Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Urbanismo en Ibiza: expedientado un chalé de ses Salines sin licencia turística que se alquilaba por noches

Se trata de la misma propiedad que ofrecía casetas de madera ilegales en pleno Parque Natural

Anuncio del alquiler del chalé en la plataforma VRBO, sin el número de registro obligatorio. | D.I.

La oficina de lucha contra el intrusismo del Consell de Ibiza ha iniciado un expediente sancionador contra un chalé del puig des Corb Marí, en pleno Parque Natural de ses Salines, que se comercializaba por noches sin contar con la preceptiva licencia de actividad turística. Además, esta villa se encuentra en la misma finca donde se levantaron unas casetas de madera ilegales que se alquilaban en plataformas de internet, por las que el Consell también ha abierto otro procedimiento sancionador.

En septiembre del año pasado, este diario detectó que se habían levantado al menos tres cabañas de madera dentro de esta propiedad, rodeadas de pinos y prácticamente ocultas por el muro que rodea la finca. Igualmente, se constató que la vivienda principal de esta finca, que no cuenta con autorización para actividad turística, se comercializaba como ‘Ibiza Luxury Mansion’ en la plataforma VRBO, para un total de 14 personas. El precio por noche de este chalé en es Corb Marí, junto al cruce de la carretera de es Cavallet y la de la playa de ses Salines, era de 1.409 euros en ese momento.

Multas

Tras tener constancia de estas infracciones, el Consell ordenó el cese de la publicidad ilegal que, según la institución, ya se ha cumplido. La multa por la comercialización ilegal de estos alojamientos puede oscilar entre 40.001 y 400.000 euros si se trata de una vivienda ilegalizable para desarrollar esta actividad, mientras que si tiene la posibilidad de obtener la inscripción en el registro de estancias turísticas, sería de 20.001 a 40.000 euros.

En el caso de las casetas de madera, que cuentan con una superficie total de seis metros cuadros y una escalera de hormigón de 32 metros cuadrados, el Consell contempla su retirada cuando concluya el procedimiento sancionador, además de multar al promotor con 136.000 euros cuando concluya los trámites de la sanción.

Según se puede comprobar en el visualizador del Mapa Urbanístic de les Illes Balears (MUIB), en la ortofotografía aérea de la zona, compuesta por imágenes tomadas entre 2018 y 2019, en esa época solo se había construido una de las viviendas de madera dentro de esta finca, en zona inedificable.

Compartir el artículo

stats