La Policía Nacional de Ibiza detuvo el viernes a un hombre español de 31 años por captar a jóvenes por Internet y agredirles sexualmente. Según detalla una nota de prensa del Cuerpo Nacional de Policía, el hombre, que ya tenía antecedentes por los mismos hechos, contactaba con jóvenes a los que engañaba para agredirles sexualmente.

"Dos hermanos menores de edad denunciaron a la Unidad de Atención a la Familia y Mujer a principios de la semana pasada que un hombre con un nombre falso les estaba acosando", explica la Policía en el comunicado. El hombre había hablado por redes sociales con el hermano mayor hace unos meses para citarle en una vivienda "con diversas excusas" y agredirle sexualmente. "El hermano mayor en ese momento guardó silencio, pero dio el paso de denunciar porque hacía pocos días [el acusado] estaba intentando lo mismo con su hermano pequeño, a quien estaba convenciendo para realizar los mismos actos", detalla la nota.

El arrestado, según explica la Policía, enviaba fotografías y vídeos eróticos a los hermanos y también mensajes lascivos. Después, eliminaba el contenido, pero los hermanos guardaron capturas de pantallas y grabaron vídeos desde otro dispositivo.

Antecedentes por los mismos hechos

Los agentes comenzaron una investigación e identificaron al hombre, que fue reconocido por ambos menores, según agrega la nota. "Tras la detención, los agentes localizaron la vivienda donde se produjo la primera agresión, que era una habitación alquilada de la que fue expulsado antes de que acabar el mes", prosigue la Policía. El hombre acosaba a un menor que solía ir al domicilio y a sus amigos, a los que les invitaba a jugar a la consola en su habitación "y les ofrecía drogas y regalos", indica el comunicado.

Tras localizar la habitación, los agentes dieron con su vivienda actual, "que el hombre intentaba ocultar a la policía y negó que vivía ahí a pesar de que dentro estaban sus enseres y su documentación personal".

El hombre ya había sido detenido en dos ocasiones acusado de los mismos delitos y, según la Policía, había actuado de la misma forma. En los dos casos previos, la Policía detalla que el hombre contactaba con chicos de entre 13 y 17 años a través de sus redes sociales, con los que hablaba y se ganaba su confianza y descubría el tipo de videojuegos que les gustaban para generar una conversación interesante. "También les ofrecía drogas si veía que los jóvenes consumían", indica la nota. El objetivo era engañar y convencer a los chicos para que fueran a su casa para que nadie le viera. "También borraba las conversaciones y fotografías que pudieran comprometerle con el delito", asegura la nota.

Además, la Policía informa de que, durante estos años, el detenido ha acumulado hasta siete órdenes de alejamiento de varios menores de distintas partes de la isla, "lo que indica que sigue intentando aprovecharse de ellos, tomando cada vez más medidas de seguridad a pesar de las detenciones e investigaciones a las que fue sometido".

Una vez detenido y puesto a disposición judicial, ingresó en prisión, y la investigación ha quedado abierta para localizar a más víctimas, explica el comunicado.

La Unidad de Atención a la Familia y Mujer (UFAM) de la Comisaria de Policía Nacional de Ibiza ofrece asistencia a las personas que sufren este tipo de delitos, así como a los menores que puedan ser víctimas de este varón en concreto. Los agentes piden que las víctimas se pongan en contacto con ellos para informarles de estos hechos y así puedan esclarecer la conducta de este hombre en otras ocasiones. Las posibles víctimas pueden dirigirse, de forma confidencial, a este correo electrónico de la UFAM: ibiza.ufam.investigacion@policia.es.