Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Reyes Maroto Ministra de Industria, Comercio y Turismo

Reyes Maroto: «Hay que gestionar la cifra de turistas y ver hasta qué punto perjudica a la sostenibilidad de Ibiza»

La ministra de Turismo dice que la previsión es que aumente un 14% el número de visitantes este año y aboga por formar a los profesionales en la isla

Reyes Maroto, ministra de Turismo Vicent Marí

La ministra de Turismo, Reyes Maroto (Medina del Campo, Valladolid, 1973), apuesta por la excelencia en el sector turístico para posicionar a España entre los principales destinos vacacionales a nivel mundial. Asegura que, para conseguirlo, hay que formar a los profesionales y atraer talento extranjero a nuestro país. Aun así, es consciente de que el elevado volumen de turistas que visitan destinos como Ibiza puede jugar en contra de la sostenibilidad de la isla. Por ello, dice que el Gobierno central trabaja por ofrecer otros productos, más allá del sol y la playa, que ayuden a la desestacionalización y consigan atraer a visitantes de alto poder adquisitivo que busquen cultura y naturaleza para sus vacaciones. Aprovechando su estancia en Ibiza, ayer hablamos con ella.

¿Qué queda claro de estos días en los que se ha celebrado en la isla la Cumbre sobre Movilidad Internacional Segura con más de 30 países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE)?

Creo que queda clara la necesidad de que nos coordinemos. Ha habido mucha confusión desde el inicio de la pandemia en la definición de protocolos y en la gestión de la crisis sanitaria en los distintos países. La Unión Europea hizo un ejercicio de refuerzo de sistemas comunes para poder hacer frente a la pandemia, desde el punto de vista sanitario, pero también turístico y, bueno, España ha sido el foco para que esto se pudiera hacer a nivel global y ahora nos comprometemos a ir de la mano. Creo que el resultado es que tenemos una hoja de ruta, que presentaremos a la presidencia del G20 en Indonesia para que, con el liderazgo político que necesitamos, se asuma lo acordado en todos los países del mundo.

Prevemos recuperar entre julio y agosto el 90% de los turistas internacionales que teníamos en prepandemia, pero estamos ya en niveles similares en gasto turístico

decoration

Estamos en una temporada de recuperación turística. ¿Se puede hablar de que tenemos mejores datos que en prepandemia?

Sí y ha sido fruto del trabajo bien hecho. Se protegió al sector y se le ha dado confianza. Eso ha hecho que, a día de hoy, España sea uno de los destinos más deseados del mundo y Ibiza está ahí. Para nosotros era fundamental recuperar el turismo internacional; el certificado digital ha ayudado mucho a generar confianza y la vacunación al 93%, también. Estamos recogiendo los frutos del buen trabajo. Vamos a tener un verano muy bueno en cuanto a volumen. Prevemos recuperar entre julio y agosto el 90% de los turistas internacionales que teníamos en prepandemia, pero estamos ya en niveles similares en gasto turístico. Esta tiene que ser la forma de medir el éxito de nuestro modelo: centrarnos en el gasto, la rentabilidad y en aumentar la estancia media. Lo estamos consiguiendo porque hemos reenfocado el modelo para que sea la calidad la base de nuestra recuperación.

Esto a nivel estatal, pero en el caso de Ibiza, los hoteleros y turoperadores hablan de más turistas que en 2019 y, según la encuesta de gasto turístico (Egatur) publicada recientemente, el visitante que llega a la isla gasta un 15% más que antes.

Esto es así. De hecho, Balears el año pasado lideró la recuperación: uno de cada cuatro turistas internacionales eligió el archipiélago. La recuperación está siendo muy intensa y los datos que manejamos para este verano nos dicen que el turismo internacional estará un 14% por encima de años anteriores a la crisis sanitaria. También aumenta el gasto turístico, lo vemos mes a mes. El último dato que tenemos, el de mayo, recoge una fortaleza de recuperación de las Islas, especialmente de Ibiza, como destino elegido por muchos turistas internacionales y nacionales.

Estas dos últimas temporadas hemos visto cómo el turismo nacional compensaba la falta del internacional, incluso de aquellos que nunca habían visitado Ibiza. ¿Sigue creciendo el turismo español que elige la isla como destino vacacional?

