Suscríbete 4 Billetes GRATIS Diario de Ibiza

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medio Ambiente

El 55% de la posidonia, muerta en algunas zonas de Cala Vedella

Un estudio elaborado por el GEN-GOB alerta de la “regresión” que padecen las praderas de esa planta en esa bahía natural

Barcos fondeados en Cala Vedella. Vicent Mari

Las praderas de posidonia están en franca “regresión” en Cala Vedella, en el municipio de Sant Josep, e incluso ha desaparecido hasta el 55% de la cobertura de esa planta en algunas zonas de esa bahía natural, según el último estudio ambiental elaborado por el GEN-GOB, que ha contado con la financiación de la Fundación IbizaPreservation y que ha sido presentado esta mañana en las oficinas municipales de Sant Jordi. El objetivo del estudio es evaluar el estado de conservación de esas praderas y la evolución temporal tanto de su densidad como de su cobertura y mortandad. El GEN inició este trabajo en el año 2019 con la instalación de tres estaciones de seguimiento en diferentes profundidades de Cala Vedella. De momento, el seguimiento se reduce a cuatro años. Xisco Sobrado, técnico marino de esa organización ecologista, considera que sería al menos necesario otro año y que lo ideal sería recabar datos durante una década.

Los resultados de ese estudio indican que la Posidonia oceanica situada en la estación II de Cala Vedella se encuentra “en un mal estado de conservación, con una media de un 29% de pradería muerta”, porcentaje que en algunas áreas alcanza “hasta el 55%”. Allí “la densidad es baja comparada con la literatura de referencia y no se aprecia un aumento de la superficie ocupada por la pradería desde el inicio del estudio en 2019”.

Los resultados de ese estudio indican que la Posidonia oceanica situada en la estación II de Cala Vedella se encuentra “en un mal estado de conservación, con una media de un 29% de pradería muerta”, porcentaje que en algunas áreas alcanza “hasta el 55%”

decoration

En las estaciones I y III encontraron “un mejor estado de conservación”, con más cobertura y menos cantidad de pradería muerta: “Una posible razón es que estas zonas tienen menor presión de fondeo [de barcos de recreo] que en la estación II”, se detalla en el estudio. Por ejemplo, la estación I queda dentro de la zona balizada de baño en la época estival, y la III está ubicada en la zona exterior, donde hay menor presión de fondeo.

No obstante, las estaciones I y III han perdido pradera desde el año 2019, se advierte en el informe: “Este hecho puede indicar que con los años se está perdiendo cobertura de Posidonia oceanica en todas las estaciones”. Hace falta un seguimiento temporal más largo (esos 10 años a los que alude Sobrado) para “obtener un buen análisis de la evolución del ecosistema”, es decir, conocer cuál es la tendencia, que todo apunta a que no es muy buena.

En el estudio también se sugiere que aunque se haya producido un aumento de la densidad de posidonia, resulta “totalmente insuficiente para regenerar la pradería, tal como indican el porcentaje tan elevado” de plantas muertas detectado en la estación II. En ese sentido, recuerdan desde el GEN que “la recuperación puede tardar siglos, puesto que la posidonia tiene un crecimiento muy lento”, de uno a siete centímetros al año.

En el estudio también se sugiere que aunque se haya producido un aumento de la densidad de posidonia, resulta “totalmente insuficiente para regenerar la pradería"

decoration

¿Y cuál es la causa principal de que haya esas calvas de posidonia? Las diferencias en los diferentes valores de densidad, cobertura y mata muerta según las estaciones de Cala Vedella estudiadas “podrían indicar que las alteraciones locales, como son el fondeo de embarcaciones, son las que afectan más a las praderías de posidonia”. Pero no es la única razón: la mala calidad de las aguas y el efecto del aumento de la temperatura del mar (este año fue, en ese sentido, letal) como consecuencia del cambio climático también dañan esa planta de manera irreversible.

El informe incluye recomendaciones para paliar la destrucción de la planta marina, como, esencialmente, “regular el fondeo de embarcaciones” a través de la instalación de puntos fijos de bajo impacto y basándose en criterios de “capacidad de carga ambiental”, así como reducir su número en verano; habilitar fondeos fijos de bajo impacto de uso social para residentes de la zona; cartografiar las estructuras fijas de fondeo existentes [muertos] y proceder a su retirada controlada; balizar la zona de baño hasta los 200 metros, y abordar “la problemática de la eutrofización [incremento de sustancias nutritivas, lo cual provoca un exceso de fitoplancton] de las aguas durante la temporada estival.

Sobrado indica que, realmente, algunas de estas medidas sería preciso aplicarlas en todo el litoral ibicenco para evitar el “efecto diáspora”

decoration

Sobrado indica que, realmente, algunas de estas medidas sería preciso aplicarlas en todo el litoral ibicenco para evitar el “efecto diáspora”, es decir, que eliminar el fondeo masivo de Cala Vedella no implique que esas embarcaciones saturen otras zonas de la costa. Porque Cala Vedella no es el único lugar donde la posidonia está en regresión. También preocupa a los ecologistas la situación en Cala d’Hort, en Cala de Bou (por las caras que ponen debe ser muy muy mala) y, fuera de Sant Josep, en Talamanca, donde advierten que lo que está sucediendo ya allí es un aviso de lo que ocurrirá en el resto de la isla. Y no es nada bueno.  

Informe negativo del Govern al campo de boyas

Durante la presentación del estudio, el edil de Playas y Litoral de Sant Josep, Josep Guasch, informó de que el proyecto promovido desde el Ayuntamiento para regular el fondeo en Cala Vedella acaba de recibir «un informe desfavorable [del Govern]» contra el que ha presentado alegaciones: «Esperamos que las tengan en cuenta para poder así instalar en Cala Vedella 36 boyas ecológicas», cuyo propósito es reducir la presión que provocan las numerosas embarcaciones de recreo que anclan allí. «Lo que queremos es que se proteja, si no es con nuestro proyecto, que sea con otro», señala Guasch, que además anunció que trabaja en la ampliación de la zona de baño para alejar las embarcaciones de la costa hasta donde sea posible.

Compartir el artículo

stats