Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Can Vinyes: más de 50 años de comercio tradicional en la Marina de Ibiza

El local de productos de esparto, inaugurado hace más de un siglo en el barrio como tienda de alimentación, resiste a la invasión de las franquicias en el corazón de Vila

11

Así es el histórico negocio Can Vinyes en la Marina de Ibiza

Can Vinyes abre sus puertas a las 10.30 horas como cada día. Nada más entrar se percibe el olor del esparto y se pueden contemplar las estanterías llenas de sombreros y senallons, sus productos estrella. Desde hace al menos 120 años este comercio está abierto en el barrio de la Marina. «No tenemos ningún documento que lo acredite, pero cuando le dieron a la tienda la Medalla de Oro de Vila se estuvo indagando por parte del Ayuntamiento y nos dijeron que no habían encontrado documentos más antiguos», afirma Ignasi Landaburu Riera, uno de los encargados.

Un reconocimiento que no les hacía falta como impulso para continuar: «Somos una de las tiendas más antiguas de Ibiza y queremos seguir con nuestro local», aclara el encargado. La tienda la abrió su abuela entre 1908 y 1911, la fecha concreta no está del todo clara.

Turistas , ayer, en la tienda de Can Vinyes. | J.A. RIERA

Al principio era una tienda de comestibles, como azúcar, café, judías o garbanzos, pero «en el año 63 o 64 empezó la venta del tipo de productos que tenemos ahora», confirma Landaburu. «El senalló desde los años 60 ha ido evolucionando. Antiguamente las cuerdas eran de pita y a partir de los años 60, cuando empezaron a llegar a Ibiza los hippies, se empezaron a elaborar tiras de piel para poderlas llevar y que no les picasen los hombros. Otros decidieron adornarlos con estrellas o bolsillos. Ahora cada año tenemos siempre algún tipo de modificación en los senallons», añade el encargado. Aunque la tienda vende producto tradicional ibicenco, son elaborados en Mallorca.

Ibicencos y turistas

Los productos que ahora venden son sombreros y senallons principalmente, pero también disponen de espardenyes tradicionales desde hace unos años, pues el encargado considera que no hay mucho más producto tradicional para vender en la isla. Aun así, el tipo de cliente es variado, ibicencos que van durante todo el año o turistas que vienen a la isla en verano para comprar, sobre todo, sombreros.

En la entrada cuentan con un pequeño escaparate con artículos que vendían antiguamente, como un tipo de espardenya de los años 60 y la tradicional, además de contar como recuerdo con una balanza que usaban cuando la tienda era de productos de alimentación.

Can Vinyes es un oasis de comercio tradicional en una zona tomada por las tiendas de ropa y las franquicias: «Antes todos los negocios del barrio eran bastante antiguos, pero desde hace 15 años han ido desapareciendo», condena Landaburu. «Yo creo que será por motivos económicos o porque se jubilan y no quieren seguir o no tienen a nadie que continúe», añade. «A fecha de hoy -señala-,solo quedan en la Marina unos cinco comercios con más de 50 años de antigüedad», señala el encargado de Can Vinyes.

Compartir el artículo

stats