El británico Levi Davis, jugador de rugby del Worthing RFC y estrella de la televisión de Reino Unido llegó a Ibiza a mediados de octubre para visitar a un amigo que vive en la isla. Pero el día 29, cargado solo con una pequeña mochila y dejando todas sus pertenencias en Ibiza, se fue a coger un ferri hacia Barcelona. Y en la Ciudad Condal se le pierde el rastro. En total, cinco semanas sin noticias de Levi.

Hoy publica el Daily Mail que la última comunicación que tuvo con su madre fue el mismo 29 de octubre, cuando el jugador le envió un vídeo en el que aparece en la cubierta del ferri y dice "Hola mamá, esto es precioso", refiriéndose al paisaje.

Davis había estado sufriendo depresión y decidió viajar a Europa para tomarse un descanso después de una lesión en la rodilla que lo dejó fuera del rugby.

El joven de 24 años visitó el pub Old Irish en La Rambla catalana y fue captado por las cámaras de seguridad a las 22 horas saliendo del bar. Su familia no lo ha visto ni ha sabido nada de él desde entonces y la búsqueda continúa, en la que están implicados los Mossos, aunque sin ninguna pista por ahora.

Hace casi dos semanas, su pasaporte fue encontrado en la zona portuaria de Barcelona y su madre, Julie, ha afirmado a la BBC  que desde que se encontró el documento de identidad de Levi, no se le ha dado más información.