Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Educación en Ibiza: «Las oposiciones no reflejan que seas mejor o peor docente»

La mayoría de los opositores a docentes consultados en Ibiza critican que el proceso es «injusto» por la gran extensión de temario, que se reparte además en un sorteo

Docentes en una de las pruebas de las oposiciones. | VICENT MARÍ

Son las 12 del mediodía y los opositores a docentes de Ibiza y Formentera empiezan a salir de las aulas del IES sa Blanca Dona, donde se han examinado hoy de la parte teórica para conseguir plaza en algún colegio o instituto de la isla. De Ibiza se han presentado 213 de los 323 docentes inscritos en las oposiciones. Es decir, se han examinado un 65,74% de los opositores inscritos. De Formentera se han presentaron los seis que se apuntaron.

Una vez finalizadas las pruebas, los docentes salen del edificio y comentan entre ellos sus sensaciones. «¿Qué, contento?», «¿Cómo ha ido?», son las preguntas más repetidas y escuchadas.

«Al final estas oposiciones son un poco un sorteo porque de 65 temas que hay, salen cuatro», explica un profesor de Educación Física, Bruno Novkovic. «Si de entre esos cuatro tienes suerte y sale alguno que dominas, mejor, de lo contrario haces lo que puedes», añade este docente de 39 años.

Bruno Novkovic, profesor de Educación Física. C.T.

La cuestión no es que «te hagan preguntas fáciles o difíciles», es «que salga un tema que domines o no», recalca Novkovic.

Los opositores de Ibiza y Formentera se examinan para poder continuar ejerciendo la enseñanza en los centros educativos insulares. Algunos de estos profesores desean quedarse en los institutos en los que ya están impartiendo clases desde hace años.

Este es el caso de I.E., de 47 años y profesora de Matemáticas, que quiere quedarse en Sant Antoni. «Ha ido bien. En principio ha salido tema, así que luego veremos». Los opositores se enfrentaron ayer a la prueba teórica y el lunes continuarán con el examen de la parte práctica. «Matemáticas es muy difícil», asegura esta profesora.

Ana Colomar, profesora de Biología. CARLA TORRES JUAN

Fèlix Roig, profesor de Tecnología, prefiere centros adscritos a pueblos en vez de los de la ciudad. «He contestado con conocimientos previos», afirma después de escribir 16 folios por una cara. «Me he defendido como buenamente he podido», recalca.

Debajo de las hojas disponibles para escribir el temario, disponían de una hoja de calco por si deseaban revisar posteriormente sus exámenes.

Dos profesoras de Biología, Maria Antònia Serra y Ana Colomar, de 30 y 39 años, respectivamente, consideran que las oposiciones son un proceso «muy injusto» porque el temario es extenso y gran parte de este «no lo das dentro del aula».

El sistema de sorteo de temas «no refleja que seas mejor o peor docente, sino la suerte que hayas tenido», indica Serra. «Las oposiciones son un proceso que debes ir haciendo. No te lo puedes estudiar de hoy para mañana», añade Colomar, que destaca que la asignatura de Biología es un «mundo infinito que es imposible sabértelo todo». La clave es la experiencia, que «facilita la parte práctica», revela.

Fèlix Roig, profesor de Tecnología. C.T.

El criterio del tribunal

«La sensación después del examen teórico no es buena ni mala», declara Xavi Llobet. Todo depende de los criterios de calificación establecidos por el tribunal, pero «tengo una sensación de liberación», afirma este profesor de Educación Física.

I.P., docente de Tecnología, explica que la primera parte de la oposición, la teoría, es «importante» porque se obtiene «una seguridad para llegar a la nota de corte». Los opositores necesitan, al menos, un cinco entre la parte teórica y la práctica para seguir adelante en el proceso.

Debido al incremento de contagios de covid en las últimas semanas, el sindicato ANPE repartió mascarillas, geles desinfectantes, bolígrafos y botellas entre los participantes. «Siempre se han preocupado mucho», agradece Colomar.

Compartir el artículo

stats