Suscríbete Diario de Ibiza

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los beneficiarios de la renta para personas vulnerables descienden un 12%

La bonanza económica ha hecho que en enero hubiera 4.281 titulares y en septiembre solo 3.802

La Renta Social Garantizada (Resoga), que otorga el Govern a las personas más vulnerables y que no han conseguido el Ingreso Mínimo Vital (IMV) del Estado, está bajando este año a raíz de la bonanza económica. La gran actividad generada por el sector turístico ha provocado que muchas personas que dependían de este bono social para subsistir han tenido trabajo este año y pueden prescindir de este subsidio que otorga el Govern.

Según datos de la conselleria de Asuntos Sociales y Deportes, en enero de este año había en Balears 4.281 beneficiarios y sus familias que recibían esta renta. El pasado mes de septiembre, últimos datos contabilizados, había bajado hasta los 3.802 beneficiarios. Estas cifras suponen un descenso del 12% en ocho meses.

El Govern destinará este año 2,7 millones a esta ayuda y contempla que el número de beneficiarios vaya bajando. Según la consellera Fina Santiago los motivos son claros y se debe a la bonanza económica con datos de empleo históricos.

Estos datos contrastan con los de 2020 y 2021, que con la pandemia de covid-19 se disparó la solicitud de bonos para personas vulnerables. La Renta Social Garantizada se multiplicó en 2021. Según datos de la conselleria de Asuntos Sociales, de 1.590 familias que la recibían en el mes de enero, se cerró diciembre con 4.238. La consellera de Asuntos Sociales, Fina Santiago, aseguró que la Renta Social Garantizada estaba llegando a más de 13.000 personas de Balears, contabilizando titulares de la ayuda y sus familiares directos.

El Resoga concede las ayudas en función del número de integrantes de la unidad familiar. En concreto, una persona adulta sola percibe una media de 469 euros mensuales. Un adulto que tenga dos menores a su cargo llega a los 855 euros. Asimismo, una pareja de adultos sin hijos cobra del orden de 610 euros y dos adultos con un menor a su cargo unos 750 euros mensuales.

Por otra parte, un total de 7.361 mayores de las islas reciben un suplemento de 122 euros del Govern para completar su pensión. El estado paga una media de 421 euros al mes a los perceptores de pensiones no contributivas y el Govern les otorga otros 122 euros.

Esta cantidad es para compensar la baja cuantía de estas pensiones que impiden a muchos mayores poder llegar a final de mes solo con la pensión estatal. Asuntos Sociales destinará este año 10,5 millones a este cometido.

Compartir el artículo

stats