Suscríbete Diario de Ibiza

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

118 vecinos de Ibiza optan a uno de los 48 huertos urbanos de Can Tomeu

Vila celebrará un concurso para adjudicar estas parcelas para cultivos ecológicos

Imagen de archivo de los trabajos de parcelación de los huertos en Can Tomeu. | D.I.

Un total de 118 vecinos del municipio de Eivissa participarán en el proceso de adjudicación de los 48 huertos urbanos en la finca pública de Can Tomeu que ofrece el Ayuntamiento, que celebrará un concurso, inicialmente a mediados de febrero, ante esta demanda de inscritos. El Consistorio ha desestimado otras doce solicitudes por incumplir las condiciones, aunque estas personas tienen la opción de presentar alegaciones en un plazo de diez días.

En un principio, Vila iba a reservar seis de estos terrenos de cultivo para asociaciones del ámbito del bienestar social, aunque, finalmente, solo se ha presentado la Asociación de Esclerosis Múltiple de Eivissa y Formentera. La superficie de finca municipal reservada para los huertos es de 3.806 metros cuadrados, que están delimitados por un vallado. En total, se ofrecen para el cultivo 48 parcelas individuales, de entre 30 y 50 metros.

Además, el proyecto incluye otro terreno de 345 metros cuadrados que se destinará a impartir talleres de agricultura ecológica. Por otra parte, los usuarios tendrán a su disposición una zona común, con un área de descanso mesas de picnic, toldos, dos baños y un almacén, así como un apartado para la elaboración de compostaje y tratamiento de residuos.

Quedan vetados los productos fitosanitarios artificiales, como herbicidas y plaguicidas

decoration

Las parcelas se distribuirán por tramos de edades, con un grupo para gente de entre 18 a 40 años, otro de 41 a 64 y, el último, para mayores de 65 años. La adjudicación del uso particular de cada uno de los huertos se otorga por un periodo de dos años y el tipo de agricultura que se practicará será tradicional y ecológica.

Reglamento

El reglamento que regirá el uso de los huertos urbanos impide el uso de abonos o fertilizantes químicos que no cumplan los criterios de la agricultura ecológica. De esta manera quedan vetados los productos fitosanitarios artificiales, como herbicidas y plaguicidas, y solo se permitirán abonos orgánicos.

También quedan expresamente prohibidos los cultivos que no se destinen al consumo humano y aquellos que «ocasionen efectos tóxicos, psicotrópicos o estupefacientes», subraya el texto normativo. Sí que se permite una excepción con aquellas plantas que, aunque no se coman, se aprovechen por sus propiedades para controlar plagas.

Además, también se fijarán unos criterios para fomentar el ahorro de agua y se contempla cobrar a los usuarios que se excedan en el consumo óptimo establecido para el riego.

Compartir el artículo

stats