Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Debate turístico: ¿está Ibiza masificada?

Hay quienes defienden que hay que poner un tope al turismo en la isla, mientras que otros son partidarios de no imponer límites

Imagen de archivo de Cala Salada. ZOWY VOETEN

Tras unos meses de mayo y junio que han superado expectativas, en lo que a turismo se refiere, el debate que surge ahora es saber si Ibiza puede soportar este volumen de visitantes hasta que acabe el verano. Una polémica que, en palabras del director insular de Turismo del Consell, Juan Miguel Costa, va a estar siempre presente. «Hemos tenido quejas durante los dos años de pandemia porque el primer año no vino nadie y el segundo la mitad de los que tenían que venir. Ahora empieza la temporada y hay quejas de masificación», explica.

En este sentido, su posición es clara: «Tras dos años tan malos, necesitamos que vengan turistas». Pero, ¿hay que poner tope? «No sabría decir cuál es el número idóneo de personas que tiene que haber en la isla», señala. Y ahí está el debate. A su juicio, en mayo y junio ha habido gente, pero «tampoco se puede hablar de masificación». Lo que sí sucede, reconoce, es que hay «problemas estructurales» por mejorar, como el transporte, el precio del alquiler de la vivienda y la falta de personal. «No es un problema exclusivo de Ibiza, también el resto de las islas están así, incluso peor», añade.

«Tras dos años tan malos, necesitamos que vengan turistas»

decoration

Costa asegura que esta temporada «es necesaria para poder facturar, tanto para los trabajadores como para los empresarios». Sin embargo, es consciente de que hay que plantear cambios a medio plazo. «Se habla de cambiar de modelo, pero yo no veo claro lo de quitar el modelo económico actual que tenemos. Ese es un debate estéril, pero sí estoy a favor de llevar a cabo mejoras», subraya el director insular de Turismo. Se refiere, entre otras cuestiones, a la limitación de entrada de vehículos planteada por el Consell a partir de 2025, «por lo menos para evitar saturación en los meses centrales del verano».

También habla, de nuevo, de la desestacionalización que, a pesar de que se lleva años planteando, no se consigue llevar a cabo, o no por lo menos como debería. «Hay que desestacionalizar porque eso hace que venga gente con otro perfil, que es más respetuosa y que disfruta de otras caras de la isla, y al final ese es el camino», dice. Aun así, esta temporada, que empezó en abril y casi tres semanas antes de lo habitual, lo ha hecho con los servicios a medio gas, a pesar de que se llevaba hablando de su inicio desde finales de 2021.

«Hay que desestacionalizar porque eso hace que venga gente con otro perfil, que es más respetuosa y que disfruta de otras caras de la isla, y al final ese es el camino»

decoration

«Tenemos que ver también qué competencias tenemos nosotros para afrontar depende de qué cambios porque, no nos podemos engañar, hay cosas que no dependen de nosotros. Ya advertimos a los ayuntamientos de que esta temporada iba a empezar antes y no han dado el paso, por ejemplo con el tema de las licencias de los taxis», lamenta Costa.

En cuanto al turismo que llega a Ibiza este año, lo califica de «diverso», aunque muy similar al de años prepandemia. «En 2021 nos decían si era un año que se podía tomar como ejemplo para ver cómo se desarrollaba el turismo en Ibiza. Ya vemos que no porque la isla ha abierto con todo su producto y cada visitante viene con unos gustos diferentes», subraya. Está claro, sostiene, que «hay un trabajo de fondo para tener más calidad y menos cantidad, pero no es el debate de este año por la necesidad que tenemos de generar dinero».

Federación hotelera

Desde la Federación Hotelera coinciden en que no se puede hablar, por lo menos todavía, de masificación turística. «Tenemos las plazas que tenemos y, por lo tanto, no hay turistas de más. Es normal que, después de dos años sin ver un flujo significativo de gente, ahora notemos más el aumento. Estamos volviendo a lo que teníamos en 2019», constata la presidenta, Ana Gordillo.

A pesar de ello, sí que afirma que hay que tomar medidas para regular el volumen de visitantes. También coincide en que es necesario hablar de desestacionalización, algo que ya se ha visto, aunque a pequeña escala, con el inicio de esta temporada. «El problema, en general, es que se saturen las paradas de taxi, el aeropuerto… y eso es porque no estamos del todo preparados para esta llegada de turistas», reconoce.

«El problema, en general, es que se saturen las paradas de taxi, el aeropuerto… y eso es porque no estamos del todo preparados para esta llegada de turistas»

decoration

A su juicio «no puede ser que solo estemos preparados para trabajar dos meses. Hay que tener todo listo para empezar en mayo y acabar en octubre y así poder trabajar al cien por cien en todos los sectores desde el principio y hasta el final».

Asociación de Viviendas Turísticas Vacacionales

En el lado contrario se posiciona el presidente de la Asociación de Viviendas Turísticas Vacacionales, Roberto San Esteban, que habla de «exceso» de turistas. Se refiere a que no es de recibo que la persona que llega a la isla tenga que hacer colas, además del volumen de vehículos que soportan las carreteras de Eivissa a diario. A esto se suma, dice, «el consumo de agua, la masificación en las playas y, también, en los restaurantes».

San Esteban lamenta que un cliente tenga que «gastarse 200 euros con la atención que recibe y con la obligatoriedad de reservar con mucha antelación». Todo ello «es un exceso», reitera.

Pimeef

Por su parte, la Pimeef aboga por buscar «cuál es el tope» de la isla. «Si estamos teniendo problemas son de personal, no de que nos sobren turistas», insiste su presidente, Alfonso Rojo. Y, en esta línea, asegura que es porque «se están generando más puestos. Ha aumentado la oferta de restauración, sobre todo, pero también los hoteles han dado un salto de calidad», añade.

Rojo alude a una posible «oferta sobredimensionada». Puede ser, indica, «que haya nuevos negocios que han abierto sin tener la certeza de las necesidades que iban a tener».

Compartir el artículo

stats