Residencias

Los familiares se quejan de que Colisée, Consell de Ibiza y Govern les siguen ninguneando

Los afectados de Sa Residència reclaman formar parte de las reuniones técnicas que las instituciones mantienen semanalmente con la empresa para saber si «están siendo productivas» y hay implicación real de las partes para solucionar las deficiencias del centro de mayores

Imagen de archivo de familiares de usuarios de Colisée San Residència a las puertas del centro.  |  J.A. RIERA

Imagen de archivo de familiares de usuarios de Colisée San Residència a las puertas del centro. | J.A. RIERA / maite alvite. eivissa M.A.

Maite Alvite

Maite Alvite

«Decepcionada, descorazonada, desolada e incrédula». Así se siente una de las representantes de los familiares de Colisée Sa Residència ante los escasos frutos que, en su opinión, está dando el plan de acción que puso en marcha la empresa propietaria para corregir las múltiples deficiencias de este centro de Jesús. Al escucharla parece que, al menos de momento, la inspección extraordinaria realizada por el Consell de Ibiza el pasado 13 de enero a raíz de sus denuncias y los encuentros mantenidos con la institución insular, el Govern y Colisée no están sirviendo para que mejore sustancialmente la atención a los usuarios de esta residencia. «Las reuniones que los familiares mantenemos cada semana con el director de Calidad de Colisée, Toni Guerra, están siendo totalmente inoperativas», asegura. Pero no se queda ahí, también critica que no se les permita tener voz en los encuentros semanales que las instituciones tienen con Colisée. «Me duele en el alma que Govern y Consell se hayan confabulado con la empresa para hacer un seguimiento conjunto dejándonos a nosotros de lado con la excusa de que son reuniones técnicas. Somos los únicos legitimados para ser fiscales en esto porque todos los demás tienen algo que tapar ya que, por acción u omisión, no han actuado como deberían», lamenta.

En el mismo sentido se pronuncia otra de las portavoces de los familiares de usuarios de Sa Residència: «Queremos formar parte de estas comisiones mixtas para saber si las reuniones están siendo productivas y hay implicación de las partes para dar una solución rápida a los problemas de este centro. Queremos que se nos escuche y que las instituciones no se queden solo con lo que les cuenta Colisée». «Nos piden confianza y paciencia, pero la confianza la han perdido por completo, queremos ver hechos, y la paciencia tampoco la tenemos porque estamos hablando de personas mayores y hace falta celeridad porque el tiempo juega en su contra», añade.

Esta representante de los familiares reconoce que ha habido avances «pero no al ritmo ni al nivel» que quisieran. «Han nombrado a una directora nueva, que lleva trabajando para la empresa nueve años y antes se ocupaba de la contabilidad y asuntos administrativos; se ha cubierto la plaza de coordinador asistencial, y hay más cuidadores», detalla, entre otras medidas que se han tomado en las últimas semanas. «Es cierto que está viniendo mucha gente de fuera como refuerzo, pero estarán hasta que se restablezca la normalidad y nosotros lo que pedimos es una plantilla fija fidelizada», insiste.

Ambas portavoces hacen referencia a una de las acciones incluidas en el plan de mejoras de Colisée que, en su opinión, no se está realizando como tocaría, la actualización de los historiales clínicos de los residentes.

Informes «irrisorios»

«Los informes que nos están enviando son irrisorios, de corta y pega. No se están haciendo evaluaciones exhaustivas del tipo de enfermedad que tiene cada uno de los usuarios», afirman, y reclaman una vez más que la conselleria balear de Salud «no se quede de brazos cruzados». «El que tiene que citar a los residentes para actualizar sus historiales es el Ib-Salut, no basta con chequear los informes, tiene que evaluar y hacer las pruebas necesarias para conocer si lo que reflejan es la realidad o es una foto de hace dos años», reiteran. Los familiares explican que no se fían de la cualificación de los profesionales de Colisée y por eso piden que sea el personal sanitario de Atención Primaria el que se ocupe de hacer las pruebas necesarias a los usuarios de Sa Residència, un centro privado con 84 plazas concertadas con el Govern.

El Consell de Ibiza

Por su parte, el Consell de Ibiza reitera que el expediente administrativo que abrió a raíz de las deficiencias detectadas en Sa Residència sigue su curso y confirma que el plazo que tiene la empresa para presentar alegaciones finaliza esta semana. Asimismo, detalla que «un equipo coordinado por el director de la residencia Cas Serres» se está encargando de hacer el seguimiento de las medidas implementadas por Colisée. «Paralelamente cada semana se reúne la comisión técnica, integrada por técnicos de Bienestar Social del Consell y el departamento de Calidad de Colisée, para revisar que la hoja de ruta se va cumpliendo y verificar que se va en buena dirección», añade.

[object Object]

Los familiares de los usuarios de Colisée Sa Residència hicieron ayer un llamamiento a los partidos políticos para que incluyan en sus programas electorales cambios que permitan que «la sanidad pública cubra a los usuarios de las residencias y estos tengan los mismos derechos en cuanto a supervisión y atención sanitaria que aquellas personas mayores que están en sus casas». Por otra parte, aunque entienden que la conselleria balear de Salud no tiene en la actualidad competencias para actuar en el caso de Sa Residència, reclaman que se implique más porque lo que está pasando en este centro «es una situación de emergencia». «Lo más urgente ahora es valorar médicamente a los usuarios de Sa Residència y actualizar la medicación que deben recibir, pero esto no se puede dejar en manos de Colisée. Nosotros consideramos que debería hacerlo el Ib-Salut», reiteraron los familiares.

Suscríbete para seguir leyendo