Suscríbete 4 Billetes GRATIS Diario de Ibiza

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Meteorología - Tormentas en Ibiza

Una lluvia mal repartida multiplica las emergencias en Ibiza

Numerosos incidentes se produjeron entre el domingo y la madrugada del lunes a causa de las precipitaciones, que afectaron con destacada importancia al municipio de Sant Joan y a Jesús y Santa Gertrudis

La ITV debió cerrar ayer y varias citas fueron reprogramadas.

Los copiosos aguaceros del pasado domingo en Ibiza son más noticia por los destrozos y percances que dejaron a su paso que por la propia lluvia, que llegaba bendecida tras de un verano especialmente seco en las Pitiusas. Después de un preludio con algunas tormentas de fin de verano, el cielo y los pronósticos anunciaban un día de fuertes chubascos. Una promesa que resultó ser una verdad a medias.

Desprendimiento de una roca en una carretera de la zona de es Culleram. F

Las intensas lluvias se hicieron esperar hasta la tarde, pero cuando por fin cayeron, lo hicieron con ganas. Eso sí, no descargó por igual en todos los lados. Ni mucho menos. Si en la ciudad de Ibiza precipitó con bastante moderación, en Sant Joan cayeron hasta 39 litros por metro cuadrado entre las 20 y las 21 horas, mientras que en los núcleos de Jesús y SantaGertrudis las inundaciones por doquier trajeron de cabeza a los servicios de emergencias.

Barreras instaladas para limitar la contaminación. F | FOTO DE J.A. RIERA

No llovió mucho tiempo, pero bastó para aguar la jornada a Policía Local y Bomberos. No pararon de achicar agua de aparcamientos entre las 22.30 horas del domingo hasta las 7.50 horas de la jornada de ayer, detallaron desde la estación en la autovía de Sant Antoni. Las inundaciones fueron las protagonistas, pero no faltaron otros servicios clásicos en días de lluvia, como retirar ramas caídas.

El agua también afectó al interior del Centro Cultural de Jesús. F

El capítulo de incidentes es largo. El percance más destacado quizá sea el cierre durante la jornada de ayer de la estación de la ITV en Santa Gertrudis. Son 281 los propietarios de vehículos que han visto aplazada su cita. Mal menor, 260 de estas han podido reubicarse dentro de esta misma semana, informó ayer el Consell en una nota.

El puerto de Vila fue escenario de un nuevo vertido de fecales.

También en Santa Gertrudis, la escoleta de la localidad hubo de cerrar sus puertas. El agua además hizo de las suyas en el Centro Cultural de Jesús, circunstancia que obligó a otro cierre no previsto. El Ayuntamiento de Santa Eulària hablaba en un comunicado de varias «oficinas municipales» afectadas. También alertaba de los daños en la «red viaria» causados por el desplazamiento de piedras y grava, e instaba a conducir con precaución.

El agua entró en la estación de la ITV y la dejó inoperativa. F

Da fe la Policía Local de Sant Joan. En redes sociales, publicaba una información por la que avisaba del riesgo de desprendimientos motivados por la lluvia. La advertencia quedaba sellada en la imagen que acompañaba la publicacion: un gran roca caída sobre un lateral de la calzada de una carretera de una zona de es Culleram.

La lluvia debió coger por sorpresa a los conductores del municipio, más que por su presencia, por la intensidad repentina con la que cayó. Una conductora debió abandonar su vehículo en la avenida Cap Martinet por una avería causada por el agua, detallaron desde el Parque Insular de Bomberos.

Otro percance habitual que acompaña a los aguaceros en Ibiza son los vertidos de fecales en el puerto. Así ocurrió ayer por la mañana, cuando obligó a desplegar una barrera anticontaminante alrededor del área afectada. Abaqua no ofreció más detalles sobre este episodio. La conselleria balear de Medioambiente alegó que la empresa gestora no había podido esclarecer las causas del vertido, cuyos orígenes estaba investigando.

En esta ocasión, por fortuna, no cayó ningún árbol que originase alguna alteración o daño sobre infraestructuras. Tan solo algunas ramas caídas originaron inconvenientes menores o debieron ser retiradas por precaución. Una labor de prevención que llevaron a cabo los bomberos de Ibiza tanto en la retirada de una rama desplomada sobre un tendido eléctrico en Santa Gertrudis, la mañana de ayer, como en el serraje de un tronco medio vencido, ya por la tarde.

Estos dos incidentes fueron vestigios del diluvio ocurrido a caballo entre el domingo y el lunes, pero la caída de otra rama avanzó la llegada del grueso de las precipitaciones. Ocurrió en un camino asfaltado que comunica con el Camí Vell de Sant Mateu cuando la lluvia ya arreciaba, fue todo lo que precisaron los bomberos. La rama obstaculizaba la circulación y debieron serrarla para restablecer el tráfico durante la tarde del domingo.

Por la mañana de este día se habían registrado algunas precipitaciones menos abundantes en varios lugares de Ibiza. El grueso de las lluvias se recogió por la tarde. La estación de la Agencia Estatal de Meteorología que más lluvia registró fue la de Sant Joan, que detectó una precipitación acumulada de 88,4 litros por metro cuadrado durante todo el domingo.

Ya a las 19 horas, la estación de Sant Joan de la Aemet recogió una precipitación de 26 l/m2 desde la hora punta anterior. Aminoró la marcha entre las 19 y las 20 horas -dos l/m2-, para reanudarla con máxima fiereza entre las 20 y las 21 horas, cuando el cielo arrojó 39 l/m2 en el punto del medidor del municipio. En el siguiente tramo horario cayeron 17 l/m2, y las lluvias prácticamente remitieron en este punto concreto hasta la madrugada. Entre las 3 y las 4 horas, precipitaron 14,2 l/m2 y, entre las 4 y las 5 horas, 6 l/m2.

Se da la circunstancia de que la estación que la Aemet toma como referencia para Vila se sitúa cerca del cruce para entrar en Jesús. Esto explica que sus registros sean también elevadísimos en un momento dado, a diferencia de lo percibido en la ciudad de Ibiza, a escasos kilómetros de distancia. Entre las 20 y las 21 horas llovieron 7,2 l/m2, y entre las 21 y las 22 horas se alcanzaron los 30 l/m2. En el aeropuerto, la máxima precipitación fue de 3,8 l/m2 y en Sant Antoni, de 2,8 l/m2. En Formentera, el mayor registro fue de 6 l/m2.

La alerta amarilla por lluvias y tormentas continuaba activa la madrugada de este martes. Aunque, según las previsiones de la Aemet, la lluvia no está descartada para ningún día de esta semana, las precipitaciones se prevén especialmente probables entre el jueves y el viernes.

Compartir el artículo

stats