Suscríbete Diario de Ibiza

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Ayuntamiento de Ibiza reducirá los caminos de es Soto y creará fajas para evitar incendios

La zona forestal junto a la muralla está llena de senderos y restos generados por la práctica del ‘cruising’

Imagen de es Soto tras el incendio que sufrió en julio de 2019. | TONI ESCOBAR

El Ayuntamiento de Ibiza ordenará los caminos de es Soto, reduciendo el número de senderos abiertos entre la vegetación, dentro del plan de ordenación forestal que acometerá para impulsar los valores de esta zona y reducir el riesgo de incendios. «Es un espacio que vale la pena recuperar con un itinerario para así aprovechar su riqueza natural y sus vistas a Dalt Vila y a Formentera», destaca el concejal de Medio Ambiente de Vila, Jordi Salewski.

Basura acumulada por la práctica del ‘cruising’ en es Soto, en una foto de archivo. | J.A.RIERA

El plan de gestión forestal acaba de salir a concurso público, con un presupuesto de 40.000 euros, financiado con los fondos Feder de la Unión Europea. Esta contratación externa tendrá una duración de tres meses y ocupará a un mínimo de tres operarios para desbrozar todo el entorno natural comprendido entre el sur de la muralla renacentista y la costa, así como la eliminación de las especies vegetales invasoras y la creación de fajas protectoras contraincendios.

En julio de 2019 tuvo lugar un incendio en el pinar más cercano al aparcamiento de es Soto

decoration

Cabe recordar que a finales de julio de 2019 tuvo lugar un incendio en el pinar más cercano al aparcamiento de las escaleras que conducen al interior de la muralla, aunque quedó en un susto por la rápida intervención de los bomberos.

Además, se recuperarán las paredes de los antiguos bancales que quedan en la loma de la colina. «Hay algunas paredes ocultas que habrá que desbrozar para saber en qué estado se encuentran, pero se trata de que se puedna explicar y mostrar los espacios que tuvieron un pasado agrícola», detalla Salewski.

Ordenación de los senderos

La principal actuación prevista en este plan de gestión forestal es la eliminación de senderos. «Ahora hay demasiados caminos abiertos, así que se taparán con fajas de vegetación para evitar que la gente vaya entre los árboles con riesgo de incendio», apunta Salewski.

El objetivo de Vila es delimitar y señalizar un itinerario que invite a pasear

decoration

El concejal recurre al eufemismo de «zona de movimiento» cuando se le pregunta directamente por los efectos del cruising en esta zona, donde se amontonan preservativos y papel higiénico entre la vegetación. Es Soto incluso llegó a estar promocionado como espacio idóneo para estos escarceos sexuales en un folleto del Consell dedicado al turismo gay.

Ahora, el objetivo de Vila es delimitar y señalizar un itinerario que invite a pasear «e intentar reconducir a la gente y que se generen demasiados residuos». Para ello, se instalarán papeleras junto al camino, aunque Salewski indica que ya se llevan cabo campañas de limpieza periódicas. «Hace falta un espacio para caminar y que la gente pueda pasear por la naturaleza junto a pocos minutos de la ciudad», concluye.

Un espacio para la divulgación ambiental en la ciudad

Uno de los objetivos que se marca el Ayuntamiento de Eivissa con el plan de gestión forestal de es Soto es aprovechar la ordenación del espacio para fomentar una ruta de divulgación ambiental. «Ya se ha llevado acabo alguna visita y se organizarán muchas más, porque cuenta con mucha variedad de plantas y una panorámica a todos los islotes de es Freus», valora el concejal de Medio Ambiente, Jordi Salewski.

La vegetación de es Soto, caracterizada por su espesa garriga mediterránea, tiene como elementos más visibles los ejemplares de pino blanco, además de alguno piñonero, así como las sabinas y lentiscos. La falda de la colina hasta el mar ofrece también un catálogo de variedades herbáceas y arbustos característicos de la isla como la lavanda, el tomillo o la ruda, además de esparragueras, marrubios y alcaparras.

Tampoco faltan especies invasoras como las banderillas, y el plan de gestión forestal de este entorno de la ciudad prevé retirar buena parte de la vegetación alóctona.

Respecto a su fauna, es Soto destaca por su abundante población de lagartija autóctona y, junto a es Puig des Molins, quiere aprovecharse este espacio como reserva de Podarcis pityusensis. Esta figura, de momento de carácter simbólico, se está impulsando desde principios de año ante la preocupación social generada por los efectos de la invasión de serpientes sobre las lagartijas. La reserva, impulsado por la comunidad científica local, se acompañará de un plan de concienciación y divulgación.

Compartir el artículo

stats