Sube y, efectivamente, el año pasado fue una especie de reencuentro de turistas de la península con las Islas. Este año prevemos no solo que vuelvan los que vinieron el año pasado, sino que haya más turistas nacionales en Ibiza. Esto se va a complementar con un incremento mayor de visitantes internacionales que ya estamos viendo en los registros del INE. Es una muy buena noticia porque necesitamos complementar la oferta y la demanda y qué mejor manera de hacerlo que no dependiendo, únicamente, de los que vienen de fuera.

La recuperación está siendo muy intensa y los datos que manejamos para este verano nos dicen que el turismo internacional estará un 14% por encima de años anteriores a la crisis sanitaria

decoration

¿Se puede hablar de masificación en la isla?

Bueno, tenemos que aprender de las lecciones del pasado. Siempre digo que lo que tenemos es que desestacionalizar nuestra demanda y, en el caso de Balears, abrir las islas durante todo el año. Eso pasa por una promoción de productos alternativos al sol y playa porque eso lo tenemos siempre como referente al ser un destino vacacional. Hay que reforzar los productos que desestacionalicen la demanda, lo que va a permitir que nos visite más gente, pero durante más tiempo a lo largo del año. Esa es la propuesta en la que estamos trabajando con el Govern balear, invirtiendo fondos europeos para mejorar la experiencia y que venga un turista de mayor poder adquisitivo y, también, para generar oferta alternativa, como el Parador que estamos terminando. Es un espacio que va a ser único porque se va a museizar y muchos turistas van a poder conocer mejor la isla y su historia.

Usted decía que, si no va a ser el mejor, va a estar entre los mejores paradores. ¿Por qué lo cree así?

Porque complementa la oferta de alojamiento que paradores ofrece en todos los destinos con una oferta cultural y patrimonial que va a ser única. Estamos recuperando piezas arqueológicas y, por lo tanto, va a ser un reclamo, además de la estancia y la gastronomía que ofrezca. Va a ser uno de los museos más importantes de Balears y creo que de toda España.

Volviendo a lo que decía antes de aprender de los errores, en cuanto a la masificación, las islas presumen de ser pioneras a la hora de adoptar medidas medioambientales, ¿hasta qué punto es sostenible tener este volumen de turistas en una isla como Ibiza con recursos limitados?

Por eso decía que hay que gestionar ese volumen y ver hasta qué punto apostar por la cantidad está perjudicando, efectivamente, la sostenibilidad de la isla. Este modelo de isla verde es algo en lo que estamos trabajando con el Govern y con el Consell de Ibiza y son muy importantes las medidas que se están adoptando. Por ejemplo, ha sido muy valiente el Ejecutivo balear con la nueva ley turística, donde aborda el aspecto de la circularidad como un elemento central de su modelo turístico. Nosotros lo apoyamos, aunque sea una competencia autonómica, y, probablemente, lo que haga Balears no se puede exportar a destinos de la península que no tienen los problemas medioambientales que tienen las islas, que claramente están sufriendo danas y el impacto del cambio climático. Por lo tanto, esto tiene que estar en el centro de la política turística. Balears tiene que basar su política en la sostenibilidad, pero no solo en ello, también tiene que centrarse en la parte social y económica. Tiene que ser un sector que redistribuya mejor su riqueza y que sea atractivo para los trabajadores para venir a las islas. Eso pasa, también, por una reforma laboral que está mejorando la calidad del empleo. La formación es muy importante y lo hemos visto en Ibiza con la necesidad de dotarnos de escuelas para formar a gente. Solo así vamos a conseguir atraer más talento, que sabemos que en estos momentos es muy escaso. Tenemos un problema estructural en el sector turístico que tiene que ver con la falta de mano de obra. Tenemos muchos deberes que hacer. Lo importante después de la pandemia era coger impulso y recuperarnos, pero la recuperación no era lo prioritario en nuestra agenda, sino recuperarnos apostando por una mejora de nuestro modelo turístico basada en la excelencia. Creo que Balears está muy alineada con lo que desde el Gobierno queremos hacer.

Tenemos un problema estructural en el sector turístico que tiene que ver con la falta de mano de obra

decoration

Claro, vendemos excelencia, pero no tenemos personal cualificado para dar ese nivel de calidad en los servicios que ofrecemos. ¿Cómo le explicamos esto al visitante?

