Suscríbete Diario de Ibiza

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

25N en Ibiza: Exigen a las administraciones y a la sociedad «profundidad» para acabar con la violencia machista

Califican de «escalofriante» el número de víctimas atendidas por la Oficina de la Dona

5

Los asistentes del 25N en Ibiza Vicent Marí

Más profundidad en la lucha contra la violencia machista. Es lo que han exigido este viernes a las administraciones públicas y la sociedad civil las seis asociaciones que forman la plataforma Feministes d’Eivissa ( Emprendada Feminista, Dones Progressistes, Metges del Món, Sa Clau de s’Armari, Plataforma Pensionista Pitiüsa y Associació Reminyola) en el manifiesto leído en el acto central del 25N. Un acto que se celebró en Vara de Rey y al que han asistido cerca de un centenar de personas.

«Desde Ibiza manifestamos nuestro rechazo absoluto a la falta de derechos de las mujeres», lee una de las portavoces del colectivo, que califica de «escalofriante» el número de víctimas de malos tratos atendidas en lo que va de año en la Oficina de la Dona: 472 mujeres que llegaron acompañadas de 54 niños y niñas. El texto, consensuado días antes por las seis entidades, recuerda a la iraní Masha Amini, asesinada a los 22 años por dejar el cabello a la vista bajo el hijab. Pero también «con dolor» a algunas de las víctimas de violencia machista de los últimos años en la isla: «Sara Calleja, que se suicidó a consecuencia del acoso de su expareja, todavía pendiente de juicio; Nuria Escalante, cuyo cuerpo no se ha encontrado y cuya desaparición no se ha esclarecido; Rossanna Venturini, la única víctima mortal del incendio en el edificio ocupado de Figueretes porque su maltratador (que fue absuelto) la tenía encerrada; Ada Graciela Benítez, asesinada por su expareja en connivencia con el compañero de piso de Ada, que fue absuelto». Cuatro mujeres a las que añaden dos más: «Ingrid K., conocida como Paula, murió en extrañas circunstancias el pasado 15 de octubre. Finalmente, Elena Livigni Giménez, quien fue asesinada en 2021 en Playa d’en Bossa a manos de su pareja, que posteriormente se suicidó». Para todas ellas exigen «justicia» en una tarde de denuncia y reivindicación que comienza poco después de las cinco con el tradicional taller de pancartas. «Soy la heroína de la historia, no necesito ser salvada», «ecofeminisme o barbàrie» o «a mí también me gustan las mujeres y no las violo», se lee en algunos de los mensajes que los asistentes escriben en cartulinas moradas. Los rotuladores se detienen poco antes de la lectura del manifiesto para observar, en un vídeo, cómo las mujeres han reaccionado al asesinado de Masha Amini, unas imágenes a las que ha dado paso, con una grabación, Ghazaleh Khorraminiya, la joven iraní que recaló en Ibiza tras huir de su país por su activismo por los derechos de las mujeres.

Pobreza y brecha de género

«Seguimos denunciando con datos la injusticia y la violencia que sufren las mujeres en todo el mundo», continúan leyendo las portavoces antes de recordar que ellas son las que más horas dedican a los cuidados y las que más trabajan a pesar de lo cual «siguen siendo las más pobres». «La brecha de género abarca desde el salario a las pensiones», añaden.

El manifiesto recuerda también la difícil situación que han vivido las mujeres que durante la pandemia tuvieron que confinarse con sus maltratadores. Un encierro en el que «recibieron las peores consecuencias, en forma de violencia y de pobreza». En este sentido, el manifiesto hace hincapié en «los precios desorbitados de la vivienda» de la isla, lo que sumado a la «inflación al alza» hace que la pobreza aumente entre las mujeres y se cronifique. «En una isla donde abundan el lujo y el turismo no se puede aceptar la pobreza de tantas mujeres trabajadoras», señala el manifiesto, que califica de «lacra» la prostitución y el tráfico de mujeres para la explotación sexual, un problema especialmente sangrante en la isla debido entre otros motivos, precisamente, a ese lujo y ese turismo: «En la isla, donde hay una gran demanda de prostitución por parte de hombres hay una importante presencia de mujeres prostituidas provenientes de países empobrecidos, traídas a través de mafias, principalmente en verano». De la misma manera, lamentan la «persecución» que sufren «en muchos países» las mujeres lesbianas, bisexuales, transexuales e intersexuales e insistien en cómo el machismo se expande también entre niños y adolescentes: «El supremacismo machista se visibiliza a menudo incluso entre la gente joven». Como ejemplo de esto último las convocantes del acto principal del 25N mencionan los cánticos machistas proferidos recientemente por los estudiantes internos en el colegio mayor Elías Ahuja de Madrid.

El colectivo feminista de la isla denuncia el resurgir «de partidos fascistas, racistas y homófobos que son violentos y niegan la existencia de la violencia hacia las mujeres» y a los que acusan, incluso, de alentar «comportamientos e ideologías que atentan de manera flagrante contra los derechos humanos y la convivencia pacífica y democrática». A ellos se dirigen directamente con un sonoro: «Queremos reivindicar nuestro derecho a vivir sin violencia ni opresión».

Las feministas de la isla destacan el «compromiso» de los hombres que se suman a la lucha antes de dar por concluida la jornada de denuncia. «¡No más violencias machistas! ¡Ni en Ibiza ni en ningún sitio! ¡Basta de impunidad!», gritan mientras algunas de las asistentes alzan aún más sus corazones violetas con mensajes feministas: «¡Ni un paso atrás!».

Compartir el artículo

stats