentos más intensos en las embarcaciones con una mayor demanda, como en el caso de los catamaranes por su habitabilidad, y más moderados en los monocascos.

Jiménez reconoce que 2022 ya fue un año positivo, pero recuerda las enormes dificultades que este sector, al igual que el resto de los vinculados al turismo, pasó durante la pandemia.

Hay que tener en cuenta que la disponibilidad de amarres es limitada, lo que hace que la flota balear dedicada al alquiler apenas se puede ver incrementada. Eso favorece el que los niveles de ocupación durante la temporada estival sean muy elevados.

El peligro de la ‘piratería’

El aspecto negativo procede de lo que el sector define como embarcaciones ‘piratas’, es decir, aquellas que se alquilan sin contar con autorización para ello o que proceden de otros países, como Italia, Croacia o Islas Vírgenes por citar algunos ejemplos, y operan ‘en negro’.

José María Jiménez recuerda que se trata de un problema histórico de su sector, pero que durante el pasado año ya se vio incrementado debido a la fuerte demanda que tras la pandemia se está registrando para viajar hasta las islas.

El portavoz de las empresas de chárter náutico de Balears afirma que todo apunta a que durante este año volverá a registrarse un repunte en la actividad de los barcos ilegales, que en muchos casos evitan acercarse a los puertos, salvo para repostar, para reducir el riesgo de ser detectados, y reitera su preocupación ante la decisión del Ministerio de Transporte de permitir su regularización durante tres meses al año a partir de 2024.

Suscríbete para seguir leyendo