Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las empresas náuticas de Formentera, en peligro por la falta de amarres en la Savina

Las que operaban en los muelles de la Savina han tenido que reducir su oferta en un 80%

La Savina (Formentera). César Navarro

Toni Juan Guasch 'Pins' lleva 35 años dedicándose a la náutica profesional en Formentera. Alquila embarcaciones y tiene uno de los establecimientos de referencia en la Savina en cuanto a suministros y mantenimiento de barcos. Es el portavoz de la Asociación de Usuarios Profesionales de la Savina, que agrupa a seis empresas con una flota de 80 embarcaciones de alquiler que ahora está reducida en un 80%. Es decir, tienen 20 barcos, entre todos, en servicio. Se sienten literalmente «en la cuerda floja» por el caos que hay en la Savina.

Los motivos se resumen en que estas empresas no tienen espacio para poner en servicio sus flotas de neumáticas y barcos de mayor envergadura, que alquilan con y sin patrón.

Por una parte, el proyecto de regulación de fondeos de s’Estany des Peix está aún sin resolver y a partir de finales de este mes está previsto que el Consell facilite la lista de las 285 embarcaciones que tendrán autorización para fondear en este paraje protegido dentro del Parque Natural de ses Salines. Hasta el pasado año algunas empresas dedicadas a los chárteres han estado operando en este espacio.

El segundo factor, que apuntó Toni Juan, es el derivado del bloqueo de los muelles de la dársena de poniente para los chárteres y excursiones marítimas, donde la asociación a la que representa viene operando desde hace años.

La sucesión de acontecimientos ha provocado que el sector haya tenido que rebajar sus expectativas de negocio a pesar de que tienen demanda que deben rechazar. Incluso están vendiendo barcas que estaban fondeadas en s’Estany des Peix, ante la imposibilidad de garantizar su permanencia.

«Nuestro panorama actual es de desánimo, tras 35 años de trabajar en el sector», manifestó Toni Juan.

Explica que tienen dos frentes abiertos que afectan tanto a las embarcaciones de alquiler, que venían amarrando en el puerto, como a aquellas que lo hacían en s’Estany des Peix: «Al final todos tenemos el mismo problemas y vamos en el mismo carro», en referencia a las empresas que venían operando en este paraje protegido.

Detalló que en el caso de las empresas que trabajan en los muelles de las marinas han llegado a un acuerdo con una de las empresas, pero que aún no hay sitio para amarrar toda la flota.

El motivo es que la reordenación del puerto de la Savina prevista por la Autoritat Portuària de Balears (APB) y pedida por el Consell no se está desarrollando debido a que la empresa que gestiona la dársena de poniente, Marina de Formentera, se ha negado a desocupar las instalaciones a pesar de carecer de título habilitante para desarrollar la actividad.

Toni Juan precisó que han tenido contactos con la APB y con el Consell por este problema, «pero hasta que esta empresa no deje la dársena no se puede reordenar el puerto y los usuarios somos los afectados».

Relató que está situación «nos obliga, en algunos casos, a fondear en la entrada del puerto de la Savina y en s’Estany des Peix, aunque no se pueda».

Como portavoz de la asociación, manifestó: «Nos sentimos desprotegidos, defraudados y muchos más calificativos. Nos da la impresión de que se han confabulado para ir contra nosotros cuando es una actividad lícita, con demanda y que genera empleo y es importante para una isla que está rodeada de agua».

Respecto a la regulación de los fondeos en s’Estany des Peix, declaró: «Estamos a favor de regular, pero ha estado muy mal gestionado y nadie nos ha consultado. No ha habido comunicación y el resultado es una chapuza».

La urgencia de desbloquear el puerto de la Savina

La situación de la dársena de poniente del puerto de la Savina empieza a ser desesperante para todas las empresas que trabajan en el sector náutico y para la propia operatividad del puerto, ya que se desaprovechan espacios necesarios. La negativa de Marina de Formentera a abandonar las instalaciones, a pesar de que haya entregado a la APB una parte del muelle para las excursiones de un día, está provocando perjuicios a todas las empresas que trabajan en el único puerto de la isla. Nunca tan exiguo espacio provocó tanto interés.

Compartir el artículo

stats