Suscríbete Diario de Ibiza

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La travesía de Jesús sigue con desperfectos casi cinco años después de su última reparación

El Consell de Ibiza cuenta ya con un proyecto de 5,1 millones para reparar por su cuenta los blandones y asfaltar también la carretera de Cala Llonga

Obras de una de las reparaciones de un blandón en la entrada de Jesús. | VICENT MARÍ

Hace casi cinco años, en abril de 2018, que se acometieron las obras de la última reparación, la tercera, de la travesía de Jesús, la entrada a este núcleo de población. Con un presupuesto de 1,4 millones de euros y un plazo de ejecución de sólo cinco meses, la reforma de esta vía duró casi dos años (21 meses). A ello se deben sumar hasta tres intervenciones posteriores para reparar blandones por la deficiente ejecución de las obras y los materiales empleados, según los informes técnicos del Consell, por parte de la constructora Vías y Construcciones.

Este proyecto se convirtió en un auténtico calvario para el anterior gobierno de izquierdas, comparable, en este mandato, al que ha sufrido el centro-derecha con el centro provisional de baja exigencia de sa Joveria.

La tercera reparación no fue suficiente para subsanar las deficiencias de la travesía, que, en algunos tramos, aún tiene blandones. Ahora, el Consell ejecutará por su cuenta la cuarta intervención para tratar de arreglar definitivamente los desperfectos y posteriormente pasará la factura a la constructora, según el vicepresidente primero, Mariano Juan.

El Consell dio el final de obras en abril de 2017, después de que, durante un mes, se ejecutase la primera de las tres intervenciones posteriores para reparar los blandones del firme. Inicialmente, la constructora se negó a asumir el coste de esta reparación con el argumento de que los defectos de las obras se debían al proyecto, que se cumplió estrictamente y estaba mal hecho. Finalmente, accedió a reparar la vía, pero reclamó también al Consell 155.000 euros por los sobrecostes que le supuso la ampliación del periodo de ejecución de las obras, sobre todo por la excavación arqueológica.

La institución ha esperado tanto a acometer esta reparación porque su intención es ejecutarla conjuntamente con el proyecto de reposición asfáltica de la carretera de Cala Llonga. El Consell ya cuenta con el proyecto, que se ha encargado a una empresa externa, y los técnicos de la institución lo están supervisando.

En total, el proyecto está presupuestado en 5,1 millones de euros y no sólo contempla el asfaltado de la vía hasta el cruce de Cala Llonga y el saneamiento (levantar de nuevo el firme) de los tramos con blandones de la entrada a Jesús, sino también la instalación de dos paradas de autobús solicitadas por los vecinos de Cala Llonga y «el arreglo» del carril para bicicletas de la variante de Jesús.

Conexión del carril bici

Por un defecto del proyecto de las obras de desdoblamiento del tramo de Ca na Negreta y la variante, el carril bici quedó cortado por dos biondas (vallas metálicas de protección). Ahora, según explica Juan, este carril se conectará por arriba con el barrio de Can Lluís y por abajo con la calle Faisán. «El carril bici entrará en funcionamiento y se podrá circular desde Jesús hasta la escuela y el barrio de Can Lluís», explica.

El presupuesto del Consell de 2023 ya prevé una partida para que se puedan licitar estas obras y ejecutar a lo largo del año.

Actualmente, se está ejecutando, con un presupuesto de cuatro millones de euros, el proyecto de asfaltado de todo el trazado de la carretera que une Ibiza con Sant Josep y que también incluye la limpieza de cunetas y drenajes que transcurren por debajo de la vía, sustitución de biondas e iluminación en algún punto.

Compartir el artículo

stats