Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La CAEB exige adoptar medidas «urgentes para evitar la malísima imagen» del puerto de es Botafoc de Ibiza

La falta de taxis y autobús, de sombra y de servicios para los cruceristas es una demostración «muy clara de lo que es morir de éxito» para Ibiza como destino, advierte José Antonio Roselló

Los cruceristas espera un taxi al sol tras desembarcar. | VICENT MARÍ

La imagen de decenas de turistas recién desembarcados de un crucero el pasado jueves en la zona de es Botafoc esperando un taxi, sin servicio de autobús y achicharrándose al sol por la falta de zonas de sombra ha indignado a muchos. Entre ellos a los responsables de la Confederación de Asociaciones Empresariales de Balears (CAEB), que no entienden esta «malísima imagen» para la isla que «hay que cortar de raíz».

El vicepresidente de Ibiza y Formentera de esta confederación empresarial, José Antonio Roselló, antes de caer en la «crítica fácil», hace un «llamamiento a quienes tienen la capacidad para regular este tema para que se pongan manos a la obra con mucha rapidez». «Nuestro destino, con los hoteles y las casas vacacionales, los restaurantes y todos los servicios, tiene vocación de hacer feliz a la gente, no de hacerle pasar penalidades» como en el puerto de es Botafoc.

Roselló considera «inadmisible» esta situación e «insta, ruega, para empezar a la compañía de cruceros», a que se adopten medidas. En el momento en que centenares de cruceristas bajaban del ‘Costa Toscana’ había sólo un taxi en la parada. La indignación prendió rápidamente entre ellos y se vivieron momentos de mucha tensión.

Un taxista reconoció que no había taxis pero no porque no quieran ir a es Botafoc: «El problema es que a la hora en la que llegan los cruceros hay mucha demanda de taxi por todos lados. Además, el dique no te pilla de paso, no vas nunca allí, a no ser que lleves a un cliente. Y aunque vayas, en la parada de taxis de la rotonda de Talamanca siempre hay un cliente que levanta la mano, así que es normal que no haya taxis en es Botafoc», explicó.

Morrás y el crecimiento

El concejal de Movilidad del Ayuntamiento de Ibiza, Aitor Morrás, comparte la idea de la imposibilidad de gestionar ciertos picos de demanda: «Llegan de golpe 1.000 personas al puerto y necesitan un taxi. ¿Qué hacemos? ¿Ponemos mil taxis más en circulación? Es imposible asumir este pico de sobredemanda. Tampoco podemos crecer de forma ilimitada». Morrás pide abrir el debate sobre la saturación: «Deberíamos reflexionar hasta dónde queremos seguir creciendo, porque es inevitable que la masificación redunde en una pérdida de la calidad del servicio».

José Antonio Roselló le da la razón al concejal pero indica que este problema requiere de «coordinación» porque esos picos de miles de personas «se tienen que tener controlados». «No podemos derivar el problema a una reflexión posterior (aún siendo esta necesaria) sino que hay que resolver la situación ahora y sin demoras», apremia.

«Nos está desbordando a todos»

El vicepresidente de CAEB no duda que de que ni la Autoridad Portuaria ni la compañía de cruceros «no tienen interés en provocar esta situación» pero señala que «nos está desbordando a todos». «Tiene que haber una reacción muy rápida porque estos no puede ser y es un ejemplo de lo que es morir de éxito» para el destino Ibiza.

«No puede ser que nuestros clientes y visitantes, que a fin de cuentas tienen la amabilidad de visitarnos, se encuentren con estas penalizaciones», incide Roselló, y reitera que las islas son un «destino en el que hacemos feliz a la gente».

«Insto a que se adopten soluciones muy rápidas para evitar que pasen estas cosas y no esperar al final de verano». «Hay que cortar de raíz esta malísima imagen», finaliza el vicepresidente pituso de la CAEB.

Compartir el artículo

stats