Suscríbete Diario de Ibiza

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis política en Sant Antoni: «La bomba de relojería» estalla tras 1.263 días de peleas y desconfianza

La marcha sin freno hacia el precipicio y las desavenencias se agravan en mayo de 2021 cuando el primer teniente de alcalde de El PI gana el primer pulso públicamente al alcalde de Sant Antoni y tumba en el pleno su propuesta de reestructuración de Urbanismo

Joan Torres, Marcos Serra y José Ramón Martín, en junio de 2019, cuando presentan el acuerdo para gobernar juntos en Sant Antoni. J.A.Riera

A seis meses de las elecciones, el pacto tripartito de centroderecha en Sant Antoni se ha hecho trizas. Pero ahora de verdad. El equipo de gobierno se ha roto y el PP gobernará los últimos meses del mandato en minoría, con un gobierno sólo de concejales del PP después de la destitución del primer teniente de alcalde, Joan Torres, de El PI, y la dimisión y el paso a la oposición del segundo teniente de alcalde, José Ramón Martín, de Ciudadanos, en contra de la posición de su partido. Pero el pacto como tal se quebró mucho tiempo antes.

En octubre de 2020, Torres, se alía con PSOE-Reinicia y Unidas Podemos y logra la mayoría para imponer a sus socios de PP y Ciudadanos que el Ayuntamiento se posicione en contra del tráfico de ferris en el puerto. Esta primera discrepancia en el seno del incipiente tripartito de centro derecha no tiene más consecuencias porque, previamente, cuando firmaron el pacto de gobierno los tres partidos acordaron libertad de voto sobre esta cuestión.

Sin embargo, siete meses después, en mayo de 2021, El PI gana el primer enfrentamiento directo con el alcalde, Marcos Serra, y bloquea, con la ayuda de los dos grupos de la oposición, la propuesta de reestructuración del área de Urbanismo. Este episodio marca el camino hacia el precipicio.

Anteriormente, ya había habido cruces de acusaciones y descalificaciones entre los socios de gobierno, lo que condiciona el clima de desconfianza, sin posibilidad alguna de reconducirse, que estalló definitivamente el pasado martes cuando el representante de El PI votó en contra y tumbó, también con el apoyo de la oposición, el presupuesto de su propio gobierno. El motivo argumentado por Torres: la negativa del alcalde a firmar un documento (otra evidencia de la manifiesta desconfianza entre unos y otros) en el que se comprometiera a iniciar el proceso para dar cumplimiento a cuatro acuerdos del pleno propuestos por su grupo.

Fue el desafío definitivo, el que colmó el vaso y que el alcalde calificó de «chantaje». Después de 1.263 días de vía crucis político en un gobierno de continuo fuego cruzado ‘amigo’, Marcos Serra dijo basta y dio por rota definitivamente su relación con Joan Torres y lo destituyó del equipo de gobierno. No previó que el segundo teniente de alcalde, José Ramón Martín, de Ciudadanos, anunciase su dimisión irrevocable y su paso también a la oposición, en contra de la posición de su partido. De todos modos, la relación de Martín con Cs también hacía tiempo que estaba rota, pero esa es otra historia. Aquí sigue la cronología de la relación imposible de PP, El PI y Cs en Sant Antoni.

Joan Torres levanta el brazo en una de las votaciones en un pleno en la que se desmarca de sus socios de gobierno de PP y Ciudadanos. VICENT MARÍ

JUNIO DE 2019

La concejala tránsfuga del PSOE advierte: el nuevo tripartito es «una bomba de relojería»

La concejala del PSOE Cristina Ribas avisa un día después del pleno de investidura del nuevo gobierno municipal que el tripartito PP, El PI y Ciudadanos es «una bomba de relojería», apuntando directamente a la inestabilidad que genera Torres.

El anterior tripartito de izquierdas se rompió por la negativa del entonces alcalde Josep Tur Cires a atender la solicitud de su socio de El PI de destituir a Ribas, después de que esta se diera de baja de este partido. El tripartito de centro izquierda (PSOE, El PI y Reinicia) duró 68 días más que el de la versión de centroderecha.

