Día del Periodista 50% DTO. Diario de Ibiza

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los colegios con alumnos de bajo nivel socioeconómico podrán hacer grupos más reducidos

La conselleria de Educación propone reducir entre el 10 y el 20% las ratios a lo largo de los próximos cuatro años en aquellos centros públicos que tengan estudiantes con más necesidades

Alumnos de un colegio de Palma durante una clase. | DM

Reducir las ratios, el número de alumnos por aula, es una demanda recurrente del profesorado y vuelve a estar sobre la mesa ahora que se negocia el segundo acuerdo marco. La propuesta de la conselleria de Educación no es una bajada de ratios generalizada sino atendiendo al tipo de alumnado: así, de momento se plantea reducir los grupos en los colegios e institutos con estudiantes con nivel socioeconómico y cultural más bajo.

La bajada se podría notar especialmente en Primaria, que es donde se concentran más grupos por encima de lo permitido por la ley: aunque el promedio en esta etapa es de 20,4 alumnos por aula, pero en un 6% de los grupos se superan los 25 estudiantes. Y en un tercio de los grupos de Primaria la ratio supera los 23 niños por clase.

Antoni Morante, director general de Planificación, Ordenación y Centros, explica que bajar las ratios es una medida sobre cuya efectividad hay dudas en la literatura científica: «Los estudios dicen que una reducción de ratios es buena si se aplica con alumnos con dificultades, pero no está tan clara su efectividad en los otros casos», asegura.

Por eso, señala, la propuesta de Educación se limita de momento a los centros con alumnos con más necesidades. Morante recuerda además que los promedios señalan que prácticamente todos los grupos de la red pública están ahora por debajo de los máximos fijados por la normativa: se exceden en un 1% de las clases en Infantil y en un 6% en Primaria, pero se cumplen al 100% en ESO y Bachillerato. Así, en Infantil la ratio media sería de 19,2 niños por clase; de 20,4 en Primaria; de 25,3 en ESO y de 26,2 en Bachillerato. Cuando se exponen estas cifras, los sindicatos docentes siempre recuerdan que son promedios y que hay centros con clases más masificadas y que la diversidad que hay en las aulas de las islas exige bajar ratios para garantizar una atención individualizada.

La propuesta inicial de Educación sería en los próximos cuatro años reducir las ratios máximos hasta un 10% en aquellos centros públicos que tengan un alumnado con un índice socioeconómico y cultural (ISEC) bajo, por debajo del -0,25.

El ISEC es un indicador estándar (utilizado por ejemplo en las pruebas PISA) que se calcula haciendo una encuesta a las familias y alumnos para saber el nivel de estudios y la profesión de los progenitores; los recursos para el estudio que el alumno tiene a su disposición en su casa; o el número de libros que hay en el hogar. Entre un 35 y un 40% de los centros públicos tienen un ISEC por debajo del 0,25.

La Conselleria plantea una reducción aún más acusada en los llamados centros de atención preferente, cuyo ISEC está por debajo del -0,5. Son un total de 60 colegios e institutos de las islas, en los que además se dan una o dos de las siguientes condiciones: más del 27% de alumnado tiene necesidades específicas de apoyo educativo (NESE, categoría que incluye alumnos recién llegados de otros países o también niños con discapacidad); y/o más del 10% de alumnado procedente de colectivos socialmente vulnerables o con expediente abierto en los servicios sociales. En estos casos, la bajada podría ser de hasta el 20%, dejando clases de Infantil y de Primaria con 20 estudiantes; de ESO con 24 y de Bachillerato con un máximo de 29.

Esta propuesta es solo para la enseñanza pública, pero Morante señala que también se trabajará con la concertada una posible reducción de las ratios.

Compartir el artículo

stats