Suscríbete Diario de Ibiza

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Abel Matutes, en Ibiza: "Reto a cualquier ecologista a debatir el daño de un campo de golf al medio ambiente"

El empresario denuncia que en Ibiza se tira al mar "el equivalente al riego de dieciocho campos de golf al día de agua desalada"

Abel Matutes, en primer término, sigue la charla de su hijo. César Navarro

El empresario Abel Matutes Prats, presidente de Palladium Hotel Group, considera que en Ibiza "se ha demonizado el golf" y para defender su postura lanzó anoche en Ebusus, durante el encuentro 'Unas hierbas con...", un desafío: "Reto a cualquier ecologista a que discuta conmigo cuál es el daño que se le hace al medio ambiente con un campo de golf".

Matutes Prats respondió así a una pregunta del público, en la última fase de este encuentro moderado por la periodista Montse Monsalve, sobre qué le falta a Ibiza, a su entender, para ser "un destino perfecto". En presencia de su padre, Abel Matutes Juan, de su hermana María, su tío Antonio Matutes y de su primo Marc Rahola Matutes, abundó al respecto: "A veces se malinterpreta un poco el ecologismo. Los países que peor tratan el medio ambiente suelen ser los países pobres. Por una cuestión simple de que no tienen recursos y cuando no tienes lo suficiente para comer, la ecología pasa a un segundo plano. Entonces, tenemos que saber respetar el entorno, saber embellecer el entorno pero también intentando no prohibir por naturaleza".

Tras matizar su respeto por el medio ambiente y por las medidas tendentes a su protección, y sobre todo tras advertir de que no "coge un palo de golf en cinco años", el presidente de Palladium, que tiene paralizado un proyecto de campo de golf en la zona de Platja d'en Bossa, añadió en su respuesta: "En Ibiza tiramos el equivalente al riego de dieciocho campos de golf al día de agua desalada al mar. Generando por cierto una zona [en el litoral] en la que están los emisarios donde no puede crecer la posidonia porque no tiene la salinidad apropiada. Eso sí que es un problema para el medio ambiente". "Pero es que además", añadió, "cuando utilizas agua ya depurada para regar un campo de golf lo único que estás haciendo es rellenar de nuevo las capas freáticas. Además, en cuanto el agua atraviesa tres metros de tierra, ya está totalmente depurada".

"Una política un poquito más inteligente" y "quitar esos complejos"

Matutes Prats puso también como ejemplo de la no adecuada gestión de los recursos hídricos en la isla, el cauce del río de Santa Eulària, con poco caudal por la presencia de pozos, y el estado de los acuíferos. Y apuntó: "Son cosas que simplemente, con una política un poquito más inteligente y quitar estos complejos, se arreglarían". Y se preguntó: "¿Por qué no hay nadie que se atreva a hacer esto?".

Y mantuvo su defensa de la necesidad de crear campos de golf en la isla: "En invierno no se puede jugar en Inglaterra, en Escocia, en Alemania... y tenemos aquí la temperatura perfecta para jugar. Y es un turista, que vive por ejemplo en la Costa del Sol o en Tenerife, mucho más caro en invierno que en verano".

No obstante, apuntó que el turista del golf necesita varios campos en su destino porque le gusta "probar varios". "Sólo desarrollando unos cuantos campos de golf buenos, e Ibiza tendría la capacidad para atraer buenos campos, generarías un polo de atracción para el turismo del golf, que nunca va a un sitio si no hay por lo menos cuatro campos".

Esta nueva oferta, "haría que la temporada se alargase, que hubiese unos cuantos hoteles que pudiesen estar abiertos, que tuviésemos mejores conexiones aéreas en invierno…". Y como este, apuntó con respecto a lo que le falta a la isla para mejorar como destino turístico, "hay diecisiete mil detalles".

Compartir el artículo

stats