Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las instituciones de Ibiza y Formentera actúan contra los pinchazos a mujeres

Sant Antoni y Formentera los aprobaron en dos juntas

Un agente de la Policía Local de Sant Antoni | ASA

Las diferentes administraciones municipales de las Pitiusas están adoptando las medidas protocolarias a aplicar en los casos de pinchazos a mujeres que se han producido en las últimas semanas en locales de ocio. Estos procedimientos fueron acordados en una reunión que tuvo lugar el pasado lunes entre representantes de la administración balear y los consells insulares.

Según Neus Mateu, concejala de Gobernación del Ayuntamiento de Sant Antoni, «estas recomendaciones llegaron el jueves desde la Dirección General de Emergencias a los jefes de Policía Local municipales de Balears». Debido a estos acontecimientos, el Ayuntamiento de Sant Antoni y el Consell de Formentera celebraron sendas juntas el jueves pasado para adaptar las directrices a las necesidades y recursos de cada territorio.

Así, Mateu señala que Sant Antoni ha establecido «pasos a seguir para los agentes en cualquier situación, también hay previstas acciones de acompañamiento, información y la difusión de teléfonos de ayuda». En esta línea, el Consell de Formentera ha notificado: «Se aplicará en fiestas populares y en cualquier tipo de fiesta». Asimismo, Rafael Ramírez, el conseller de Benestar Social de la misma institución, aclaró que «el protocolo entró en vigor el mismo día de su aprobación».

El Ayuntamiento de Ibiza también ha notificado que ha adoptado medidas similares: «En Ibiza se sigue ya un protocolo ante estas situaciones marcado desde la Dirección General de Emergencias del Govern Balear». Además, remarcaron acciones previas que la institución había puesto en marcha antes de recibir estos procedimientos: «Ya durante las fiestas patronales se instalaron puntos lilas donde se informaba de qué hacer en caso de pinchazos, o si necesitaban ayuda o apoyo en cualquier caso en que una mujer sintiera una situación de inseguridad».

Por su parte, el Ayuntamiento de Sant Josep se ha limitado a declarar en relación a una posible agresión de este tipo: «Si ocurriese, la Policía Local actuará según el protocolo enviado desde el Govern». Finalmente, ni el Ayuntamiento de Sant Joan ni el de Santa Eulària han informado acerca de la adopción de nuevas actuaciones específicas en casos de agresiones de este tipo.

Concretamente, la máxima institución de Santa Eulària confirmó ayer que se seguirá con «la forma de trabajo establecida, que es la de responder de la manera más ágil posible a avisos por cualquier tipo de agresión, atender a la víctima en todo momento en todo aquello que sea necesario».

En este sentido, la consellera de Igualdad del Govern balear, Mercedes Garrido, destacó ayer que los pinchazos deben ser considerados violencia machista y recordó a las mujeres que los sufran que no se queden solas, acudan a las policías o el personal de seguridad y vayan directamente al hospital.

Ya existía un protocolo

«Ya trabajábamos con un protocolo no escrito en el que cooperamos con la Guardia Civil y los centros de salud. Teníamos marcado cómo actuar en el lugar de los hechos, el traslado al centro de salud en el caso de no poder recurrir a ambulancias y el aviso a la Guardia Civil si no se habían presentado», destacó ayer el inspector jefe de la Policía Local de Sant Antoni, Alejandro Ponce.

Compartir el artículo

stats