Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los mayores de Ibiza disfrutan con los pies en el agua

Siete usuarios del Servicio de Ayuda a Domicilio pasan una jornada en la playa de Talamanca con actividades en el mar y masajes, entre otros ejercicios, de la mano del programa ‘Un Mar de Posibilidades’

30

Los mayores de Ibiza disfrutan con los pies en el agua

Los efectos de la pandemia todavía perduran en algunas personas, sobre todo, en las más mayores, que permanecen en casa por miedo o falta de oportunidades para salir y hacer vida social.

El programa ‘Un Mar de Posibilidades’ ofrece a estas personas una serie de actividades para disfrutar de un día de playa como masajes en los pies con agua y arena, trabajar con arcilla o ejercicios de psicomotricidad. Ayer por la tarde, en las instalaciones del Club Náutico Ibiza (CNI) en la playa de Talamanca, siete usuarios del Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD), con bañadores y equipados con salvavidas, pudieron meterse en el mar con la ayuda de dos ‘inventos’ del equipo de ‘Un Mar de Posibilidades’: cuatro sillas encima de una plataforma fijada a dos kayaks y una «silla anfibio» para las personas con movilidad más reducida.

Para uno de los usuarios, José Estela, de 80 años, era la primera vez que acudía a hacer este tipo de actividades, aunque es un gran amante del mar y de la pesca. «Estoy de doble celebración, acabo de ser bisabuelo y estoy muy contento por hacer esto», aseguró emocionado, en referencia a pasar tiempo en la playa. «Está muy bien, entras al agua, te bañas y pasas tiempo con amigos», destacó Catalina Tur, de 69 años.

En el grupo del programa ‘Gent Gran’ había usuarios que vivieron esta experiencia el pasado jueves y ayer repetían con muchas ganas. Este era el caso de Francisca Clapés, de 87 años. «Primero tenía miedo de entrar en el mar, pero ahora no habría salido», afirmó entre risas. «Está muy bien que hagan estas cosas para personas mayores porque cuidan de nosotros», añadió.

José Estela y Santiago Marí nadan en el mar. Toni Escobar

Encerrados en casa

Desde la empresa Intress, la trabajadora social y coordinadora del SAD, Mónica Liñán, y la trabajadora familiar del SAD y encargada de ir a los domicilios de los usuarios de este servicio, Marta Rojas, acompañaban a los más mayores para disfrutar de esta jornada. «A mí me parece una actividad maravillosa y espectacular para ellos porque están encerrados y aislados en sus casas», opinó Rojas. «Me da una emoción y una alegría, sobre todo, el ver sus caras. Es como llevar a un niño por primera vez a un parque a jugar», comparó esta trabajadora.

«Son personas que muchas veces están solas, aisladas, que viven en casas de campo, entonces es complicado. De repente, ser el centro de atención, tanto si van en la barca como si les están haciendo masajes en la arena, es una maravilla», remarcó Liñán. La coordinadora explicó que, a pesar de la dificultad para organizar el transporte al venir desde Santa Eulària, tenían que asistir «porque hacen falta más iniciativas como esta. El ocio de las personas mayores realmente es muy limitado, por no decir inexistente aquí en Ibiza», y más para personas con movilidad reducida.

Además, «ellos no confían si no viene alguien que conocen», recalcaron Liñán y Rojas, que informaron de que no sólo es el trabajo de transportarlos, sino que antes de empezar con las actividades hay que ayudarles a ponerse el bañador y colocar todo lo necesario en las bolsas y al acabar, hay que duchar a los usuarios y llevarlos de vuelta a casa, «aunque lo hacemos encantadas, es un trabajo muy gratificante». «Está siendo muy terapéutico» después de la pandemia, concluyeron.

En las actividades de ayer también estaban presentes el responsable de este programa social, Pedro Cárceles, el gerente del CNI, Vicent Canals, y el director insular de Bienestar Social, Santiago Marí.

«El programa ‘Gent Gran’ surgió a raíz de ver un poco el impacto que la pandemia estaba provocando en las personas mayores debido al aislamiento, a la soledad, a la mascarilla, a no poder salir de casa... Detectamos que a nivel físico, emocional y psicológico la gente mayor se estaba deteriorando a marchas forzadas, de manera muy grave», informó Marí. Por esta razón, «consideramos muy necesario hacer un programa específico y concreto dentro de ‘Un Mar de Posibilidades’ para gente mayor y así poder disfrutar de actividades terapéuticas en la playa». «Hemos detectado que es muy positivo para estas personas», añadió el director insular, que destacó que intentan focalizarse en las personas que más lo necesitan.

«Estamos trabajando con grupos muy reducidos y tenemos muchas ganas de que se acaben estas normas tan estrictas que están haciendo que las personas mayores no puedan llegar en el volumen que nos gustaría», destacó Cárceles. «Después de lo que estas personas han pasado, que ha sido muy duro, para eso se ha creado esta reacción inmediata de intentar cuanto antes subsanarlo», añadió.

Desde el Club Náutico Ibiza, Canals subrayó que su objetivo «es que no haya nadie que se quede sin poder disfrutar del mar y de todo lo que representa». «En Ibiza, desgraciadamente, hay más gente que sabe esquiar que navegar, y eso es muy triste», afirmó.

El gerente del CNI concluyó que quieren seguir haciendo actividades sociales, pero que están «preocupados» porque la «precariedad del sistema» las pone en peligro. Se refiere al concurso para la gestión del Club Náutico, que sigue pendiente. Ahora gestionan estas instalaciones de manera provisional.

Compartir el artículo

stats