Suscríbete Diario de Ibiza

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nuevo récord de creación de empleo en Ibiza mientras crece la tasa de contratos fijos

Las Pitiüses registran 94.541 afiliados a la Seguridad Social en agosto, un 2,4% más que en 2019Aumenta en 15 puntos porcentuales el número de contratos indefinidos que no son rescindidos

Turistas comprando este verano en una tienda de Eivissa. | J.A.RIERA

Las Pitiüses volvieron a superar en agosto la barrera de empleos registrados antes de que empezara la pandemia de coronavirus. Se alcanzaron ese mes las 94.541 afiliaciones a la seguridad social entre ambas islas, un 2,4% más que en 2019, lo que supone que hubo 2.212 personas más con trabajo que entonces, según los datos que acaba de publicar el Instituto Balear de Estadística (Ibestat). Y además, de calidad, pues el número de cotizantes del régimen general (asalariados) con un contrato indefinido (64.723) se incrementó un 60% respecto al pasado año (cuando había 40.355).

A ese buen dato hay que sumar el notable incremento de las contrataciones indefinidas en lo que va de año: de las 63.837 realizadas en las Pitiüses entre enero y agosto, el 78% (50.012) fueron indefinidas, un 240% más que en 2019, cuando sólo se rubricaron 14.680. Por el contrario, las temporales tramitadas en ocho meses (13.595) se han reducido un 76,7% respecto a las contabilizadas antes de que estallara la crisis sanitaria (58.300). La reforma laboral ha dado la vuelta a la tortilla laboral hasta reconvertir en fijos (la inmensa mayoría, fijos-discontinuos) los trabajos que habitualmente tenían carácter temporal.

¿Pero ocurre en estas islas, como denunció esta semana USO para todo el ámbito nacional, que los empresarios, ante la práctica imposibilidad de contratar temporalmente desde que entró en vigor esa reforma, despiden a esos fijos antes de que acabe su periodo de prueba? El sindicato calcula que se ha incrementado un 900% el número de bajas por no superar el periodo de prueba. Llorenç Pou, director general balear de Modelo Económico y Empleo, asegura que no sólo no tienen evidencias de que eso suceda, sino que, además, han comprobado que «la tasa de mantenimiento (el porcentaje de contratos indefinidos que se mantienen en el tiempo) son manifiestamente superiores a los de los años 2018 y 2019, alrededor de 15 puntos porcentuales más». Es decir, no sólo hay más contratos fijos, sino que además se rescinden menos que antes de la pandemia. Pou considera que eso se debe tanto al cambio de modelo laboral, que parece haber calado, como, sobre todo, a la falta de personal cualificado que hay en estas islas, uno de los principales problemas a los que se tuvieron que enfrentar las empresas esta temporada y que puso en jaque a más de una.

«Fidelizar, no despedir»

«Lo que quiere el empresario es fidelizar al personal, no despedirlo». Lo dice Pou, pero también la ibicenca Alicia Reina, presidenta de la Asociación Española de Directores de Hoteles de Balears: «Lo que queremos es fidelizar al trabajador debido a la falta de oferta», señala. Así que despedir a los trabajadores de esa manera sería como pegarse un tiro en el pie en momentos en los que la mano de obra escasea.

La secretaria general de la Pimeef, Maria Àngels Marí, opina igual e incluso recuerda el problema que esta temporada han padecido sectores como el del transporte o las dificultades que hubo para encontrar cocineros. El caso pitiuso (y el balear) es, en ese sentido, diferencial, si bien Marí señala que para comprobar si finalmente se produce ese fenómeno, como desde USO se asegura que sucede en la Península, habrá que esperar a octubre, al finalizar la temporada, así como aguardar a que empiecen a llegar datos sobre la temporada de 2023, sobre la que pesa, un año más, la incertidumbre como consecuencia de la guerra de Ucrania y, sobre todo, de la inflación rampante. Hay que tener en cuenta que el Reino Unido afrontará un crecimiento de los precios de hasta el 18% de aquí a finales de año, según vaticinan los economistas, y que muchas familias británicas no podrán ni calentar sus casas porque el gas se va a poner por las nubes. En circunstancias así, ¿ahorrarán para sus vacaciones veraniegas en Eivissa? Ya se verá.

Por su parte, José Antonio Roselló, vicepresidente de la Confederación de Asociaciones Empresariales de Balears (CAEB), indica que tal como se elaboró la reforma laboral cabía la posibilidad de que algunos empresarios hicieran ‘trampas’: «No sabemos si eso está ocurriendo en el ámbito general balear. Sé que se hace en algunos casos. Y no me extraña. Ya advertí de que la reforma laboral parecía inocua, pues pese a la alharaca y la propaganda acabó siendo de poca intensidad, pero que se adaptaba mal, especialmente, a las peculiaridades del sector servicios, algo que nadie quiso ver entonces». A su juicio, es, en la práctica, una norma «muy rígida que provoca que las empresas busquen cómo adaptar a su propia situación ese periodo de prueba, una facultad que reconoce el estatuto de los trabajadores a la empresa». Es un ejemplo más, añade «de que, en política económica, todo aquello que se hace basado en la propaganda pero sin base real acaba explotando por algún lado. Y aquí lo ha hecho por el periodo de prueba».

Compartir el artículo

stats