Entrevista | Carolina Escandell Ferrer Consellera de Bienestar Social y Recursos Humanos

«El Consell de Ibiza está haciendo todo lo que puede y más para resolver la situación de Colisée Sa Residència»

«Retirar la autorización a este centro de mayores no entra ni siquiera en nuestra imaginación porque implicaría dejar a 105 usuarios sin recursos», insiste la consellera insular de Bienestar Social, Carolina Escandell

Carolina Escandell, ayer, en la sede del Consell de Ibiza.  |  TONI ESCOBAR

Carolina Escandell, ayer, en la sede del Consell de Ibiza. | TONI ESCOBAR / Maite Alvite

Maite Alvite

Maite Alvite

La responsable de Bienestar Social del Consell de Ibiza, Carolina Escandell, insiste en que la institución insular «está poniendo toda la carne en el asador» para que se resuelvan cuanto antes las deficiencias detectadas en Colisée Sa Residència. Lo explica en una entrevista concedida a Diario de Ibiza horas después del encuentro que semanalmente mantiene con el director de Calidad de Colisée, Toni Guerra.

Nos consta que este jueves visitó Sa Residència junto al presidente del Consell de Ibiza, Vicent Marí. Entiendo que el motivo era para comprobar en persona si Colisée está aplicando el plan de acción…

No. Fue una visita para que los residentes vean que son nuestra máxima prioridad. Independientemente de que se esté trabajando de forma muy intensa para revertir cuanto antes la situación, creo que como representantes de la isla se nos tenía que ver. Pero no queríamos nada público, solo acercarnos a los usuarios, saludarlos, que vean que estamos y empatizamos con ellos y que entendemos perfectamente todo el sufrimiento que han tenido que pasar y que hay una situación que resolver. Nos parecía que era lo correcto e iremos las veces que haga falta.

Me imagino que en esta visita además de saludar a los usuarios, hablarían con familiares y con los profesionales del centro.

Nos centramos en usuarios y familiares, aunque, como es lógico, nos acompañaron algunos de los responsables administrativos, como la directora, y saludamos al personal que estaba con los residentes. Pero no fue una visita para hablar con los profesionales sino para tener un acercamiento con las familias y los usuarios, ver cómo están y escuchar lo que nos quieran decir directamente, de primera mano.

«Lo que nos están haciendo llegar la inmensa mayoría de los familiares es que sí ven un cambio de tendencia»

undefined

¿Qué inquietudes le trasladaron los familiares?

Básicamente lo que se nos habían transmitido desde el principio. La situación a la que se ha llegado, básicamente, viene motivada por una falta estructural de personal que derivó en una bajada importante de la calidad del servicio. Lo que nos están haciendo llegar la inmensa mayoría de los familiares es que sí ven un cambio de tendencia, que se están haciendo actuaciones y que hay un plan de trabajo serio. Colisée ha traído mucho profesional de su red de residencias en la península, precisamente porque hay una dificultad importante para estabilizar plantilla y lo que era necesario de inmediato era poner los profesionales que sean necesarios y, paralelamente, trabajar para incorporar personal que se quede estable en plantilla. Éste es el punto en el que se está ahora mismo. Sí que es verdad que ha habido actuaciones muy importantes en este sentido, pero ahora el eje sobre el que vertebra todo es consolidar todos estos cambios. Se están haciendo mejoras, por ejemplo, hoy (por ayer) nos han comentado que van a incorporar un auxiliar de farmacia, una figura que no existía. Eso es muy positivo, pero donde tenemos el foco puesto es en la estabilización de la plantilla, que debe estar cualificada y adecuadamente formada.

Y eso es una de las cosas que más preocupa a los familiares...

Y es lógico. En un centro social la relación de confianza es básica entre los gestores del centro y los usuarios y aquí se ha roto y para recuperarla hace falta mucho trabajo, mucho tiempo, mucha empatía y mucha comunicación.

«El Consell está haciendo todo lo que puede y más		 para resolver la situación		 de Colisée Sa Residència»

Carolina Escandell, ayer, en su despacho del Consell de Eivissa. / Toni Escobar

¿Avisaron al centro de esta visita o fue sorpresa?

Avisamos por cortesía unas hora antes. Fue algo dentro de la normalidad, porque nosotros estamos en contacto continuo con representantes de los diversos grupos de familias, no hay que olvidar que ahí hay 84 usuarios derivados de Dependencia del Govern balear con plazas concertadas y unos 25 más privados. Ahora en breve queremos hacer otra reunión con un grupo de ellos.

