El Ayuntamiento de Ibiza ha transmitido un informe al Consell en el que detallan dos infracciones que han ocurrido en Vila con taxis de otros municipios. Según la información facilitada por el Consistorio, la primera incidencia tuvo lugar el 8 de septiembre. En dos ocasiones, se solicitó un taxi adaptado en el puerto de Botafoc y en ningún caso se recibió respuesta. La segunda infracción ocurrió dos días después, el 10 de septiembre, también relacionada con un taxi adaptado. Desde un hotel se pidió un servicio adaptado para ir al aeropuerto y fue rechazado en dos ocasiones, aseguran.

Desde la Federació Insular del Taxi de l'Illa d'Eivissa (Fitie) han informado al Ayuntamiento que en ambos casos el servicio se asignó a vehículos adaptados de otros municipios, no a taxis de Vila.

"Este tipo de servicios tanto al puerto como al aeropuerto y al hospital son esenciales y han de ser prioritarios", ha recordado el concejal de Movilidad, Aitor Morrás. "No podemos permitir que se repitan circunstancias como esta, por eso y una vez constatado que los taxis no son de Ibiza y que desde el Ayuntamiento no podemos imponerles ninguna sanción, estas incidencias se han puesto en conocimiento del Consell de Ibiza para que lleve a cabo las acciones oportunas", ha añadido Morrás.

Negarse a prestar servicios esenciales sin causa justificada está considerado como una infracción muy grave, según la Ley de Transporte de Baleares y el Reglamento del Servicio de Transporte del Ayuntamiento de Vila, y la multa oscila entre los 1.001 y 6.000 euros. Desde el Consistorio consideran que los hechos acontecidos son constitutivos de sanción, ya sea por parte del Consell o del ayuntamiento correspondiente, informan.

Por su parte, el Ayuntamiento de Ibiza ha sancionado este verano a siete taxistas en total por rechazar servicios esenciales al hospital, confirman.