Joan Torres conversa con el portavoz de PSOE-Reinicia, Simón Planells, ante la atenta mirada de Cristina Ribas. Vicent Mari

SEPTIEMBRE DE 2020

El PI y Cs lanzan el primer aviso: la gestión de Urbanismo «no puede seguir así»

El PI y Cs coinciden en que es «muy preocupante» la situación del departamento de Urbanismo, que «no arranca». Torres afirma que hay «un atasco monumental» en la concesión de licencias y admite que esta situación puede afectar al pacto de gobierno.

A esto, se suman las críticas de Torres por «la inaceptable» gestión de las licencias de las viviendas de madera prefabricadas de Can Germà. La crisis se resuelve con la decisión del alcalde de asumir directamente el área de Urbanismo, la tercera persona en menos de dos años que se pone al frente de esta área. Previamente, pese a sus críticas, tanto el concejal de El PI como el de Ciudadanos rechazan tener en sus manos esta patata caliente.

Obras para construir las viviendas prefabricadas de madera de Can Germà. JA RIERA

AGOSTO DE 2021

Cs rompe la unidad, denuncia irregularidades y dispara contra la gestión de El PI

Ahora es el segundo teniente de alcalde, José Ramón Martín, de Cs, el que rompe la unidad del tripartito y vota en contra, aunque sin el resultado esperado por la falta de apoyo de PSOE-Reinicia, al pago de una factura por las obras de supresión de barreras arquitectónicas porque el presupuesto del proyecto había aumentado por encima del 30% y, en contra de lo que determina la ley, no se había aprobado una modificación del mismo. «No estoy aquí para girar la cara», justifica Martín. También vota en contra, infructuosamente, de la modificación de la ordenanza del taxi defendida por Torres, a la que compara con «un chicle»: «La masticas y al final no hay manera de tragarla».

SEPTIEMBRE DE 2021

Nuevo cisma por Urbanismo y el alcalde pasa al ataque y critica la gestión de Torres

El PI convoca a los medios de comunicación a una rueda de prensa para denunciar la decisión del alcalde de que a partir de ahora el área de Urbanismo es la que emite los informes de las alineaciones urbanísticas, en lugar del departamento de Obras Públicas como se había hecho siempre. Torres lo considera «grave» y amenaza con la dimisión o la ruptura del pacto.

No tan comedido como en anteriores enfrentamientos, Marcos Serra pasa al ataque y tacha de «preocupante» la demora que arrastran los proyectos que dependen de la gestión de Torres, como la reforma del casco urbano, el nuevo auditorio o la reforma de la antigua sede del Consistorio.

OCTUBRE DE 2021

El PI tumba una modificación del PGOU por el pulso sobre los fumaderos y salas de juego

Torres se vuelve a salir con la suya, y ante la negativa del alcalde de incluir en una modificación puntual del planeamiento urbanístico una regulación para limitar la apertura de nuevas salas de juego y fumaderos (Serra propone infructuosamente posponerlo), vota en contra de la propuesta del equipo de gobierno y, con la ayuda de la oposición, la bloquea.

El primer teniente de alcalde admite en el pleno que su decisión podría suponer su inmediata destitución, pero el alcalde dice que aún confía en reconducir la situación. En todo caso, Serra reconoce tras el pleno que a veces piensa que Torres está buscando que lo eche del equipo de gobierno.

OCTUBRE DE 2021

Cs dice basta y pide al alcalde que eche a Torres para zanjar «un espectáculo bochornoso»

Cansado de Torres, el segundo teniente de alcalde, José Ramón Martín, pide públicamente al alcalde que destituya a su socio de El PI. «La situación no tiene ni pies ni cabeza. No se puede demorar más», afirma el edil de Ciudadanos, que asegura que Serra está «secuestrado» por El PI y ya «no se puede reconducir» la situación. «Cada dos por tres nos tumbará las cosas que llevemos al pleno», advierte. El alcalde no le hace caso y afirma que entiende «la indignación» de Martín, pero apuesta por «el diálogo», que desde hace tiempo ya no existe.

Marcos Serra, Joan Torres y José Ramón Martín, los tres exsocios de gobierno de Sant Antoni, durante un pleno. JA RIERA

OCTUBRE DE 2021

El alcalde pasa por el aro y regula los fumaderos y las salas de juego con reproches a Torres

Finalmente, casi un mes después, el alcalde lleva de nuevo a pleno la modificación puntual del PGOU con la regulación pactada con el primer teniente de alcalde de El PI sobre las salas de juego y los fumaderos y consigue aprobarla.

