Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Formentera, kilómetro cero

Actualmente en Formentera existen varias explotaciones hortícolas que venden productos de temporada. Una de ellas ocupa el ‘mercat pagès’ en Sant Francesc y el resto vende en su propia tienda o a pie de explotación

El 'mercat pagès' está en el Centro 'Gabrielet' C.C.

Hace más de una década nadie en Formentera pensaba que podía ser rentable sacar adelante una explotación hortifrutícola de temporada y con productos tratados con cariño y sin químicos de por medio. Los productos de kilómetro cero se convirtieron en una garantía para la alimentación sana, equilibrada y cercana, algo cada vez más valorado por los consumidores.

Un padre muestra un melón a su hijo en el mercado payés C.C.

Actualmente el 'mercat pagès' de Formentera, situado en un ala del Centro Antoni Tur Gabrielet, es un ejemplo de la apuesta que han realizado algunos agricultores locales por la profesionalización. Son pequeñas producciones de temporada pero que, con tesón y trabajo, terminan siendo rentables.

Clientes en el 'mercat pagès' de Formentera C.C.

Martí Juan es uno de los agricultores que se dedican a esta actividad y que mantiene su presencia en este espacio público que el Consell de Formentera pone a disposición de los productores locales. Hasta hace poco eran dos, junto a Santi de Can Jaume d’en Carlos (es Arenals) que mantiene su actividad, pero ahora solo vende a pie de explotación. También está Gandolfo Spagnuolo, que comenzó en este mercado pero que ahora está en la finca que trabaja en Sant Ferran. Todos ellos venden a particulares y el excedente lo colocan en restaurantes que prefieren comprar productos cultivados en la isla.

El día de mayor actividad en el mercat es el sábado. Ayer mismo Verónica que atendía a los clientes con una amplia sonrisa, no daba abasto, la entrada de clientes era constante: «Los sábados viene más gente, sobre todo residentes que no trabajan entre semana pero sí, el resto de los días también hay mucha demanda».

Martí Juan, el agricultor que hace diez años apostó por cultivar productos de temporada, lo ratifica: «Cada año vamos a más, no ha habido ningún año de bajón, al revés cada vez hay más demanda y en algunos productos más de la que podemos sacar». Señala que su trabajo consiste en «corregir fallos de producción que siempre los hay», para ir mejorando.

Esta tendencia le ha llevado a buscar más fincas que reúnan las condiciones adecuadas, calidad de la tierra y agua, para poder sacar más productos al mercado. Actualmente trabaja productos de la huerta en unas tres hectáreas de terreno: «Al final todo se resumen en tener tierras productivas y con agua», resume.

En esta época del año triunfa el tomate, el melón y la sandía. Pero además las lechugas, la rúcula, la albahaca, las berenjenas, las cebollas y las patatas tienen salida fácil.

Este año el 'mercat pagès' solo tiene un puesto de los dos que dispone el espacio, por eso Martí Juan dice que no dan abasto: «Esto cada año va a más, la gente habla, usa el boca oreja, y además de los turistas residentes, que nunca fallan, también vienen cada vez más formenterenses, no vendemos un producto caro y lo encuentran al mismo precio en algunos súper», asegura.

Compartir el artículo

stats