Le preguntaba si habían avisado con antelación porque hay familiares que tenían la impresión de que en este caso y en el de la inspección extraordinaria que el Consell de Ibiza hizo en enero Colisée ya estaba al tanto.

Cuando nosotros empezamos a tener constancia de que había descontento, hablamos con las familias y les pedimos que nos hicieran llegar por escrito aquello que más les preocupaba para que pudiéramos hacer una inspección extraordinaria lo más exhaustiva y focalizada posible. La estuvimos preparando, pero la decisión de hacer la inspección el día 13 de enero se tomó el día antes. Ahora que ¿Colisée la esperase?, es lógico sabiendo que había descontento, pero aviso por nuestra parte no hubo.

¿La del jueves era su primera visita a Sa Residència desde que el pasado diciembre tuvo conocimiento de la gravedad de los hechos que denunciaban los familiares de los residentes?

Sí, fue la primera visita. No deja de ser un centro privado y si se gestiona como corresponde no tiene que haber injerencias políticas. Nosotros intentamos ayudar y actuar cuando se requiere que lo hagamos, pero en el día a día no nos parece correcto tener presencia política, nos parece oportunista. A lo mejor nos equivocamos y tendríamos que ir más a menudo, de hecho, en las próximas semanas y meses iremos en la medida que podamos.

Es un centro privado, pero como usted misma ha dicho antes, cuenta con 84 plazas concertadas, es decir, cerca de 80% del total. ¿No deberían las instituciones haber hecho un seguimiento más continuo? El Govern está pagando una cantidad importante por esas plazas concertadas...

Acabas de decir la palabra clave, la contestación tiene que ser por parte del Govern.

Pero es el Consell de Ibiza el que tiene la capacidad inspectora.

La capacidad inspectora se ha ejercido. Las inspecciones rutinarias se hacían y en un momento determinado se hizo una extraordinaria a raíz de las quejas y el malestar que nos expresaron los familiares por la bajada en la calidad de la atención a los usuarios, que obedecía, fundamentalmente, a una caída importantísima de la dotación de recursos humanos.

«Evidentemente tenemos que estar más vigilantes y lo estaremos, que nadie lo dude.»

undefined

Le vuelvo a preguntar: ¿Considera que al ser un centro privado, aunque haya 84 plazas concertadas, no se debe hacer un seguimiento más intensivo?

Hay que hacer un seguimiento más intensivo en todas las residencias. Evidentemente tenemos que estar más vigilantes, lo estaremos, que nadie lo dude.

Hoy se ha reunido con Colisée. ¿Con qué frecuencia se producen estos encuentros?

Semanalmente, de forma presencial o por videoconferencia. De hecho, la semana pasada tuvimos una reunión en la que estuvo también el Govern. Vino el director general de Dependencia. Hoy (por ayer) no se ha podido desplazar y el encuentro lo hemos tenido nosotros con el representante de Colisée.

¿Pero la idea es que el Govern esté presente en estas reuniones con Colisée?

Por supuesto, hoy el director general no ha podido venir por problemas de agenda, pero la idea es estos encuentros sean conjuntos. El contacto con el Govern ha estado desde el primer momento y siempre hemos tenido claro que esto lo tenemos que hacer todos juntos, cada uno trabajando en su ámbito competencial. Lo que pasa es que al principio pudo haber algunas percepciones que pudieron desvirtuar este mensaje. Lo importante es que mantengamos este contacto continuo, más allá de cómo lo orquestemos, y que vayamos viendo en periodos de tiempo muy cortos las mejoras que se van haciendo. Ahora no vale decir que hay un plazo legal, porque una cosa es el expediente administrativo y otra es el trabajo continuo de supervisión que se está haciendo. Nos lo hemos tomado muy en serio porque realmente la facultad inspectora sólo nos permite inspeccionar, sancionar y, en último caso, cerrar. Pero evidentemente no entra ni siquiera en nuestra imaginación esta última opción porque implicaría dejar 105 usuarios sin recurso y eso no es lo que se pretende. Lo que queremos es revertir esta situación y que se tomen todas las medidas que haga falta. Por eso hemos articulado mecanismos de seguimiento, a través de reuniones continuas y del apoyo de algunos de nuestros profesionales que, de manera completamente desinteresada, están cooperando.

¿De qué profesionales estamos hablando?

De la dirección del hospital Cas Serres, que cada semana en un par de ocasiones se desplaza a la residencia y mantiene un contacto muy fluido con la gerencia de allí para ayudarles. Quiero decir que no sólo nos hemos limitado a ejercer la facultad inspectora, sino que hemos puesto todos los medios que tenemos a nuestro alcance para apoyar y que la corrección de esta situación sea muy rápida.

