Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un joven cae en un pozo de fecales durante la madrugada en Ibiza

Fue rescatado por vigilantes de seguridad de Hï Ibiza. Abaqua, que gestiona la instalación, habla de «vandalismo»

Estación de bombeosituada en el ‘parking’de Hï Ibiza. J. A. Riera

Un joven fue rescatado la madrugada del domingo por un vigilante de seguridad de la discoteca Hï Ibiza tras caer a un pozo de fecales ubicado en el aparcamiento del local. Según explican fuentes del establecimiento, el suceso se produjo pasadas las 5 de la madrugada y fue el vigilante que paseaba por el aparcamiento quien escuchó un ruido metálico y, acto seguido, a una persona pedía auxilio.

En ese momento, usó el 'walkie-talkie' para avisar a sus compañeros, que se acercaron hasta la zona con una escalera para rescatar al chico, que se encontraba a una profundidad de más de cinco metros, aunque «consciente», explican las mismas fuentes. De hecho, el SAMU 061 ha confirmado a este medio que no recibió ningún aviso relacionado con el incidente.

Por su parte, desde la Agencia Balear del Agua y la Calidad Ambiental (Abaqua), el organismo encargado de esta estación de bombeo situada en Platja d’en Bossa, dicen que recibieron una llamada de la discoteca para alertar del «percance», por lo que se acercó un técnico para comprobar «la magnitud del accidente».

Aunque el vigilante de seguridad solo vio al chico que cayó a la estación de bombeo, fuentes de Abaqua hablan de «vandalismo» en la zona. «Quitaron las barreras de seguridad, se ve que alguien entró a hacer botellón y, estando ahí y saltando, cedió la tapa que protege esa zona y el chico cayó», explican.

La función que tiene el tramo de la estación en la que cayó el joven es bombear el agua desde el alcantarillado a la depuradora. Además, cuenta con un mecanismo al fondo para que el agua se mueva y circule hacia la EDAR, por lo que la caída podría haber acabado en tragedia. además, la inhalación de gases tóxicos provenientes de aguas residuales tiene efectos adversos para la salud. «Los técnicos hacen ronda diaria por todas las instalaciones y el domingo, a primera hora, los llamaron desde Hï para avisarles del percance», subrayan desde Abaqua.

En este momento, añaden, falta gran parte del vallado y la tapa que cedió. «Estamos trabajando en la reparación de todo el conjunto y reforzaremos la valla para evitar más vandalismo» en ese lugar, concluyen desde Abaqua.

Compartir el artículo

stats