Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Govern acusa a Sant Antoni y al Consell de Ibiza de «no aplicar el decreto de excesos» en el West

El conseller balear de Turismo asegura que ambas instituciones han cometido «una grave dejación de funciones» y han sido «negligentes», y pide a la edil de Gobernación que «asuma sus responsabilidades»

15

El conseller de Movilidad y la directora general de Turismo acompañaron a Negueruela en la reunión con los empresarios. | TONI ESCOBAR

El conseller balear de Turismo, Iago Negueruela, acusó este viernes tanto al alcalde y a la edil de Gobernación de Sant Antoni, Marcos Serra y Neus Mateu, respectivamente, como al presidente del Consell de Ibiza, Vicent Marí, de no aplicar el decreto contra el Turismo de Excesos en el West en lo que llevamos de temporada turística. En un tono muy duro, expresó que le preocupa «extraordinariamente» la situación que vive esa barriada este verano y lamentó «profundamente que el único sitio de Balears en que no se ha comenzado a aplicar el decreto de excesos sea Sant Antoni». Negueruela se reunió este viernes por la tarde en Sant Antoni con el gerente de Ocio de Ibiza, José Luis Benítez, y tres hoteleros del municipio para tratar este asunto.

El pasado miércoles se celebró un encuentro de la comisión de Fomento de Civismo en Palma en la que se supo que en Mallorca se habían tramitado 90 expedientes sancionadores vinculados al decreto contra el turismo de excesos. Y cero en el caso de Sant Antoni: «Eso quiere decir -señala el conseller- que Vicent Marí, que es el titular de Turismo ibicenco, debería dar explicaciones de por qué la inspección de Turismo no está actuando en el West». A su juicio, «cero actuaciones, cero resultados, no es posible en una zona como esa. Vistas las imágenes publicadas estos días por los medios de comunicación me resulta muy difícil que no haya actuaciones sancionadoras en el West, y es especialmente sorprendente que no se haya iniciado por el Consistorio ningún expediente sancionador en ninguno de los ámbitos que recoge el decreto de excesos».

«Imagen de impunidad»

Negueruela califica esa situación de «preocupante», porque «se da una imagen de impunidad». No entiende tampoco que en Sant Antoni sólo haya habido 80 actuaciones para el cumplimiento de las ordenanzas municipales (no actuaciones por el decreto de excesos), «mientras en Calvià llevan 2.200 y en Palma, 1.500». «Estamos -acusa- ante una grave dejación de funciones por parte de las autoridades que están obligadas a cumplir las normas».

Mientras por la mañana el alcalde y la concejala de Gobernación de Sant Antoni afirmaban que no pueden aplicar el decreto en el West si el Govern no les «envía» inspectores, Negueruela respondía horas más tarde que eso es falso y explicaba cómo se había aplicado esa medida en Mallorca: «Allí se han ejecutado ocho cierres: cuatro en Platja de Palma, cuatro en Magaluf. Todos fueron instados por las policías locales y no, como se ha dicho [por parte del alcalde y de la edil de Gobernación de Sant Antoni], por los cuerpos autonómicos [inspectores]», que «instruyen las actuaciones que parten de los consistorios», añadió. «No ha habido -prosiguió- ninguna actuación in situ en Platja de Palma o en Magaluf por parte de esos cuerpos autonómicos. Las policías locales hacen las propuestas de cierre y luego es el Govern [sus inspectores] el que instruye el expediente» reiteró.

Negueruela recalcó que la reunión de la comisión del pasado miércoles «no fue para coordinar», sino «para saber qué está sucediendo este verano». De hecho, el punto tres del orden del día hacía referencia a la «presentación por parte de cada institución de datos relevantes en relación a las actuaciones llevadas a cabo». Desde el Govern se indica que «la concejala de Gobernación no acudió allí con los deberes hechos». Si tenía «dudas sobre cómo aplicar la normativa, podía haber preguntado. Es una norma legal, es decir, no se puede desconocer. Ni tampoco se puede decir que no se sabe cómo cerrar un local», dijo, visiblemente cabreado, Negueruela, que incluso exigió a Mateu que «asuma sus responsabilidades por tener cero resultados». También mandó un recado a Vicent Marí: «Si el presidente del Consell no toma medidas en la inspección de Turismo, debería dar explicaciones de lo que sucede y explicar a la ciudadanía que han decidido [su institución y el Consistorio]que haya impunidad en Sant Antoni. Eso es un mal mensaje para el turismo y no se debe permitir». Para Negueruela, lo que sucede en el West es «extremadamente grave», algo que le han trasladado los empresarios de Sant Antoni: «No hay ninguna excusa para no actuar allí. Esto no va de quién actúa. En el Consell tienen las competencias y cuatro inspectores de Turismo creados para este año por el Govern». El Consell debía dotarlos, «pero no lo ha hecho», detalla, «a pesar de que se sabía que este verano habría una gran actividad turística».

Para el conseller, «supone una gravísima negligencia del alcalde y del presidente del Consell» que desde el año 2020, cuando se publicó, no hayan sido capaces de interpretar el decreto ni de preparar campañas en el West contra el turismo de excesos. Ambos «deben explicar a la ciudadanía por qué no se actúa en unas zonas donde se ven imágenes absolutamente lamentables. Y dicen que están comprometidos contra el turismo de excesos. Ese compromiso se demuestra actuando».

«En esta isla se ha decidido no hacer nada»

«El alcalde ha mentido a la opinión pública de forma clara. Le exijo responsabilidad a la hora de actuar con la contundencia que se actúa en otros ayuntamientos. Y que depure responsabilidades», le acusó e instó este viernes Iago Negueruela, que considera que «hay que ver [de quiénes son] las responsabilidades de lo que ha sucedido, la razón por la que no se está actuando en esta isla», donde, a su juicio, «se ha decidido no hacer nada». El conseller de Turismo recordó que la dureza de la norma radica en la suspensión cautelar (ni una en esta temporada), que no existe en ninguna ordenanza municipal.

Compartir el artículo

stats