Suscríbete 4 Billetes GRATIS Diario de Ibiza

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El edificio de es Martell del puerto de Ibiza se puede destinar sólo a comercio náutico, cafetería, cantina o sala pública

El Plan Especial, aprobado de forma inicial la semana pasada por la Autoridad Portuaria de Balears, especifica que «se excluyen» las actividades de restaurante, cafés-concierto, discoteca o salas de fiesta

La explanada abierta al público situada por encima del edificio de es Martell. | D. I.

El Plan Especial del Puerto de Ibiza determina que el uso del edificio de es Martell, el que se levantó en sustitución de la antigua estación marítima de Vila y sobre el que se ha ubicado un amplio espacio libre, se limita al de comercio relacionado con la náutica-deportiva o bien a «establecimiento público» tipo «cafetería, cantinas o salas de exposiciones y conferencias». El plan especial aprobado de forma inicial la semana pasada por el consejo de administración de la Autoridad Portuaria de Balears (APB), especifica que, en este edificio de servicio, se excluye la posibilidad de explotar las siguientes actividades: restaurantes, cafés-concierto, tablaos flamencos, discotecas y salas de baile o fiesta.

Los locales situados en la parte baja del edificio siguen tapiados. | D. I.

La APB acordó con el Ayuntamiento de Ibiza que este edificio, cuya gestión se cede al concesionario del puerto deportivo para grandes embarcaciones de la Marina, no albergaría ningún tipo de negocio que ejerciera competencia a los comerciantes de la zona. Hay que tener en cuenta que, en su día, el pleno del Ayuntamiento aprobó por unanimidad instar a la APB a que no se construyera ningún edificio en sustitución de la antigua estación de la Marina, pero el órgano que gestiona el puerto hizo caso omiso a dicha petición. Soterró los 10 locales bajo una amplia explanada de uso público a la que se accede a través de escalones o una rampa.

La APB rescindió la concesión que ostentaba YSM Marinas y Puertos de España por la deuda acumulada y por el incumplimiento de diversas condiciones, entre ellas la conclusión de las obras del edificio de servicios de es Martell, en concreto los locales. La antigua concesionaria reclamó una indemnización de 18 millones a la APB por el perjuicio sufrido y, entre otras cosas, alegaba que «la calidad» del edificio de es Martell era «absolutamente deplorable y paupérrima». El Tribunal Superior de Justicia de Balears (TSJB) ha desestimado el recurso de la antigua concesionaria, pero contra la sentencia cabe aún un recurso de casación.

Incremento del alquiler

YSM también pidió infructuosamente a la APB que autorizase un incremento del alquiler de los locales comerciales porque la tarifa (35 euros por metro cuadrado) resultaba «cinco veces inferior a las ofertas recibidas». La sentencia del TSJB concluye que la inviabilidad de la explotación de estos locales no era técnica o derivada de la calidad de la construcción, sino que lo que YSM pretendía era «una modificación de las condiciones económicas para obtener una mayor rentabilidad».

De hecho, tal como publicó este diario, la antigua concesionaria negociaba con «un selecto grupo de firmas de lujo» para alquilar la decena de locales del edificio de servicios. La propuesta se presentaba en un documento bajo el epígrafe ‘Sovren Ibiza Marina. Luxury Retail Building Opportunity’.

Servicio a los cruceros con instalaciones que se puedan desmontar

El Plan Especial del Puerto de Ibiza no prevé ninguna edificación fija para dar servicio al tráfico de cruceros en los muelles del sur, en concreto en los Duques de Alba del espigón de la Marina, «salvo que algún organismo público lo solicite justificadamente». El documento, aprobado inicialmente, indica que para albergar los escáneres y otros elementos de protección y seguridad que den servicio al pasaje de cruceros, se prevé «la posibilidad de una instalación desmontable». Se prevé una reserva de 150 metros cuadrados de ocupación para instalar futuras pérgolas.

Compartir el artículo

stats