Día del Periodista 50% DTO. Diario de Ibiza

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Abogacía en Ibiza: 20 minutos para negociar y evitar litigios costosos

Letrados y mediadores de las Pitiusas ofrecieron consultas gratis en la sede del Colegio de Abogados

El letrado Eduard Clavell atiende a una asistente a las jornadas de puertas abiertas. J.A. Riera

No es que con el ‘Black Friday’ los bufetes de abogados se volvieran este viernes locos y regalaran sus servicios. Desde hace 14 años en Baleares, y algo menos en las Pitiusas, letrados y mediadores abren gratis sus consultas a los ciudadanos para que les trasladen las dudas legales que ocupan sus cabezas. Más de una cincuentena de personas pasó ayer por la sede del Colegio de Abogados de Balears (Icaib) en Ibiza entre las 9 y las 14.30 horas para recibir asesoramiento de varios profesionales, que voluntariamente pusieron sus conocimientos al servicio de la ciudadanía.

Eva María Cardona, miembro de la junta del Icaib, ayer en la sede del colegio en Eivissa. | J.A. RIERA

Las jornadas pretenden ofrecer una asistencia que permita a los interesados resolver sus dudas satisfactoriamente y ayudarles a afrontar sus conflictos sin que estos se enconen y terminen en litigios «que se complican y tienen un coste de dinero, tiempo y emocional», explicó Eva María Cardona, miembro de la junta del Icaib. La filosofía de las jornadas se resume, expuso, en el lema «más vale prevenir que litigar».

Además de las dudas atendidas por los letrados, se ofreció información sobre el servicio de mediación del Icaib, con acuerdos con las cámaras de comercio de las islas. Cardona reivindicó este servicio como «complementario a la abogacía cuando es posible negociar y conviene que la relación entre las partes dure aunque se reconvierta», como en el caso de divorcios o desencuentros de trabajo. El tiempo establecido para las consultas, atendidas por diez abogados y siete mediadores, es de 20 minutos.

Una de las asistentes acudía ayer a las jornadas en busca de asesoramiento legal para afrontar un proceso de divorcio. «Me han aclarado mucho», declaró esta usuaria, que llegó con la intención de conocer las opciones con las que contaba, y afirmó estar «agradecida» con la iniciativa, de la que tuvo conocimiento a través de un correo electrónico del trabajo.

Las jornadas constituyen una iniciativa a nivel balear con 14 años de rodaje, aunque ni en 2020 ni en 2021 se celebraron debido a la pademia de covid. Se trata de un evento que tradicionalmente ha recibido buena acogida por parte de la población de Ibiza y Formentera, destacó Cardona. Con todo, la asistencia a la celebración de puertas abiertas fue inferior a la de anteriores ediciones.

Según explicó Cardona, algunas de las personas que habían reservado cita finalmente se ausentaron. El lado bueno es que permitió dedicar más tiempo a la atención de las dudas legales de los ciudadanos que sí pudieron acudir. Algunos, de hecho, aprovecharon para realizar una consulta extra, señaló Cardona.

En esta ocasión, asistieron 58 personas y se tramitaron 79 cuestiones. La categoría de familia y sucesiones fue la que más consultas concentró, con 28, las cuestiones generales de ámbito civil ocuparon 26 de las dudas trasladadas a los letrados, la cifra de mediaciones se situó en doce, las preguntas sobre el ámbito laboral, en cuatro, las mismas que las relativas a temas administrativos, se atendieron tres consultas relativas a extranjería y dos sobre temas penales. Habitualmente, las preocupaciones más comunes en las rondas de consultas remiten a asuntos de familias, divorcios, arrendamiento y herencias, apuntó Cardona.

La sensación común entre los letrados y mediadores voluntarios era que los asistentes salen satisfechos. Un ejemplo de ello, explicó Cardona, es el de un matrimonio que pretende divorciarse y, tras acudir la mañana de ayer a la jornada de puertas abiertas, pudo conocer en una consulta sobre mediación el procedimiento con el que quedaron más conformes para afrontar las cuestiones legales de la separación. Según añadió la abogada, incluso tuvieron la oportunidad de recibir el asesoramiento extra de un abogado de familia. «Descubren una vía de solución que a lo mejor no conocían, pero que es la más adecuada», declaró Cardona.

La letrada Rosa María de Hoyos es precisamente abogada de familia, además de mediadora y una de las voluntarias que participa en la iniciativa por segunda ocasión. Asistió a la última edición, la de 2019, celebrada antes de la pandemia de covid. De Hoyos refrendó la gran cantidad de cuestiones legales que ocupan al ámbito de la familia, ya que recordó que en la última edición atendió un número elevado de consultas.

Compartir el artículo

stats