Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ejército en Ibiza: preparados para la acción

El Regimiento Palma 47 se desplaza cuatro días a Ibiza para prepararse ante futuras intervenciones en la isla y para llevar a cabo un control medioambiental y un reconocimiento geográfico con el objetivo de prevenir posibles incendios o inundaciones

50

Militares en Ibiza: listos para la acción. TONI ESCOBAR

Una sección del Regimiento Palma 47, proveniente de Mallorca, ha estado desde el lunes hasta hoy en Ibiza para dar «apoyo, en caso de emergencia» y para llevar a cabo un control medioambiental, dentro del Plan Vigilante Balear. También para el reconocimiento geográfico de la isla, ya que «no existen unidades físicamente» desplazadas, afirmó ayer el teniente Gonzalo Martín Posadas, de 25 años, en el antiguo acuartelamiento de Sa Coma. «No ha habido ningún problema por la calle ni nada» durante estos días, añadió Posadas, que lleva tres años destinado en Palma.

«Tenemos conocimientos de orografía, pero no somos expertos en el conocimiento de qué zonas son más propensas a sufrir incendios. Por eso preguntamos a las autoridades civiles cuáles son sus prioridades. Las zonas en las que desplegamos nuestros efectivos son en las que no se puede acceder por caminos. Si hay camino, los vehículos tienen capacidad de movimiento», explicó el mando a Diario de Ibiza.

Ejército en Ibiza: preparados para la acción

Ejército en Ibiza: preparados para la acción Carla Torres Juan

La unidad que ha venido a Ibiza consta de 30 personas y un equipo de siete vehículos, además del apoyo de sanitarios, mecánicos y personal para la alimentación y demás temas logísticos. El teniente Posadas detalló que han estado en Sant Antoni, Sant Vicent, Sant Josep, Sant Jordi, Santa Eulària... «Tenemos ya casi toda la isla medianamente recogida» con datos. Visitan las zonas de la isla que las autoridades consideran de mayor riesgo. «En Sant Antoni, por ejemplo, nos dijeron que pasáramos por la carretera de Santa Agnès, que es una zona bastante forestal», añadió este mando militar.

Su programa en Ibiza se ha basado en su instalación en Sa Coma el lunes, en una patrulla a pie el martes y otra patrulla motorizada el miércoles y el jueves por la mañana alrededor de la isla. «Hemos venido varias veces, nos informamos de cómo está la zona y por dónde queremos ir y por dónde no», aseveró el mando a los medios de comunicación mientras el equipo realizaba un ejercicio TC3, sobre «sanidad de combate».

Este ejercicio es un simulacro que consiste en estabilizar a un compañero cuando resulta herido: «Cuando tenemos una baja en combate, ya sea por fuego, minas o granadas, va a tardar un tiempo en venir un facultativo, por lo que enfermeros y médicos no van a estar con nosotros. En ese momento tenemos que estabilizar al herido y, mientras lo hacemos y hasta que llega el personal médico, tenemos que hacer una serie de procedimientos que están establecidos: lo primero de todo, suprimir la amenaza porque sino vamos a tener más bajas, luego hay que sacar al compañero del peligro e iniciar el procedimiento sanitario, como controlar las hemorragias y las heridas respirantes (con entrada y salida de aire)», informó el teniente.

«¡Fuego, fuego!»

Entre gritos de «¡fuego, fuego, fuego!» y «¡cobertura por aquí!», los miembros del equipo practicaban con el uniforme de combate al completo y armados con fusiles, que pueden llegar a pesar más de tres kilos. El mando, vestido también con el uniforme, respondió entre risas a la pregunta de cómo soportaban las altas temperaturas: «Sobrevivimos al calor, como todos en esta época».

El Plan Vigilante Balear se activa el 15 de junio y se mantiene hasta el 15 de septiembre, que es el «periodo de baja intensidad», según Posadas. «Es cuando el personal coge los permisos y las vacaciones, porque no está todo el mundo y no podemos avanzar con la instrucción», añadió. Es por ello que aprovechan para dar apoyo a las autoridades de cada isla, continuar con la instrucción que se ha dado durante el año para repasar y hacer ejercicios.

Este plan se lleva a cabo anualmente y se basa en el control medioambiental y la prevención de incendios. Posadas indicó que sólo visitan Ibiza y Menorca, ya que su sede está en Mallorca. «El año pasado se redujo un poco el apoyo por el coronavirus, ya que teníamos más gente centrada en tema de rastreadores [de contagios], aunque todos los años tenemos bastante cuidado con el tema del medio ambiente», afirmó.

El resto del año es de preparación con ejercicios en las Balears y en la península, para instruirse hasta que salga una misión y les desplieguen. «Las misiones que tenemos nosotros se llaman ASC (Acciones de Seguridad Cooperativa) y este año se ha ido un equipo a Mauritania», destacó el teniente, quien agregó que, en las misiones, «es el momento en el que te sientes más realizado y no hay nada que desvíe la atención hacia cualquier otro asunto».

Compartir el artículo

stats