Suscríbete 4 Billetes GRATIS Diario de Ibiza

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El estudio de movilidad del puerto de Ibiza prevé una saturación «inadmisible» puntual del acceso a es Botafoc

El documento del Plan Especial del Puerto de Ibiza apunta la posibilidad de «desdoblar el carril de salida», pero también admite que puede que esta inversión no esté justificada porque el colapso sólo «se replica uno o dos días»

Cola de pasajeros en el muelle de es Botafoc pendientes de un taxi, en una imagen del pasado verano. | VICENT MARÍ

El estudio de movilidad incluido en el Plan Especial del Puerto de Ibiza advierte de que al final de esta década, en 2029, la calle Ibosim, la vía de entrada y salida de la zona de atraque de barcos y cruceros de es Botafoc alcanzará un grado de saturación, en las horas punta, del 97%, con un nivel de servicio E, que implica «una circulación inestable y congestionada con demoras elevadas». El documento destaca que, técnicamente, se trata de «un nivel inadmisible».

En la actualidad, este vial supera el 70% de saturación del tráfico también en los picos de máxima intensidad, con un nivel de servicio C, que representa una circulación estable con demoras aceptables a velocidades de entre 35 y 40 km/h. El estudio puntualiza que se basa en la hora en que se registra el máximo tráfico del año y que los cálculos se han hecho bajo hipótesis conservadoras, por lo que se presenta «el peor escenario posible» y que la situación del vial el resto del día es «completamente normal, con saturaciones muy inferiores», según los aforos realizados en 2019. El estudio de movilidad es de enero de 2020.

Desdoblamiento de la salida

El mismo estudio de diagnóstico plantea la posibilidad de incrementar la capacidad de la calle Ibosim, con el desdoblamiento del carril de la salida de los muelles, porque es en el desembarque cuando se concentra un mayor número de vehículos en poco tiempo. De todos modos, acto seguido también apunta que, según los datos estadísticos de los últimos años, «estos episodios de saturación sólo se replicarían entre uno o dos días al año».

Al ser «una periodicidad muy baja», agrega, puede que «no esté justificada la inversión para ampliar de uno a dos los carriles de salida» del muelle. Como los cálculos son teóricos, los expertos que han elaborado el estudio de movilidad recomiendan que, al tratarse de «episodios muy exigentes y con un equilibrio muy frágil», se haga un estudio de simulación de tráfico de esta vía durante la punta estimada de operaciones de desembarque para analizar el comportamiento de toda la infraestructura de salida de los muelles y «valorar su impacto real».

Además, el estudio de movilidad destaca que «la tendencia creciente del tamaño de los cruceros se traduce en operaciones de desembarque más exigentes para la infraestructura».

Precisamente, la memoria del plan especial, en el análisis DAFO de debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades del puerto de Ibiza, considera como una amenaza «el incremento del tráfico de cruceros y el crecimiento del tamaño de los barcos» debido a que pueden suponer «una afección negativa sobre la movilidad de es Botafoc». En este sentido, el alcalde de Ibiza, Rafa Ruiz, pidió a la Autoridad Portuaria de Balears que limite el atraque al unísono de cruceros en el puerto de Ibiza. «La coincidencia demás de dos es una barbaridad», dijo Ruiz, no para reducir la saturación de la calle Ibosim sino de la ciudad en general.

9.716 viajes en hora punta

El estudio de movilidad concluye que, a excepción del acceso a es Botafoc, los viales del puerto de Ibiza tienen «capacidad para absorber el incremento del tráfico». En concreto, el nivel de servicio estimado se sitúa en A, con la posibilidad de que en determinados tramos «empeore» a B (circulación estable con ligeras demoras). Actualmente, con los datos de 2019, el puerto genera 9.716 viajes en hora punta, mientras que con el desarrollo del plan especial del puerto se prevé que aumente a 9.960. En ambos casos, el pico de máxima actividad supone el 18,5% del total de viajes que se generan en una jornada.

Así como el crecimiento previsto en el plan especial (un 22% de superficie construida y 72 amarres más, con un total de 1.302) contempla que el tráfico de los muelles de es Botafoc (al margen del incremento del número de pasajeros de los barcos) suba en 964 vehículos, se prevé, en cambio, que baje (en 312 vehículos diarios) en el paseo Juan Carlos I, debido a la reordenación de usos y «la eliminación de sobreocupaciones» comerciales en los puertos deportivos de la zona.

Por su parte, el traslado del atraque de los ferris de Formentera al muelle pesquero provocará una reducción estimada del 71% del tráfico en el lateral de la avenida de Santa Eulària. Se calcula que 2.500 vehículos dejarán de utilizar esta vía. Este cambio causará un aumento del flujo de entrada y salida (407 vehículos al día) en la rotonda situada frente al edificio de Puertos, pero no se prevé «un impacto negativo en su saturación», aunque se plantea la posibilidad de desdoblar el vial de salida en dirección a los muelles comerciales

Compartir el artículo

stats