El grupo del PSOE en el Consell de Ibiza critica el «grave incumplimiento» del compromiso del presidente, Vicent Marí, del PP, sobre la regulación de entrada de vehículos en la isla en los meses de verano, puesto que acabará este mandato sin ejecutarlo «pese a que esta isla es la que tiene mayores problemas de saturación» en la red viaria. A través de un comunicado, los socialistas lamentan que la propuesta que el viernes se debatirá en el pleno para presentarla ya al Govern, con la que limitar la entrada de vehículos en los meses de temporada turística como en Formentera, está «vacía de contenido» puesto que se limita a pedir «una negociación sin incluir el borrador de la propuesta legislativa presentada el año pasado».

Sin embargo, el equipo de gobierno insular emitió una nota en respuesta al comunicado del PSOE en la que informa de que la propuesta de Ley de sostenibilidad medioambiental, económica, social y turística de la isla de Ibiza en la que se regula la entrada de vehículos «está a disposición de todos los grupos políticos con representación en el pleno».

«Por tanto, es completamente falso que la propuesta se limitará a pedir una negociación puesto que se incorpora una propuesta legislativa que responde a numerosos estudios, recopilación de datos, reuniones y encuentros que, confiamos, será aprobada por unanimidad de todos los grupos al tratarse de un asunto de absoluta importancia para la isla», apunta el equipo de gobierno en su nota.

Pese a ello, el PSOE considera que Marí, en la recta final de la legislatura, «intenta quitarse responsabilidades y maquillar su flagrante incumplimiento» solicitando una negociación, cuando es el Consell el que debería haber liderado la propuesta tiempo atrás, pudiendo aprobar antes de legislatura esta regulación y que entrara en vigor esta misma temporada turística».

No da tiempo en el Parlament

Aunque, en realidad, el Consell remita ahora su propuesta legislativa al Govern, no queda margen para que el Parlament pueda tramitarla antes de que finalice el periodo de sesiones de esta legislatura.

El grupo socialista lamenta que el gobierno de coalición del PP y Ciudadanos acabará su mandato con «el fracaso del incumplimiento de la regulación de la entrada de vehículos» y con un transporte público «totalmente abandonado» al ser «incapaz» de aprobar las nuevas concesiones. «Precisamente, la situación nefasta del transporte público en Ibiza, que no ha hecho más que empeorar durante el mandato de Vicent Marí, es uno de los factores que provocan una mayor saturación de vehículos privados», destaca la nota de prensa.

El PSOE concluye apuntando que «el balance del mandato de Vicent Marí en movilidad no puede ser más decepcionante, con un incumplimiento absoluto de todos sus compromisos», insiste, también en referencia a que, además de que no habrá regulación de entrada de vehículos ni nuevas concesiones, «tampoco habrá red insular de carriles-bici ni obras de mejora de la red viaria. «En todo este mandato no se habrá iniciado ni una sola actuación, limitándose al mantenimiento y asfaltado que realiza de manera ordinaria el Consell».

Limitaciones a las caravanas

Tal como adelantó ayer este diario, la propuesta legislativa que presentará el Consell al Govern presenta algunos cambios con respecto a la versión que fue presentada ante los medios de comunicación en junio del año pasado.

Uno de los más relevantes afecta a las caravanas y autocaravanas. En concreto, la propuesta de ley añade al texto normativa la posibilidad de que el pleno del Consell pueda establecer la obligación de que se acredite «una reserva previa» en un campamento de turismo de la isla con la finalidad de evitar que este tipo de vehículos aparquen en cualquier punto de la isla.

Para justificar la medida, entre otros datos sobre el incremento del tráfico en la isla, el Consell utiliza el diagnóstico territorial que se encargó en el pasado mandato para encarar la tramitación de un nuevo Plan Territorial Insular (PTI) y que ya advertía del incremento entre 2005 y 2016 del Índice de Presión Humana (IPH), lo cual plantea «un escenario ciertamente preocupante».

«Si se mantuvieran las tasas de crecimiento del IPH del periodo 2005-16 se superarían las 450.000 personas en el verano (75.000 más que ahora, 2016) y de cara a 2037 se rozarían las 600.000», advierte.