¿Por qué no forman parte de esta comisión los familiares? Ellos lo han pedido.

Porque esto es trabajo técnico. Me he comprometido con las familias a mantener un contacto periódico y a reunirme con ellas las veces que haga falta y transmitir absolutamente todo lo que me piden tanto a Colisée como a Govern y así lo hacemos. De hecho, una de sus preocupaciones precisamente es que hubiera un órgano colegiado de participación con la dirección de Colisée. Eso se los transmitimos a la empresa y al día siguiente se puso en marcha y, como eso, muchas cosas más. La función inspectora es muy independiente y técnica y estos encuentros son de trabajo y de seguimiento. No son comisiones, son reuniones de tres personas. En una hora se resuelven muchísimas cosas, vamos muy al grano. No es que no queramos dar voz a los familiares, es que creemos que así es más efectivo.

Algunos representantes de familiares se quejan de que el Consell se está creyendo a pies juntillas lo que les dice Colisée que está haciendo y que no se está cotejando.

Te garantizo que sí se está cotejando. Colisée es el primer interesado en que esto se resuelva. Es una empresa muy potente a nivel nacional y el daño reputacional es tremendo, por tanto, tiene recursos y tiene que poner toda la maquinaria en marcha. Y, evidentemente, nosotros aquí estaremos para que Colisée haga todo lo que tiene que hacer. Estamos muy encima.

Según lo que se está abordando en estas reuniones con Colisée, ¿diría que la empresa está dando solución a todos los requerimiento que le hacen?

Ha empezado. Ha puesto mucha carne en el asador, las cosas como son, pero hay trabajo por hacer. Por ejemplo, hay que consolidar la plantilla y estabilizarla. De todas formas hay que entender la situación. Ibiza tiene una carencia estructural tremenda de profesionales de servicios sociales, no solo en residencias. Lo que ha pasado en Colisée es la constatación de este problema.

¿En qué punto se encuentra el expediente administrativo?

Colisée tenía quince días hábiles para responder a los requerimientos que le hicimos y ese plazo terminó hace uno o dos días y en este momento se tiene que revisar toda esta documentación y hacer un informe de conclusiones y en función de eso se verá en qué deriva el expediente. Seguramente derivará en una sanción.

¿No es seguro al cien por cien que haya una sanción?

Algo habrá, evidentemente. Lo que pasa es que el rango de la sanción todavía hay que verlo. Ahora mismo se está intentando evitar a toda costa tomar medidas drásticas.

«Colisée es el primer interesado en que esto se resuelva porque el daño reputacional es tremendo»

undefined

¿De qué medidas drásticas estaríamos hablando?

De una suspensión de la autorización temporal, hasta que resuelvan la situación, o definitiva. Lo que puede hacer el Consell es esto, pero esa opción no nos la planteamos porque eso implicaría dejar a 105 usuarios sin recurso. Por eso estamos trabajando en resolver esta situación, porque esas plazas son necesarias.

Hay quien piensa que el Consell no está haciendo todo lo que puede para solventar este problema.

El Consell realmente está haciendo todo lo que puede y más porque consideramos que es lo que tenemos que hacer. Como he dicho, legalmente lo que puede hacer esta institución es inspeccionar, instruir un expediente y en última instancia retirar la autorización, pero no es lo que queremos y por eso hemos puesto todas las herramientas que hemos podido y tenemos a nuestra disposición para revertir esta situación.

¿Cree que el Govern podría hacer más?

Nuestra prioridad está en trabajar conjuntamente. Yo creo que estamos focalizados en que esto se resuelva cuanto antes. Es verdad que ellos tienen otro tipo de responsabilidades, ellos están ligados por el contrato de las derivaciones, quiero pensar que ellos están haciendo todo lo que pueden y más, de hecho, tengo el pleno convencimiento. Cuando estalló la pandemia de covid todos tuvimos una muy buena coordinación y creo que la seguimos teniendo. Por lo que estoy viendo tienen una máxima preocupación, como tenemos nosotros.

La consellera balear de Asuntos Sociales, Fina Santiago, comentó que no habría problema para entregar al Consell la auditoría administrativa externa que se hizo a Sa Residència el año pasado. ¿La tienen ya?

Sí, ya nos han facilitado los datos de la auditoría que corresponden a Sa Residència.

¿Y en esa auditoría se menciona si se ha detectado alguna irregularidad?

La información la hemos recibido hace poco y todavía no la hemos analizado. Ahora estamos centrados en el plan de actuación y en que se lleven a cabo las medidas necesarias para que se revierta cuanto antes la situación.

Suscríbete para seguir leyendo