Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Litoral de Ibiza: Caos y tensión en Porroig

Una de las muchas lanchas que usan este trozo del litoral para embarcar y desembarcar pasajeros pasa a escasos metros de una familia con dos menores

Medio Ambiente en Ibiza: Caos y riesgo para los bañistas en Porroig

Medio Ambiente en Ibiza: Caos y riesgo para los bañistas en Porroig César Navarro

Para ver este vídeo suscríbete a Diario de Ibiza o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Medio Ambiente en Ibiza: Caos y riesgo para los bañistas en Porroig César Navarro

Porroig ya no es lo que era. Lo dicen los vecinos y lo puede comprobar cualquiera que se acerque a este antaño tranquilo y bucólico trocito de la costa de Sant Josep. Gracias a varias actividades ilegales, entre ellas el fondeo de grandes embarcaciones de recreo sin control y el uso de la costa como punto de embarque y desembarque de pasajeros en pequeñas neumáticas, el caos reina en el lugar. Desde el Ayuntamiento insisten en que no tienen competencias en lo que ocurre «más allá de la orilla».

Porroig está sufriendo este verano el mismo problema que otros muchos puntos del litoral pitiuso, a causa de la masificación. Tanto en Ibiza como en Formentera, la costa está siendo utilizada ilegalmente por empresas de chárter o por las pequeñas lanchas auxiliares de yates de mayor envergadura. Con el peligro que conlleva la convivencia sin control de barcos y bañistas.

El pasado domingo 7 de agosto, a las 20.45 horas, Toni Juan estalló. No podía más. «En apenas tres horas contabilizamos más de cuarenta movimientos» de lanchas que se acercaban a la costa para embarcar y desembarcar a gente, explica. No hay embarcadero; tan sólo los accesos a las tradicionales casetas varadero. 

Captura del vídeo con la lancha maniobrando a escasos metros de los bañistas. D.I.

Mientras su esposa y sus dos hijos disfrutan del mar, una lancha de once metros que quiere alcanzar la costa pasa a escasos metros de ellos.

El riesgo para los bañistas es evidente. La lancha, con tres tripulantes uniformados a bordo (de lo que se infiere que era una auxiliar de un yate de gran envergadura), no se detiene. «Poco antes uno de mis hijos me tuvo que coger de una pierna mientras buceaba porque me estaba pasando por encima» otra embarcación, narra Juan. Una vecina de la zona graba la escena con el móvil (el vídeo está colgado en la edición digital de Es Diari).

La situación se tensa cuando el patrón de la embarcación, una de las muchas que operan en esta especie de jungla sin control, reprende a la mujer por bañarse tan cerca. «No tienes vergüenza», le responde la bañista. A lo que el patrón replica: «Pare ya, señora. Ya está bien».

En ese momento tercia en el conflicto Toni Juan, que se dirige a los tripulantes de la lancha y que incluso les lanza una piedra. «¡Que te largues, desgraciado!». «Que estamos trabajando», insiste el que parece ser el patrón de la lancha. «¿No os da vergüenza?», le pregunta a Juan, después de maniobrar demasiado cerca de su esposa y sus dos hijos.

«¡Que no te metas!» en la pequeña bahía, le advierte Juan. «Si conoces la ley del mar te lo tienes que saber, joder. A doscientos metros» de la costa, le sugiere mientras la lancha abandona la zona.

«Si aquí se multase a todos los que cometen una ilegalidad, sacamos a España de la miseria»

decoration

Tirando de ironía, y tras lamentar la inacción de las administraciones, Toni Juan señala a Diario de Ibiza en conversación telefónica: «Si aquí se multase a todos los que cometen una ilegalidad, sacamos a España de la miseria».

En los alrededores hay más embarcaciones fondeadas; los testigos aseguran que algunas se dedican al chárter ilegal.

Explican además que la persona que, obviando toda la normativa y retando tanto a las administraciones como a los cuerpos de seguridad del Estado, sigue gestionando fondeos ilegales en esta bahía, ha vuelto a reponer los que fueron retirados hace semanas.

De hecho, a mediados del pasado mes de junio, este individuo, que incluso amenaza a quien le reprocha su actividad ilegal, intentó boicotear la labor de los submarinistas de Protección Civil que estaban inutilizando estos muertos ilegales en una labor que desarrollaron desinteresadamente. Este hombre se dedicó a navegar cerca de ellos con una embarcación a motor para intimidarles de manera reiterada. Así lo explicó la Policía Local de Sant Josep en sus redes sociales.

Sant Josep sin competencias

Desde el Ayuntamiento de Sant Josep, informados del caos en Porroig, recordaron que no tienen competencias para regular actividades «más allá de la orilla del mar»

En este sentido, detallaron que han intervenido dentro de sus posibilidades: «Sólo podemos actuar por tema de residuos y lo hicimos limpiando la bahía» hace unos meses, apuntó un portavoz del equipo de gobierno municipal.

Al parecer, y según ha podido saber este diario, el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la GuardiaCivil ha abierto una investigación sobre el uso de los fondeos ilegales.

Compartir el artículo

stats