Desde el punto de vista de lo que es la mano de obra en España, y si lo comparamos con otros destinos, el problema lo tiene la mayor parte de países que tienen un peso turístico similar al del nuestro. Esto lo tenemos que abordar a nivel nacional, pero también a través de una agenda de turismo. No contamos con un respaldo de la UE para liderar un sector que es tan importante y una de las cosas que va a hacer España el año que viene es impulsar la política turística europea para que tengamos, también, la formación dentro de un modelo que nos va a ayudar a reequilibrar el talento. Además, tenemos que atraer talento de otros países. Creemos que el liderazgo pasa por la mejora de la experiencia y eso nos obliga a formar a nuestros profesionales.

En cuanto al perfil que nos visita en Ibiza es variado, pero hay uno que preocupa: el de excesos. Contra ello trata de luchar el Govern balear, concretamente en la zona de Sant Antoni. ¿Se debería extender a otras zonas de la isla o considera que juega en contra de la marca Ibiza?

Estamos apoyando al Govern en las campañas contra los excesos. La imagen de la isla se tiene que basar en un turista de calidad que es responsable con el destino. Aquí es muy importante el trabajo que está haciendo Turespaña. Cuando nosotros llegamos al Gobierno, el papel de promoción estaba centrado solo en campañas de verano y nosotros hemos desplegado una promoción de una España más diversa, también de las ciudades patrimonio, como Ibiza. Apostamos por el turismo de cine y por el gastronómico. Precisamente presentamos un plan sobre ello el lunes en La Rioja. Esto va a facilitar la diversificación de los flujos.

¿Ibiza puede morir de éxito?

Bueno, hay que gestionar el éxito. Lo dije en 2019 cuando no preveíamos que la pandemia iba a parar el sector. La gestión del éxito pasa por tener claro cuál es el futuro en el que vamos a sustentar la excelencia. En Ibiza hay que reforzar la conectividad a larga distancia, como hemos hecho en Mallorca con un vuelo con Nueva York, que tiene un turista que no solo busca un destino vacacional. Lo queremos hacer también con Asia. En esto Ibiza tiene que gestionar, claramente, hacia dónde tiene que ir el modelo turístico de la isla. Si las administraciones, con el sector privado, apostamos por la excelencia, los resultados para la isla van a ser mejores en calidad, en la generación de empleo de calidad y en la redistribución de la riqueza. Los residentes también quieren ser parte de ese reequilibrio que necesita la isla. Ellos también necesitan ver que, además de que la isla genere riqueza, es un recurso importante para ellos.

Ibiza es una gran desconocida. Se la conoce más por el ocio, también mucho en la semana del Orgullo por la diversidad que tiene la isla, pero creo que para determinados perfiles de viajeros es una isla muy completa

decoration

¿Llegarán a Ibiza ese tipo de conexiones que tiene nuestra isla vecina?

Llevamos más de tres años trabajando en ello, desde que llegamos al Ministerio. Este año, por ejemplo, ya tenemos cuatro conexiones nuevas con Estados Unidos: Mallorca, Tenerife y dos con Madrid. Por lo tanto, el camino lo vamos andando. Estamos hablando con Singapur y con Catar. Es una apuesta de país porque nosotros somos un destino internacional y las conexiones son fundamentales; de lo contrario, perdemos competitividad. Si nos miramos con otros destinos, por ejemplo París está mejor conectado que Madrid, cuando la infraestructura de Madrid es igual de buena. Esta es una de las líneas de trabajo, junto con la promoción internacional de productos turísticos, que no estaban en la agenda hace tres años. Hay que vender una España que es muy diversa y aún se desconoce. Yo pongo el caso de Ibiza porque hay muchos viajeros que no saben que es Patrimonio de la Humanidad. Esto suma a su producto vacacional y de ocio, que es lo que se conoce. Creo que lo que no se conoce, no se visita y por ello, junto a Turespaña, trabajamos en ello.

Después de estos días en la isla, aunque no la ha disfrutado como turista, ¿por qué la recomendaría?

Creo que es un destino que sorprende. Ibiza es una gran desconocida. Se la conoce más por el ocio, también mucho en la semana del Orgullo por la diversidad que tiene la isla, pero creo que para determinados perfiles de viajeros es una isla muy completa. Aquí se puede encontrar el valor de la gastronomía, también del patrimonio y de la naturaleza. Además, se complementa con la isla de Formentera, que es un plus a un viaje que puede ser muy sorprendente para aquellos que piensan que Ibiza es solo fiesta, sol y playa.

Compartir el artículo

stats