Torres destaca que se siente «útil» al actuar de puente entre todos los grupos para llegar a acuerdos, a lo que Serra le responde que también debería serlo en los departamentos que gestiona. En su réplica, el edil de El PI echa más leña al fuego e invita al alcalde a destituirlo si considera que no es útil.

ENERO DE 2022

El PI se desmarca del «elevado» contrato con la TEF y amenaza con bloquear el presupuesto

El primer teniente de alcalde fuerza al alcalde a recortar a la mitad un contrato hasta final del mandato con la Televisió d'Eivissa i Formentera (TEF), que, sin licitación, asciende incialmente a 152.000 euros. Torres se desmarca desde el primer momento del acuerdo del alcalde con la TEF y dice que incluso ha debatido con su partido la posibilidad de votar en contra, por esta cuestión, de la aprobación definitiva del presupuesto municipal de 2022. «Éramos conscientes de que votar en contra podría haber causado problemas graves en el gobierno», admite entonces.

El alcalde arremete contra su socio de El PI, al que echa en cara que sí votó a favor del anterior contrato con la televisión local del grupo Prensa Pitiusa y le recuerda que «siempre ha estado muy dispuesto a salir en el programa de televisión». «No sé a qué viene su cambio de criterio, pero tampoco me sorprende que vote en contra de lo que hemos pactado antes», agrega.

MAYO DE 2022

Torres deja en el aire con la ayuda de la oposición la obra del artista Okuda en el West End

El primer teniente de alcalde vuelve a asestar un golpe al alcalde y, con el apoyo de la oposición, logra que el pleno apruebe una propuesta para que todas las esculturas e intervenciones artísticas en la calle se contraten a través de un concurso público.

Con esta propuesta se pretende evitar que el Ayuntamiento contrate a dedo a artistas para que hagan intervenciones en la calle, como el tirachinas de sa Punta des Molí o la propuesta de Okuda San Miguel para reproducir una de sus geoméricas y coloridas obras sobre el asfalto de la calle principal del West.

Entonces, José Ramón Martín acusa a Torres de ser «un topo» de la oposición para boicotear la acción de gobierno. Pese a este acuerdo de pleno, el alcalde posteriormente afirma que el proyecto de Okuda seguirá adelante y Torres lo califica de «alcaldada».

Recreación virtual de la obra que el artista Okuda proyecta en la calle principal del West. D. I.

SEPTIEMBRE DE 2022

El PSOE salva al alcalde de otro desmarque de El PI para impedir festivales musicales en verano

PSOE-Reinicia sale al rescate del alcalde y evita que pierda otra votación por el desmarque de su socio de El PI. En esta ocasión se trata de una propuesta de Unidas Podemos para impedir la celebración de «macroeventos» musicales en el exterior entre los meses de junio y septiembre. El alcalde gana este pulso a Torres al convencer al grupo socialista de que no apoye esta propuesta con el argumento que, si se aprueba, la fiesta de Nochevieja en la carpa municipal, al no ser una fiesta patronal, se deberá acabar a medianoche con las campanadas.

Dos propuestas de moción de censura que se quedan en nada

A principios de octubre del año pasado, el primer teniente de alcalde, Joan Torres, de El PI, comunica al alcalde, Marcos Serra, que va a reunirse con el grupo PSOE-Reinicia para explorar una posible moción de censura para cambiar el gobierno. El motivo es la crisis, la enésima, abierta por la regulación de los fumaderos y salas de juego y las declaraciones del segundo teniente de alcalde de Ciudadanos, José Ramón Martín, en las que pide al alcalde que eche a Torres.

Inicialmente, tras una reunión de El PI con el PSOE, el portavoz de PSOE-Reinicia, Simón Planells, asegura la disponibilidad de su grupo para negociar la moción de censura, pero poco después da marcha atrás. En abril del mismo año, tras la dimisión forzada del concejal de Hacienda Xico Cardona por las obras ilegales en su casa, el PSOE instó a El PI y Cs a negociar una moción de censura, pero luego se olvidó y no dio ni un paso más.

Compartir el artículo

stats