Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La limpieza de la ciudad de Ibiza cuesta tres veces más a cada vecino que la de la ciudad más limpia de España

El Ayuntamiento admite que deberá mejorar el próximo pliego del servicio, pero achaca las deficiencias a la presión humana del municipio

Un momento del pleno municipal celebrado ayer. | J.A.RIERA

La capital de Asturias, Oviedo, está considerada la ciudad más pulcra de España a raíz de la puntuación que otorgan sus residentes vecinos a la limpieza de sus calles. Mientras que cada ovetense paga una media de 61 euros anuales para pagar a la empresa concesionaria de este servicio, en el municipio de Ibiza la cifra prácticamente se triplica con 180 euros al año, pese a ser «la ciudad más sucia del país, posiblemente», según llegó a afirmar el portavoz de Ciudadanos, José Luis Rodríguez Poblador.

La concesionaria del servicio de limpieza de Vila, Valoriza, se convirtió en la gran protagonista del pleno celebrado ayer, después de que Ciudadanos presentara una moción de control por las quejas vecinales ante la suciedad del municipio. El concejal de Medio Ambiente, Jordi Salewski, negó rotundamente que Vila fuera la ciudad española más sucia, pero admitió que la próxima concesión de limpieza deberá mejorarse considerablemente.

Masificación turística

«El pliego del actual servicio lo redactó el PP», puntualizó Salewski, que recordó que el equipo de gobierno progresista decidió sacarlo adelante para no retrasar «dos o tres años» la adjudicación, sobre todo ante las deficiencias que ya presentaban los equipos de la antigua concesionaria. Así y todo, Valoriza está cumpliendo con todos los indicadores que rigen las labores de sus brigadas, según indicó Salewski, que achacó la suciedad de las calles a la fuerte presión humana que sufre Vila por la masificación turística y a las actitudes incívicas de quienes incumplen las ordenanzas.

"Oviedo tiene 1.150 habitantes por kilómetro cuadrado, mientras que en Vila son 4.546", replicó el alcalde al portavoz de Ciudadanos

decoration

«Oviedo no tiene la presión turística de Vila», subrayó, a la vez que insistía en que la comparación de los precios advertida por Ciudadanos carecía de validez objetiva sin computar la concurrencia de personas en la ecuación. «Oviedo tiene 1.150 habitantes por kilómetro cuadrado, mientras que en Vila son 4.546», puntualizó a Rodríguez Poblador el alcalde.

Retraso en las licitaciones

El Partido Popular presentó otra moción de control para pedir explicaciones por «el lío y el bloqueo» en la gestión del agua a raíz del retraso para sacar a concurso el servicio municipal de abastecimiento y saneamiento. El portavoz popular, José Vicente Marí Bosó, recordó que en enero de 2021 se dieron seis meses de plazo para redactar las condiciones que deben regir el nuevo contrato, sin que haya novedades hasta el momento.

El último balance del Ministerio del Interior registra un incremento del 27,6% de la criminalidad en Vila durante el primer trimestre de este año

decoration

La oposición del PP también advirtió del aumento de la «sensación de inseguridad» entre los vecinos de Vila. El concejal Ignacio García echó mano del último balance del Ministerio del Interior, que registra un incremento del 27,6% de la criminalidad en el municipio durante el primer trimestre de este año. «En 2016, este dato había descendido un 2,27%», lamentó. Por su parte, la concejala de Seguridad Ciudadana, Rosa Rubio, replicó que la plantilla de la Policía Local, con 96, cuenta con la mejor ratio de personal de los últimos 25 años y destacó la colaboración de este cuerpo con la Policía Nacional o la instalación de 15 cámaras de videovigilancia.

Toque de atención a cuatro puestos del Mercat Nou

En el turno de ruegos y preguntas del pleno municipal, la veterana activista y folclorista Carmen Tur reclamó al Ayuntamiento «por tercera vez» que tome medidas para evitar que cuatro puestos del Mercat Nou incumplan la normativa y no tengan a la vista los precios de sus productos. Según indicó, una pareja de hermanos recientemente compró, por separado, ‘pebrassos’ a un mismo frutero, que les cobró el mismo producto a 17,50 y 20 euros el kilo. El alcalde, Rafa Ruiz, anunció que tomaría medidas para acabar con estas irregularidades, pero subrayó que solo cuatro de los 53 puestos incumplían esta medida. «Estamos encima de este asunto y ya se lo hemos recordado por activa y por pasiva [a los infractores]».

Compartir el artículo

stats