Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El conseller Javier Torres, sobre la entrada en Ibiza de Uber y Cabify: «Si la gente pide que vengan será por algo»

Joan Marí, taxista, aporta la solución a la falta de vehículos en verano: «Regular el servicio a nivel insular»

Decenas de personas esperan un taxi en la parada del puerto de Eivissa a mediados del pasado mes de julio. | TONI ESCOBAR

Javier Torres, vicepresidente segundo del Consell de Ibiza, lo tiene claro con respecto a la polémica creada por la presidenta de la confederación CAEB, Carmen Planas, que considera que «sería bueno tener a Uber y Cabify en las islas, faltan taxis y la imagen es muy mala». El también conseller de Innovación, Transparencia, Participación y Transportes, cree que estas empresas privadas «ayudarían a aliviar la gran demanda» de taxis que hay en la isla: «Si mucha gente quiere que vengan será por algo», añade para apoyar las declaraciones de Planas.

Torres no cree que estas plataformas que operan en la mayor parte del país se instalen en Ibiza «a corto plazo», en esencia porque necesitan de una licencia de VTC (vehículo de transporte con conductor) para operar y no hay suficientes como para que cumplan su principal atractivo como transportistas: llegar a cualquier punto en cinco minutos.

Para el conseller, en el caso de que Uber o Cabify desembarquen en Ibiza, sería conveniente que se tuvieran que ceñir a una regulación para que compitan con los taxis «en igualdad de condiciones».

La propuesta para regular las VTC

En este sentido, recordó que el Consell elaboró y remitió al Govern una propuesta para regular las VTC que contaba con el respaldo de todo el sector, para que «no se preste el servicio de cualquier forma» y, por ejemplo, se les pueda exigir un carné para los conductores e incluso algún tipo de instalación para operar en la isla. También la precontratación de los servicios, como ya hacen con sus aplicaciones, e incluso límites de tiempo para coger clientes, como ya tienen las VTC.

El también coordinador de Ciudadanos en las Pitiusas recordó que su partido es partidario de «abrir al máximo el mercado» si con ello se «beneficia al usuario». Y apuntó que hay «sentencias europeas que han dado más de un toque de atención a España y siempre en beneficio de plataformas como Uber y Cabify».

Además, aprovechó para arremeter contra el sector del taxi: «Cada vez que intentamos cambiar algo en el sector nos encontramos con una resitencia atroz y brutal».

En defintiva, el conseller es partidario de que «el mecado se autorregule» para dejar a la Administración la «responsabilidad de mejorar al máximo el servicio pensando siempre en el usuario».

El reglamento insular

Por su parte, el portavoz del colectivo del taxi en la CAEB, Joan Marí, se muestra en contra de la entrada de Uber y Cabify en la isla, como es lógico. Y dice tener la solución para la falta de taxis en momentos del verano (el conseller matiza que cuando la falta «puntual» de este servicio se repite «cada día, deja de ser puntual»): regular el servicio a nivel insular, algo que reclama desde hace años.

Para lograr este objetivo, apunta que «sólo falta que los ayuntamientos se pongan de acuerdo», porque el Consell «ya tiene casi listos los informes y estudios» para sacar adelante esta regulación insular. El conseller Javier Torres confirma que tiene previsto tener al menos la aprobación inicial de esta herramienta de control («iremos en esa dirección», confirma), durante este mandato. Ayudará, coincide con Marí, «a mejorar el servicio», pero advierte: para el problema de la falta de taxis, «no hay una varita mágica».

El portavoz de los taxistas en la patronal CAEB matiza que actualmente «en realidad sólo funciona un [sistema de localización y gestión por] GPS que no está regulado a nivel insular», y apuesta por poner este servicio en manos de «una empresa privada, no de los taxistas». «Es el momento de regular el taxi a nivel insular». «Tenemos que ponernos todos de acuerdo», reclama Marí.

Compartir el artículo

stats