Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Día Mundial del Alzhéimer en Ibiza: «Nunca querría olvidar la cara de mis hijos»

El centro de día de Cas Serres evoca los sabores de la infancia de los usuarios con un desayuno

res voluntarias de Afaef atienden la mesa informativa de Vara de Rey, donde está instalado el árbol de los recuerdos, lleno ya de hojas Vicent Marí

Las caras de los hijos. Las sonrisas de los nietos. Los besos del marido. El amor de la familia. Pero sobre todo, sobre todo, sobre todo, la cara de los hijos y las hijas. Es lo que respondieron prácticamente todas las personas que ayer, Día Mundial del Alzhéimer, colgaron en el árbol de los recuerdos aquello que no querrían olvidar si la enfermedad se les cruzara en el camino.

«Los placeres de la vida» se lee en una de las hojas verdes que, a media mañana, cuelgan ya del árbol instalado junto a la mesa informativa de la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzhéimer de Ibiza y Formentera, ubicada en los primeros metros del paseo Vara de Rey. La de los placeres es una rara avis en el árbol, que han estado pintando estos últimos días varias voluntarias de la entidad. Están encantadas de poder volver a salir a calle en este día después de dos años en los que la conmemoración del 21 de septiembre fue, apenas, de puertas adentro.

Tanto las voluntarias que atienden la mesa informativa como las que recorren la isla pertrechadas con las huchas, pidiendo una ayuda económica a los transeúntes, están de estreno. El lema de este año en la asociación lo tenían muy claro. Los enfermos de alzhéimer han sufrido como nadie la falta de besos y abrazos obligada por el covid, explica la presidenta de Afaef, Rosa Sánchez López, mostrando la frase que se lee en las camisetas, junto al dibujo de un reloj líquido de Dalí: «Los abrazos y besos no se olvidan... No lo olvides tú». «Es que a los enfermos de alzhéimer no se les ha olvidado el cariño», continúa Sánchez, que explica que el dinero que consigan recaudar este día ayudará a sufragar los gastos de los proyectos más inmediatos: una furgoneta adaptada, contratar un fisioterapeuta y ampliar la sede que acoge los talleres, «que ya se ha quedado pequeña».

Gastronomía y emociones

Evocar los sabores de la infancia. Volver a ellos. Es lo que vivieron ayer algunos de los usuarios del centro de día de atención a los trastornos de la memoria de Cas Serres, que con motivo del Día Mundial del Alzhéimer abrió sus puertas a familiares y amigos de los usuarios. Todos ellos pudieron degustar un desayuno en el que no faltó el pan de xeixa, las orelletes y la coca de pimientos. Unos sabores capaces de despertar los recuerdos más dormidos sobre los que habló, en la serie de pequeñas conferencias que acogió el salón de actos del Hospital Residencia Asistida, Josep Lluís Joan, técnico de promoción de calidad agroalimentaria del Consell de Ibiza.

«Es una alegría ver cómo los usuarios y sus familiares se reencuentran para disfrutar de un día juntos», indicó el director insular de Bienestar Social, Santi Marí, que se encargó de inaugurar la jornada, la primera que se celebra después de la pandemia y cuyo objetivo era dar a conocer el trabajo que realiza el centro de día así como seguir abundando en el conocimiento de la enfermedad. A esto último estaban destinadas las conferencias ‘Conozcamos más sobre el alzhéimer y otras demencias’ y ‘Alimentación y alzhéimer’, ofrecidas por la psicóloga y coordinadora del centro, Margarita Ferrer, y la doctora en nutrición Irene Roth.

Los actos para conmemorar el Día Mundial del Alzhéimer continúan mañana a las ocho de la tarde en el salón de plenos del Consell con la jornada ‘Tengo alzhéimer pero sigo siendo yo’, organizada por la Federación de Asociaciones de Familiares de Enfermos de Alzhéimer de les Illes Balears (FAIB) y la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzhéimer de Ibiza y Formentera (Afaef).

Compartir el artículo

stats