Suscríbete 4 Billetes GRATIS Diario de Ibiza

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Retrasos en el pago del alquiler y género que se acumula por las obras en Isidor Macabich de Ibiza

Comerciantes afectados exigen ayudas al Ayuntamiento para compensar las pérdidas económicas

22

Comerciantes afectados por las obras de la avenida Isidor Macabich exigen ayudas al Ayuntamiento para compensar las pérdidas económicas

La Zapatería Juanita pende de un hilo por las obras de mejora que el Ayuntamiento de Ibiza está acometiendo en la avenida de Isidor Macabich. Según explica su propietaria, Juana Nieto, lleva meses de retraso en el pago del alquiler del local por los bajos ingresos ante la caída de la demanda. A esto se suma, dice, que hizo un pedido grande de género al inicio de la temporada que no ha podido vender. «He tenido que pedir préstamos porque no puedo hacer frente al gasto y el género lo tengo que pagar sí o sí. Pensaba que iba a ser una buena campaña y lo que he visto es que hay gente que se ha ido de la tienda porque al coger un zapato estaba lleno de polvo», lamenta.

Fina Torres, de una administración de lotería cercana, ayer mismo tuvo que cerrar por quedarse sin luz por un corte de suministro debido a las obras. «Cuatro horas y media en las que no pudimos trabajar», critica.

Quejas sobre los trabajos en la avenida también por parte de Agustín Fernández, de la tienda de electrodomésticos Comercial Canaria. «Del polvo que entra en la tienda se nos estropean los aparatos electrónicos porque se les mete dentro. Si estos dan fallos, ¿quién se hace cargo?», pregunta.

Regina Ibáñez, de la clínica Vivadental, acusa el cierre de los accesos. «He tenido que saltar la valla para llegar a la clínica porque tenía pacientes», indica. Carles Villanueva, de Phone House, critica principalmente los tres escapes de gas que han sufrido desde que empezaron las obras el pasado mes de abril. «Nadie nos avisó de las fugas y salimos corriendo de la tienda por el fuerte olor. Es algo muy grave, pero nadie se hace cargo», espeta.

También Sara Juan, de la tienda de moda Cache Cache, critica que ningún representante del Consistorio se haya acercado a los comercios para informar de las diferentes actuaciones y su afectación a los trabajadores. «Ayer [por el miércoles] fue la primera vez en cinco meses que se plantó una persona en la tienda para decirme que iban a cortar el agua de 9 a 2 de la tarde», señala. «Te encuentras con suelos y verjas rotos, calles bloqueadas… y es todo de repente porque nadie te avisa», añade.

Ellos son solo algunas de las 45 personas que ayer se reunieron en el parque de la Paz con la presidenta de la Asociación de Comerciantes de Isidor Macabich, Marta Juan, para trasladarle sus quejas. Ella, que es una de las propietarias de la empresa de decoración Almacenes Tur, será la encargada de hacérselas llegar al Ayuntamiento de Ibiza. «Si el Ayuntamiento no responde, les demandaremos por daños», dijo uno de los asistentes al encuentro.

De momento, lo que piden es que se apruebe una batería de ayudas que permita a los comercios seguir con la persiana levantada. «Pedimos que no se cobre el impuesto de terrazas cuando no han podido ponerse; que se tengan en cuenta los cierres por cortes de agua y luz; que no se cobre la tasa de recogida de basuras (algo más de 300 euros por local) cuando nosotros mismos hemos tenido que llamar para ver dónde iban a recoger los cartones y somos los que sufrimos que la calle no se esté limpiando», explica Tur.

La presidenta de la asociación asegura, además, que en enero pidieron un calendario para tener en cuenta los plazos de las obras «por si tenía que haber cierres aunque fueran de tres días poder ajustarlo con los trabajadores», pero nunca llegó. Agrega que, aunque están a favor de la reforma por el «salto de calidad que supone», pueden demostrar la caída de ingresos, por lo que «si con el covid dieron ayudas, ahora también deberían porque hay gente que está peor que en pandemia», concluye.

Compartir el artículo

stats