Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un acusado del incendio mortal se encara con un policía en pleno juicio

«Ya nos veremos», espetó en tres ocasiones el procesado al investigador cuando concluyó su declaración. La magistrada dejó constancia del incidente

Los dos acusados, durante el juicio con jurado popular que se celebra en la Audiencia de Palma. | B. RAMON

Uno de los dos acusados por el grave incendio en un edificio okupado en Ibiza que dejó una muerta y tres heridos se encaró ayer con un policía en pleno juicio. «Ya nos veremos», espetó el sospechoso J. C. V. al investigador en tres ocasiones cuando este terminó su declaración. «Estoy en la cárcel por la cara», añadió el procesado. El agente, que aseguró haber recibido amenazas durante las pesquisas, comunicó lo ocurrido a la magistrada que preside el jurado popular. La jueza, además de reprender con dureza al encausado ordenó dejar constancia del incidente en el acta de la vista oral.

El altercado se produjo al concluir la segunda sesión del juicio que se celebra en la Audiencia Provincial de Palma contra J. C. V. y otro hombre, ambos encausados también por el fuego que arrasó los juzgados de Ibiza en enero de 2019, cuatro meses antes del fuego en el edificio okupado en la zona de es Viver.

El máximo responsable de la investigación policial declaró ayer que cuando se produjo este segundo incendio tenían ya en el punto de mira a los dos sospechosos por el fuego en los juzgados. Este agente contó que tras su detención, el otro implicado contó que J. C. V. había tenido una discusión con uno de los okupas y le dijo «que le iba a quemar el chabolo». Además, afirmó que horas después le confesó la autoría del incendio. El encausado, sin embargo, cambió después su declaración. El policía añadió que los posicionamientos del teléfono móvil situaban a J. C. V. en el lugar del siniestro cuando comenzaron las llamas y que un testigo lo reconoció. Otro de los agentes afirmó que las grabaciones de las cámaras de seguridad de la zona confirmaron que los dos sospechosos estaban en las inmediaciones del edificio.

Dudas sobre la colilla

Otro de los policías que fueron interrogados ayer consideró poco probable que una colilla desencadenara el incendio, como sostuvo J. C. V. en su declaración, alegando que en ningún caso tenía intención de causar daño a nadie. No obstante, el agente señaló que las investigaciones no permitieron aclarar la causa exacta del siniestro. Un mando de los bomberos explicó que la acumulación de colchones, cartones y basuras, así como la explosión de tres bombonas de butano, propagaron el incendio con mucha rapidez.

Está previsto que las partes presenten hoy sus conclusiones, tras lo que el jurado se retirará a deliberar. La Fiscalía pide inicialmente 18 años de cárcel para cada uno de los dos acusados.

Compartir el artículo

stats