Poesía

El ibicenco George Casterad lanza su primer poemario

El joven autor se estrena en la literatura con ‘Mírame con palabras’, autoeditado con Círculo Rojo

Portada del poemario de George Casterad.

Portada del poemario de George Casterad. / D.I.

Redacción

Con tan solo 21 años George Casterad acaba de publicar su primer poemario, ‘Mírame con palabras’, un libro «íntimo y valiente» que habla sin tapujos de sentimientos y de las contradicciones de la vida. Autoeditada con Círculo Rojo, la obra se publicó el pasado 30 de septiembre aunque se gestó mucho antes, cuando Casterad tenía 17 años y se marchó a estudiar artes gráficas a Barcelona. Fue por entonces cuando el autor cayó en depresión y la escritura se convirtió en su válvula de escape y «en la mejor manera de extraer luz de las sombras».

El joven ibicenco George Casterad.

El joven ibicenco George Casterad. / D.I.

Como explica el escritor Óscar Fábrega, que prologa esta colección de «poemas, aforismos y reflexiones», las páginas de ‘Mírame con palabras’ «son un canto al amor, a la vida, a la vida herida por el amor...». Pero en este primer poemario George Casterad no se limita a escribir versos sobre amor y desamor. Tiene también poemas «más existencialistas y filosóficos» en los que reflexiona sobre temas diversos como «la amistad, el perdón, la hipocresía la maldad» o habla de «la complicada gestión de las emociones, de los recuerdos que lastran o de ese futuro que nunca llega».

Destaca Fábrega la capacidad del joven ibicenco para producir en el lector reacciones de todo tipo, «desde la pura y dura náusea existencial hasta el enamoramiento» y también su «maestría para exponer y definir sentimientos». Afirma en este sentido que las reflexiones de Casterad llegan a ser «desasosegantes» por la tristeza que desprenden, aunque al final, dice, el autor «apuesta por la esperanza y la felicidad». «Todo irá bien incluso cuando las cosas estén mal», comenta Casterad en el poemario.

«Difícil, compleja, emotiva, existencial, actual» son algunos de los adjetivos que le dedica Fábrega al primer poemario de Casterad. «No sé por dónde empezar, con el cuaderno tan vacío y la mente tan llena», así empieza su primer poema.