Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Marcos Serra justifica no aplicar el decreto de excesos «al mismo ritmo que Mallorca» porque el Govern no le envía inspectores

«No erradicaremos el 100% de la venta de óxido nitroso, ni en Sant Antoni ni en toda la isla», afirma Neus Mateu

Neus Mateu y Marcos Serra en la rueda de prensa. | TONI ESCOBAR

Mientras por la tarde el conseller balear de Turismo, Iago Negueruela, leía la cartilla a los principales responsables municipales de Sant Antoni, estos, por la mañana, se justificaban y, sobre todo, tiraban balones fuera. El alcalde de Sant Antoni, Marcos Serra, reclamó al Govern que «ayude a aplicar» en su municipio el decreto contra el Turismo de Excesos mediante el envío a Ibiza de los mismos «inspectores de salud, comercio y consumo que ya colaboran en Mallorca» para acabar con las conductas incívicas. La petición de Serra tuvo lugar durante una rueda de prensa celebrada en la sede del PP de Vila que fue convocada «por las noticias aparecidas las últimas semanas» y «tras las falsas acusaciones vertidas por parte de los grupos de la oposición, basadas al 100% en falsas denuncias», que «acusan» al equipo de gobierno de «apoyar el turismo de excesos, de descontrol, de falta de limpieza, de no tomar medidas, de falta de interés, de ignorar a los vecinos… Todo eso es falso, completamente», afirmó.

«No hemos conseguido aún la implicación del Govern balear», señaló Neus Mateu, edil de Gobernación, durante la rueda de prensa, si bien acto seguido dijo que en la Comisión de Seguimiento para el Fomento del Civismo celebrada el pasado miércoles, Iago Negueruela, conseller balear de Turismo, «se comprometió a enviar a Sant Antoni los inspectores de salud, consumo y comercio para hacer actuaciones conjuntas». Mateu señaló que «para llevar a cabo cierres cautelares como en Mallorca es necesaria la ayuda de esos inspectores». En Ibiza sí han tenido, indicó, el apoyo de los inspectores de Turismo del Consell «y de los de Trabajo»: «Pero del Govern, ninguno», subrayó. «Como nosotros no hemos recibido esos inspectores en Sant Antoni, no vamos al mismo ritmo que Mallorca», justificó. Marcos Serra fue más allá y reclamó al Estado que envíe más agentes de la Guardia Civil «y aplique medidas importantes para erradicar el turismo de excesos y descontrol que hay en Sant Antoni. Es su competencia».

«Cambiar el modelo turístico»

Tanto Mateu como Serra aseguraron que están demostrando «con inversiones, seguridad, limpieza y con promoción turística» que trabajan arduamente para «cambiar el modelo turístico». «Se nos acusa -manifestó la responsable de Gobernación- de hacer dispositivos [redadas] cuando aparecen reportajes en prensa. Tenemos un plan de seguridad de verano, pero no publicamos todo lo que hacemos, no podemos publicar todo, habría que mandar cada día notas de prensa, y tampoco hay que saturar».

Eso sí, admite que la lucha contra el trapicheo del gas de la risa no es sencilla: «Evidentemente, no erradicaremos el 100% de la venta de óxido nitroso, ni en Sant Antoni ni en toda la isla de Ibiza». A la pregunta de si se han realizado campañas de inspección de locales y comercios, como en el pasado mandato, para erradicar la venta (por cajas) del gas de la risa, Serra dijo que no: «No, pues no hay constancia de que exista esa venta. Si la hubiera, se actuaría»·.

Neus Mateu considera que los datos «avalan» tanto el compromiso del equipo de gobierno por erradicar el turismo de excesos como «la implicación» de los agentes de la Policía Local para combatir esa lacra. El alcalde alardeó, en ese sentido, de haber «mejorado la plantilla policial». De los 40 agentes que había «al empezar el mandato se ha pasado a 54 actualmente, el 100% de la plantilla, algo que no se había visto en muchos años». «Hemos hecho un esfuerzo económico importante para pagar horas extras y días libres [a los agentes], con el fin de hacer refuerzos, además de las patrullas habituales».

«Hemos hecho un esfuerzo económico importante para pagar horas extras y días libres [a los agentes], con el fin de hacer refuerzos, además de las patrullas habituales»

decoration

Los datos, insiste Mateu, les respaldan: «En cuatro años del pasado mandato, el PSOE expedientó a cuatro locales por ruidos, sanciones que eran de días y sin control de que se hicieran cumplir. En esta legislatura, pese al covid y a tener locales cerrados, se han expedientado a ocho con suspensión de música; a cuatro se les cerró temporalmente, y hay otros cuatro más en tramitación con propuesta de precinto (tras inspecciones técnicas o de sonometrías)». Ahora aplican sanciones «de uno a seis meses», no de días, afirmó.

También han «informado a los locales de cuáles son sus infracciones» y han denunciado «a 14 por ruido y a 12 por publicidad dinámica (de estos, siete están en la zona del decreto)», además de haber detenido este verano a 23 personas «por venta de óxido nitroso» y de haber denunciado a 37 por consumo o venta de drogas en la vía pública.

Compartir el artículo

stats